El once nocturno

Por Adalberto Villasana

Carlos Peláez Fuentes, “El once nocturno” rebasó las expectativas del fotoperiodismo policiaco; aún en detrimento de su integridad física se expuso para capturar las imágenes que le dieron prestigio a LA PRENSA. Retrato balaceras y accidentes; cubrió inundaciones, terremotos, hechos en los que se distinguió por la oportunidad de la foto.

Está historia empezó en 1965, cuando un joven de 17 años de edad ingresó al Diario de las Mayorías. Fue asignado al Departamento de Fotografía, donde se desempeñó inicialmente como ayudante y laboratorista, para el revelado e impresión fotográfica. Un año después recibió la oportunidad de empezar a hacer sus primeras coberturas.

Y, como la mayoría de quienes conforman la planta informativa de LA PRENSA, fue asignado a la cobertura de policía, pero con la salvedad de que sería en la noche y madrugada; jamás dijo que no se podía y muy pronto, el 8 noviembre de 1966 logró su primera contraportada, al cubrir un accidente en la Colonia Doctores, el saldo fue de tres lesionados y capturó el momento en que socorristas los atendían.

“Cubríamos la Cruz Roja y, al ver las fotos oportunas que hacíamos empezaron a mandar fotógrafos de varios periódicos. Muchos de ellos hechos en LA PRENSA”, relata Peláez Fuentes, quien laboró 46 años en “El periódico que dice lo que otros callan”.

Lee también: Enrique Metinides, la muerte a través de una cámara

Los “once” es la clave con la que se conoce a los fotógrafos de prensa que cubrían las actividades de Cruz Roja. Viajaban en una ambulancia de esa institución, generalmente en el día, pero a Carlos Peláez le fue asignado el horario nocturno y de madrugada, fue este rotativo el primero en tener la cobertura de este horario, por eso, el denominativo “once nocturno”.

Muchos años después, con la alegría del deber cumplido, narra anécdotas, que pudieron terminar en tragedia; como cuando se volcó la ambulancia en la que iba, o el accidente carretero de marzo de 1980, en el que capturó la imagen de cuando un socorrista está en el aire, luego de ser arrollado por un auto. En ese momento tuvo la pericia para disparar la cámara fotográfica.

El Rutas mató a cuatro policías

Jorge Camarena alias “El Rutas” tenía ingresos a la penitenciaría, era incluso, según dijo él, amigo de los policías, sin embargo las calles de la Colonia Olivar del Conde fuero en escenario de una cruenta balacera que dejó un saldo de cuatro guardianes del orden asesinados, mientras que el agresor resultó herido.

LA PRENSA dio testimonio de las oportunas imágenes capturadas por la lente de Carlos Peláez, quien ingresó a la vecindad de Olivar del Conde, sólo detrás del comandante de la policía con su cámara fotográfica en mano.

Al llegar frente al zaguán, se protegió a un costado de un automóvil estacionado; cuando su instinto le dijo que ya era posible salir ingresó a la vecindad que erar tomada por los guardianes del orden.

El Rutas caía herido, luego de dejar tres policías muertos en el lugar, uno más perecería en el hospital.

Era el 26 de julio de 1974, Camarena ingresó herido al hospital central de Cruz Roja, donde fue entrevistado por “El periódico que dicen lo que otros callan”, y Peláez inmortalizó en momento en una postal.

Te Puede interesar: Ser un once; el reto de ser un reportero gráfico

La cama de hospital fue el confesionario de El Rutas, quien aceptó sus errores, pero citó que, incluso era amigo de los policías, pero las cosas salieron mal; “véanme bien, porque mañana amaneceré muerto”, dijo; estaba en lo cierto, al día siguiente amaneció muerto; según el reporte médico, a consecuencia de las lesiones que tuvo durante su captura. Así eran las cosas en aquel entonces.

Por casi dos décadas Carlos Peláez documentó los casos policiacos con su cámara, pero la tradición continúo, porque aún y cuando fue asignado a otras áreas, incluso la Jefatura del Departamento de Fotografía, jamás ha perdido la inquietud de tomar su cámara fotográfica y registrar un suceso. Es una historia en la gran historia de LA PRENSA.

TE RECOMENDAMOS