Miradores, lugares ideales para apreciar la capital desde lo alto

Foto: Ilustrativa

Miradores, lugares ideales para apreciar la capital desde lo alto

  • La Prensa
  • en Metropoli

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

México, 5 Ago (Notimex).- La Torre Latino, uno de los íconos de la Ciudad de México, construida en 1956, ha sobrevivido los dos grandes terremotos que han ocurrido en la capital mexicana, con 44 pisos de alto este lugar permite observar la ciudad desde las alturas.

En la última planta de este edificio hay un mirador con cristales y un poco más arriba, al ascender por una escalera de caracol, se cuenta con una terraza que permite disfrutar del cambiante clima del verano y apreciar a lo lejos, y si los índices de contaminación lo permiten, los volcanes Popocatepetl e Iztaccihuatl.

Además, se puede observar el Zócalo de la Ciudad, el Palacio de las Bellas Artes y el Bosque de Chapultepec, en este sitio es posible disfrutar algunos de los rojos atardeceres o bien, el momento en el que comienzan a prender todas las luces de la capital.

Ahí se puede mirar también la colorida iluminación del Centro Cultural Tlatelolco o bien, el paso de los automóviles por las avenidas cercanas e incluso los constantes movimientos de los aviones que llegan a la capital mexicana o la abandonan, así, con celular en mano, este edificio es uno de los lugares en el que se pueden contar con vistas de una buena parte de la capital.

El costo de acceso incluye también la posibilidad de observar la exposición fotográfica “La Ciudad y la torre a través de los siglos”, o bien celebrar una velada romántica en el piso 41.

Además de esta torre, espacios como el Monumento a la Revolución, ubicado en la colonia tabacalera y que en un inicio sería el Congreso de la Ciudad, sólo se quedó en proyecto dejando como herencia una cúpula que hoy en día guarda un museo y un mirador desde el cual se puede contar con la panorámica del recientemente abierto Frontón México y el edificio de la Lotería Nacional, que en su momento fue uno de los edificios más altos de la capital mexicana.

Las cúpulas de la Catedral Mexicana son también otra recomendación obligada para mirar la ciudad desde las alturas, este lugar, antes cerrado al público cuenta entre sus paredes infinidad de historias como la de una campana castigada, el acceso es por una escalera de caracol que da al campanario desde donde se pueden contar con vistas de 360 grados del centro de la capital mexicana.

Desde el Castillo de Chapultepec, en el bosque del mismo nombre, también se puede disfrutar de la totalidad de la capital mexicana, el recinto, que alberga el Museo Nacional de Historia se ubica en el mejor conocido como el cerro del Chapulín, una de las elevaciones más visibles de la ciudad.

El espacio, de vital importancia para los pobladores de la región desde el siglo XVIII a.C, ha sido residencia de algunos de los primeros gobernantes de la capital, también fue sede del Colegio Militar y del Primer Observatorio Astronómico, por lo que ofrece también la oportunidad de apreciar la Ciudad de México desde lo alto.