Los demócratas en EU acarician la reconquista de la Cámara Baja

Foto: AFP

Los demócratas en EU acarician la reconquista de la Cámara Baja

Washington, 3 Nov (Notimex).- A tres días de las primeras elecciones de la era Trump, los demócratas aparecen como favoritos para arrebatar a los republicanos el control de la Cámara de Representantes, en medio de expectativas de una participación récord de los votantes estadunidenses.

Aunque decenas de competencias políticas se mantienen apretadas, con lo cual subsiste un elemento de incertidumbre sobre el desenlace, encuestas muestran que los demócratas no sólo aventajan a los republicanos, si no que han mejorado sus probabilidades en los últimos días.

“Podría ocurrir, podría ocurrir”, reconoció por primera vez el presidente Donald Trump sobre un triunfo demócrata en la Cámara de Representantes. “Lo estamos haciendo bien en el Senado, pero podría ocurrir”.

Las elecciones ponen en juego los 435 escaños de la Cámara baja, 35 de los 100 del Senado, 36 gubernaturas, cientos de cargos de elección popular en legislaturas estatales, así como más de un centenar de referendos locales sobre legalización de drogas, impuestos y otros temas

En el Senado, la mayoría de los expertos coincide que los republicanos no sólo retendrán su mayoría, sino que podrían extenderla para quedar 52-48, lo cual marcaría el regreso a una etapa de congreso dividido.

Para las 36 gubernaturas en juego,algunas estimaciones ubican una ganancia neta para los demócratas de entre 5 a 10 entidades.

En la Cámara baja, los demócratas requieren una ganancia neta de 23 escaños para desplazar a los republicanos, que controlan ese órgano desde 2010. Aunque en el Senado sólo hay dos escaños de diferencia, las probabilidades son menores.

The Cook Political Report, considerado por muchos como la biblia de la política estadunidense, estima que en realidad existen 73 carreras competitivas hacia la cámara de representantes, de las cuales los republicanos retienen 69 distritos.

Sus últimas proyecciones sugieren que los demócratas obtendrán una ganancia neta de entre 30 y 40 asientos el 6 de noviembre, un incremento del rango de 25 a 35 que tenían el mes pasado.

Un análisis de CNN muestra que los demócratas podrían lograr 226 escaños en la Cámara Baja, contra 209 republicanos. Pero no descarta posibilidad de una sorpresa que pudiera permitirles a los republicanos retener el control.

Aunque otras estimaciones son menos generosas con los demócratas, las encuestas coinciden que éstos tienen en general más probabilidades de ganar que de perder, en especial si se materializa la expectativa de una alta participación de los votantes liberales.

Cifras preliminares del voto temprano sugieren un nivel sin precedentes de participación electoral para una elección intermedia, se han emitido más de 28 millones de votos tempranos, lo cual ha superado el total de votos de las elecciones de 2014.

El incremento del entusiasmo electoral ha sido general pero especialmente notorio entre los votantes latinos en estados del suroeste como California, Arizona, Colorado, Texas, Nuevo México y en el sureste, Florida.

Organizaciones de promoción del voto latino, como Mi Familia Vota, tienen planeado por ejemplo tocar más de 500 mil puertas hasta el mismo día de la elección, para alentar a los votantes a participar en las urnas.

Otros grupos han habilitado herramientas en línea para ayudar a los votantes hispanos parlantes a conocer las plataformas de sus candidatos y encontrar su sitio de votación.

Para las elecciones del 6 de noviembre, la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos electro NALEO proyecta 7.8 millones de votos latinos, un aumento de 15 por ciento respecto al 2014 y de 6.9 por ciento como proporción del voto total de ese año.

De acuerdo con NALEO, los latinos podrían jugar un “papel decisivo” en las carreras políticas más competirás del país, incluyendo ocho gubernaturas y 15 comicios a la Cámara Baja donde la proporción de los latinos registrados es mayor que la diferencia entre los candidatos.

Sólo en Texas 1.1 millones de latinos votarán en el estado, donde existe una apretada competencia entre el senador republicano Ted Cruz y el demócrata Beto O’Rourke.

En California, un estado tradicionalmente demócrata, 2.1 millones de latinos participarán en los comicios, y otro millón en Florida, considerado un estado columpio, según las proyecciones de NALEO.