Lo dijo así Rius

  • La Prensa
  • en Lodijoasi

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

Eduardo del Río “Rius” deja como legado su estilo irreverente e incisivo

México, 8 Ago (Notimex).- “No se preocupen, mi cuerpo médico me cuida y me está garantizando que voy a morir en perfecto estado de salud”, expresó con el peculiar sentido del humor que lo caracterizaba, el caricaturista mexicano Eduardo del Río “Rius” (1934-2017), cuando recibió el Primer Reconocimiento de Caricatura “Gabriel Vargas”.

Fue el pasado 7 de diciembre cuando colegas, amigos y admiradores se reunieron en el Museo del Estanquillo de esta capital para rendir homenaje al fundador de la revista de crítica sociopolítica “El Chamuco y los hijos del averno”, quien murió esta madrugada a los a los 83 años de edad en Tepoztlán, Morelos.

En aquella ocasión “Rius” compartió con los asistentes: “hace dos meses los doctores me dijeron que yo pasaba a la categoría de enfermo terminal, y yo pregunté eso qué es, el médico me respondió que es cuando uno se va a morir, entonces no se preocupen que todos somos terminales, todos vamos a pasar por ahí. Yo lo soy, porque se alojó en mí, un cáncer, bueno dos, pero son chiquitos”.

Arropado en aplausos y porras, acompañado por sus amigos los escritores Elena Poniatowska y Juan Villoro, el cartonista expresó su beneplácito, al tiempo que declaró ser alérgico a los homenajes. “Los homenajes son cuando se muere uno y aquí se están adelantando un poco. No se está acostumbrado a que hablen bien de uno, pero se siente bonito, lisito”.

Eduardo Humberto del Río García nació el 20 de junio de 1934 en Zamora, Michoacán, tras la muerte de su padre en el mismo año de su nacimiento, su familia se instaló en la Ciudad de México, según datos biográficos publicados en el portal “www.quedelibros.com”.

Durante siete años se mantuvo interno con los Salesianos, al comenzar sus estudios para sacerdote. No obstante, en 1954 inició su carrera en la revista “Ja-Já” y desde ese momento ha tenido colaboraciones en los diarios y revistas más destacados de México.

La biografía del caricaturista publicada en “rius.com.mx”, señala que fue seminarista, burócrata, embotellador, vendedor de jabón, “oficce-boy”, encuadernador, cajista, profesor sin título y enterrador de una prestigiada funeraria.

Su primer libro fue “Cuba para los principiantes”, publicado en 1966, en el que se aborda temas de relevancia desde el humor y la caricatura a partir de un lenguaje sencillo. Esta misma fórmula la aplicó a sus historietas “Los Supermachos” y “Los Agachados” lanzadas a finales de 19 60.

Autor de más de más de 100 libros, “Rius” se ha caracterizado por ser dueño de un estilo irreverente e incisivo; sus textos son creados de manera informal, ilustrados con sus propias caricaturas y recortes de obras artísticas de otros autores, muchas veces intervenidas, destaca el portal electrónico “editorialrm.com”, que publica sus obras.

Los libros de Rius se han destacado por tener una escritura informal, con un lenguaje sencillo y coloquial, además están ilustrados con sus propias caricaturas y recortes de diversas obras artísticas de otros autores, el estilo del autor es descarado y penetrante.

Se le considera un máximo exponente de la historieta, sus ilustraciones están realizadas con un ágil trazo y espontáneo, lo que caracteriza a sus obras con frescura y en una línea realista, de acuerdo con el sitio “gftaognosticaespiritual.org”.

Con una gran variedad de publicaciones, sus libros han variado en su contenido, donde Rius ha utilizado diversas temáticas como historias, filosofía, religión, y medicina con propósitos de divulgación.

También ha sido un fuerte crítico del sistema político mexicano, del consumismo, el imperialismo y de la religión en general.

En 1976 recibió su primer premio en el Salón de Lucca con un trofeo del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y 11 años más tarde fue ganador del Premio Nacional de Periodismo de México en caricatura.

Entre sus innumerables obras destacan “La panza es primero” (1972), “ABChé” (1978), “Filosofía para principiantes” (1985), “Publicidad, televisión y otras porquerías” (1989), “El supermercado de las sectas” (1999), “Votas y te vas” (2006), entre otras.

Autor de las historietas “Los supermachos” y “Los agachados”, así como colaborador de diversas revistas, entre ellas “El Chamuco y los hijos del averno”, de la cual también fue fundador.

Eduardo del Río se consagró como uno de los escritores que con un lenguaje extrovertido hizo reflexionar y reír a varias generaciones de mexicanos, a quienes ayudó a sobrellevar la cruda realidad, siempre bajo el seudónimo de “Rius”.