Para que no abandonen sus tierras, continúen preservando este cultivo nativo de la CDMX

Productoras de amaranto ejercen su derecho a recibir una retribución económica

  • La Prensa
  • en Metropoli

Noel F. Alvarado.

Tamales, atoles, harina, galletas, churritos, obleas, barras, cerveza, agua y otros artículos hechos a base de amaranto, son algunos de los productos que comercializan las personas del campo que se dedican a la cosecha y transformación de este cultivo nativo, como parte del derecho que tienen a recibir una retribución económica por su trabajo.

 

Rosa Icela Rodríguez, secretaria de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades, expresó que para el Gobierno de la Ciudad de México, encabezado por el doctor Miguel Ángel Mancera, es fundamental seguir promoviendo el consumo de lo que se cultiva en la zona rural de la #CapitalSocial.

 

Expresó que para ello se apoya a las personas productoras de amaranto, con el propósito de que no abandonen sus tierras, continúen preservando este cultivo nativo de la CDMX y lo transformen en diversos alimentos sanos, frescos y de la mejor calidad.

 

Mencionó que por ello, en 2017, se apoyaron 59 proyectos de personas dedicadas al cultivo de amaranto, a fin de mejorar la productividad de terrenos destinados a la siembra de amaranto, así como para el equipamiento de unidades económicas dedicadas a la transformación.

 

Detalló que además los recursos se utilizaron en la compra de insumos como semillas, compostas orgánicas y lombricompostas; semilleros, plásticos y herramienta para almácigos y trasplantes.

 

Agregó que al ser un cultivo de alta rentabilidad y demandado por sus propiedades nutritivas, también se apoyó a las personas productoras con la compra de material como hornos, charolas y moldes, para aumentar y fortalecer la transformación de este cereal en diversos derivados.

 

Indicó que al beneficiar a las personas que se dedican al cultivo del amaranto, para la producción primaria y la transformación de este cereal, este sector genera un aumento en sus ingresos de hasta 150%.

 

Recordó que la Ciudad de México ocupa el cuarto lugar a nivel nacional al producir 150 toneladas de amaranto, y el primero en cuanto a transformación. Aproximadamente en 140 hectáreas ubicadas en Milpa Alta, Tláhuac y Xochimilco se siembra esta semilla.