Insta el Zeferino a atender recomendación al ombudsman mexiquense

  • La Prensa
  • en Metropoli

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

 

LaPrensa en línea

Ciudad de México.- Luego de que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) emitiera una recomendación (36/2017) al ombudsman del estado de México, Jorge Olvera García, para que concluya adecuadamente una queja por posibles actos de tortura, el Centro de Derechos Humanos “Zeferino Ladrillero” demandó a esta instancia local atender el recurso de impugnación promovida por el afectado para que a la brevedad se practiquen las actuaciones necesarias para la debida integración del expediente de queja, y se emita en el tiempo estrictamente necesario la determinación que conforme a derecho corresponda.

 

Para el coordinador del CDHZL, José Antonio Lara Duque, esta omisión constituye violación flagrante a los derechos humanos de la víctima quien denunció que octubre del año pasado dijo haber sido agredido físicamente por elementos policiales que lo aprehendieron; además que desconocía el estado que guardaba la carpeta de investigación sobre el caso, lo realizado en ella y si estaba resuelta, toda vez que el Juez Penal de Jilotepec, en el Estado de México, le había dado vista al Agente del Ministerio Público para que indagara sobre esos hechos.

 

Cabe destacar que a través de acuerdo del 17 de mayo de 2017, la CODHEM concluyó el expediente por haberse solucionado la queja durante el trámite respectivo, argumentando que el demandante conocía el estatus de la citada carpeta.

 

Fue entonces que el quejoso se inconformó con tal determinación y el 6 de julio de 2017 presentó un recurso de impugnación, radicándose en esta Comisión Nacional el expediente CNDH/5/2017/369/RI, el pasado 7 de agosto.

 

Lara Duque mencionó que en la recomendación enviada por CNDH al titular de la Comisión Estatal de Derechos Humanos en el Estado de México, Jorge Olvera García señala que si bien, el hecho de que se hubiese iniciado la investigación ministerial y que la carpeta de investigación de la posible tortura se estuviera integrando, sería argumento para emitir un acuerdo de conclusión.

 

“Tomando en cuenta de manera muy limitada y restrictiva lo expresado por el quejoso en su escrito inicial de queja, como lo hizo la Comisión local, dándose una respuesta formal a algo que excede con mucho dicho formalismo, ya que el origen de la queja consistía en la vista que dio un juzgador al ministerio público para que se investigaran los hechos de agresión al quejoso, quien había señalado haber sido torturado, razón por la cual se solicitó la realización del Protocolo de Estambul”, dijo.

 

A consideración del Organismo Nacional, la Comisión local debió haber suplido la deficiencia de la queja y entrado a analizar la cuestión señalada, sobre todo porque la mención a la tortura es una situación de la mayor importancia que requiere ser analizada, pues se trata de una conducta grave que incidiría, de ser probada, en la integridad del quejoso.

 

El coordinador del CDH “Zeferino Ladrillero” recordó que luego de analizar las evidencias del caso, la CNDH consideró procedente el recurso de impugnación planteado, y fundado el agravio denunciado por el quejoso, por lo cual pide al ombudsman mexiquense revocar el acuerdo de conclusión del Expediente de Queja CODHEM/ATL/440/2016, de 11 de mayo de 2017, se reabra y continúe con la investigación de la misma, tomando en consideración las observaciones de esta Recomendación.

 

Por ello, puntualizó, el Centro de Derechos Humanos “Zeferino Ladrillero” se suma a la recomendación realizada por el ombudsman nacional en la que solicita que la brevedad se practiquen las actuaciones necesarias para la debida integración del Expediente de Queja, y se emita en el tiempo estrictamente necesario la determinación que conforme a derecho corresponda.

 

Finalmente expuso que esta situación muestra un desaseo en la integración e investigación de las quejas en materia de derechos humanos, así como una falta de compromiso y competencia, así como posibles conflicto de intereses, del actual presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México, Jorge Olvera García, cuyo nombramiento fue severamente cuestionado por su desempeño en la rectoría de la Universidad Autónoma del Estado de México y la clase política mexiquense.