ONG crítica al árbol de navidad en el Zócalo

Foto especial

ONG crítica al árbol de navidad en el Zócalo

  • La Prensa
  • en Metropoli

Por: Patricia Carrasco

Ciudad de México.- La organización el Poder del Consumidor solicitó por tercer año consecutivo, al gobierno de la Ciudad de México el retiro de la publicidad de Coca-Cola del árbol de Navidad en el Zócalo. Ya que recordó que el consumo de tan solo una lata de refresco (355 ml) aumenta el riesgo de que un niño desarrolle obesidad en un 60% y de diabetes en un adulto de 26% o más.

Alertó que nuestro país experimenta una emergencia epidemiológica por obesidad y diabetes, lo que hace incongruente el hecho de que, una vez más, se haya instalado un árbol de Navidad en la Plaza de la Constitución, en el que se publicitan productos nocivos para la salud por a sus altos contenidos de azúcar.

En una protesta -frente a dicho árbol-  en el zócalo, Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor (EPC), exigió que se retire la publicidad de productos de Coca Cola.

Pues argumentó: “colocamos el nacimiento de la diabetes para evidenciar los graves daños a la salud por el consumo de bebidas azucaradas”.

El consumo de bebidas azucaradas en México es muy alto, alrededor de medio litro por persona al día, y de acuerdo con la Encuesta de Salud y Nutrición de Medio Camino 2016, el 39.1% de los adultos las consume diariamente y 33% lo hace varias veces a la semana.

De ahí que se sostuvo que en la Ciudad de México 41.5% de los adolescentes viven con sobrepeso u obesidad, 5% más que el promedio nacional. El 13.9% de los adultos en la capital tiene diabetes y cerca de una tercera parte lo desconoce, aumentando el riesgo de complicaciones y hospitalizaciones prevenibles.

Para evidenciar los graves daños a la salud por el consumo de bebidas azucaradas y crear consciencia sobre ello, se colocó el “nacimiento de la diabetes” mostrando a María amputada y José ciego como consecuencia de la diabetes, además los tres Reyes Magos representados por Ronald McDonald, El Tigre Toño y el Oso de Coca-Cola, llevando como regalos charolas con cereales y refrescos.

Las corporaciones siguen insistiendo en declarar que no se publicitan a menores de 12 años cuando es evidente el uso de herramientas mercadológicas que atraen directamente a los niños, como lo es la Navidad y sus diferentes elementos, como el árbol o Santa Claus, apoderándose de estos símbolos.

El fin de semana pasado, junto con la inauguración de la pista de hielo en el Zócalo de la CdMx se prendieron las luces del árbol de Navidad que en sus esferas llevan los logos de diversas bebidas de la empresa Coca-Cola con un alto contenido de azúcar: Fuze Tea – 15 cucharadas, Coca-Cola – 12.6 cucharadas, Mundet – 12 cucharadas, Del Valle – 9 cucharadas, Power Ade – 7.2 cucharadas y Ades – 7 cucharadas.

La mayoría de los productos de estas marcas promocionadas tienen un alto contenido de azúcares añadidos que rebasa la cantidad que se sugiere no sobrepasar en un día para mantener la salud, destacó.

El activista manifestó que Inclusive, hay estudios que indican que el consumo de tan sólo una porción de 355 ml de estas bebidas (una lata de refresco) aumenta el riesgo de que un niño desarrolle obesidad en un 60% y de diabetes en un adulto de 26% o más.

Este fenómeno no es casualidad, es resultado de la falta de regulación desde el Estado que ha permitido una gran penetración de estas marcas y de su publicidad en la población mexicana gracias a inversiones millonarias.

Desde hace varios años múltiples estudios han probado el efecto de la publicidad en las preferencias, compras y consumo de alimentos y bebidas altas en azúcares, grasas y sodio, sin embargo pese a esta evidencia no se toman todas las medidas para proteger a la infancia.

Es importante recalcar que en la Ciudad de México el 41.5% de los adolescentes, grandes consumidores de bebidas azucaradas, viven con sobrepeso u obesidad, esto es 5% más que el promedio nacional.

El 13.9% de los adultos en la capital tiene diabetes, de los cuales cerca de una tercera parte lo desconoce, aumentando el riesgo de complicaciones y hospitalizaciones prevenibles.

“Las políticas gubernamentales deben tomar en cuenta la realidad del país y aún más importante garantizar la protección de los derechos de la infancia por el potencial daño a la salud que implica la publicidad y promoción de estas bebidas.

También criticó que cada año en 13 ciudades, incluida Ciudad de México, se permite a la empresa Coca Cola realizar sus caravanas navideñas en las que publicitan sus bebidas azucaradas, mientras que en Reino Unido y Brasil, por ejemplo, las autoridades se pronuncian en contra de este tipo de acciones.

Síguenos en: Facebook La Prensa Oficial y Twitter @laprensaoem

TE RECOMENDAMOS: