Persiste la discriminación a población gay en CDMX

  • La Prensa
  • en Metropoli

PATRICIA CARRASCO

Pese a que la CDMX es una ciudad amigable LGBTTTI, la fecha la población gay aún tiene que soportar discriminación e inclusión. Ser heterosexual, homosexual, lesbiana, transgénero o transexual debería ser algo normal en la Ciudad de México; pero en muchos ámbitos, aún es así y no se diga a la hora de solicitar un empleo.De ahí que el gobierno capitalino con su política incluyente ha lanzado Ferias de Empleo para la Población Lésbico, Gay, Bisexual, Transgénero, Transexual, Travesti, e Intersexual.
La secretaria del Trabajo y Fomento al Empleo de la Ciudad de México, Amalia Dolores García Medina, se pronunció por erradicar la cultura de odio, de la discriminaciòn y exclusión hacia esta población.
Y que existan en todos los espacios de trabajo, el respeto a las personas de la diversidad sexual, y que se generan lugares para toda la población gay.
Carlos Lopez, activista homosexual, señaló que este tipo de ferias son una ventana al respeto a los derechos humanos, para que la población LGBTTTI pueda buscar un empleo, durable, seguro,con prestaciones, aceptando abiertamente su preferencia sexual.
Sobre el tema, la presidenta del Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación en la CDMX, Jacqueline L´Hoist Tapia, manifestó que “el derecho que principalmente se viola cuando hablamos de no discriminaciòn es el del trabajo. Es ahí donde hay prejuicios y estigmas sobre la diversidad sexual. Por ejemplo no les quieren dar empleo cuando hacen su transición, cuando comparten sus preferencias sexuales, cuando son despedidas o despedidos.
López, activista gay, de Xochimilco platicó a LA PRENSA que él si ha sido motivo de discriminaciòn, no sólo por su orientación sexual, sino por su color de piel, origen ètnico, su posición social de ser hijo de clase obrera. Estudió en la UNAM sociología.
Al encontrarse a estudiantes de escuelas privadas, algunos de ellos rechazaban su orientación social, a la cual `él nunca ocultó, nunca me sentí en la necesidad de esconderla.En los empleos, nos hacen el fuchi, sobre todo cuando mi pareja ha ido por mi a la oficina, he sentido las miradas de rechazo, y de algunos otros compañeros. Pero no así de sus jefes.
Esa parte de la discriminaciòn que hemos normalizado, eso que se convierte en la burla en un comentario chistoso, “de míralos”, “ahí te hablan”. En muchas ocasiones la población LGBTTTI ni los toman en cuenta, no se enganchan. Todos debemos trabajar para que la gente nos vea como personas normales.
Pero es cierto que algunos de ellos les niegan el servicio de taxi, el pesero, los policías los molestan o los quieran sacar de restaurantes o los manden a las mesas mas lejanas, cuando van en pareja.
Son pequeñas cosas, pero lo más lamentable es que son todos los días.En los empleos, nos hacen “el fuchi”, sobre todo cuando mi pareja ha ido por mi a la oficina, he sentido las miradas de rechazo, y de algunos otros compañeros. Pero no así de sus jefes. Esa parte de la discriminaciòn que hemos normalizado, eso que se convierte en la burla en un comentario chistoso, “de míralos”, “ahí te hablan”.
En muchas ocasiones la población LGBTTTI ni los toman en cuenta, no se enganchan. Todos debemos trabajar para que la gente nos vea como personas normales, no diferentes.
Pero es cierto que algunos de ellos les niegan el servicio de taxi, el pesero, los policías los molestan o los quieran sacar de restaurantes o los manden a las mesas mas lejanas, cuando van en pareja.
Son pequeñas cosas, pero lo más lamentable es que son todos los días.

Dafne Yoli, una chica transgénero comenta que ella no ha sido víctima de discriminaciòn en el trabajo. Aunque es este momento no tiene trabajo, por lo cual se dio cita a esta feria del empleo.
Platicò a este diario que ella antes trabajaba, pero como se hizo cambios físicos se dio su tiempo. Tiene un novio estable y vive con él desde hace 9 años, tiene 5 años sin laborar. Estudió la licenciatura en Turismo, pero no se ha dedicado a su carrera. Ha trabajado en Banorte, en Telcel en atención a clientes, Coca Cola en áreas administrativas, y ahí no había cambiado de género, hecho que siempre había pensado, porque no se sentía cómoda como hombre.
Kassandra Sánchez Cruz, es transgénero, una activista de la diversidad sexual, en “abriendo espacios”. Comentó a LA PRENSA que alguna vez si fue discriminada en la cervecería Modelo “aunque no se puede decir discriminaciòn, más bien la empresa no cuenta apertura incluyente, y de hecho fue de un directivo.
Trabaja en el gobierno desde hace 24 años, es vinculadora de empleo en la Secretaria del Trabajo y muchos de sus amigos analizaron su curriculum y la invitaron a trabajar. “perfile e hice un examen, ya para su contratación, el gerente de la sucursal de la zona sur, dijo que no aceptaban gays. Fue sólo un problema personal de ese señor, porque yo se que Grupo Modelo es una empresa incluyente.
De ahí en adelante, a partir de 1997 con la llegada de la izquierda a la capital se volviò más tolerante y hemos avanzado mucho.
Estudio la carrera técnica de informática, es activista y labora con población vulnerable en la zona sur, en temas de salud, empleo, educación.
“Cuando aprendes a respetarte a ti mismo, respetas a los demás”.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem

TE PUEDE INTERESAR