Dos hospitalizados en Salisbury por “sustancia desconocida” meses después de los Skripal

Amesbury, Reino Unido | AFP | Dos personas están hospitalizadas en estado crítico en la ciudad inglesa de Salisbury tras ser expuestas a una “sustancia desconocida”, cerca de donde el exespía ruso Serguéi Skripal fue blanco de un atentado con arma química en marzo pasado.

 

Los dos pacientes “están siendo tratados por una presunta exposición a una sustancia desconocida en el hospital de Salisbury”, en el sur de Inglaterra, precisó este miércoles la policía del condado de Wiltshire, que considera los hechos como un “incidente importante”.

 

Ambos se encuentran en el Hospital de Distrito de Salisbury, que ya trató a los Skripal hasta que recibieron el alta.

 

Los científicos del laboratorio militar británico de Porton Down están realizando pruebas y tratando de averiguar si los dos incidentes están relacionados, informaron medios británicos.

 

Las dos personas, un hombre y una mujer, ambas en la cuarentena de años, fueron halladas inconscientes el sábado 30 de junio en una vivienda de la ciudad de Amesbury, a una decena de kilómetros de Salisbury, donde Serguéi Skripal y su hija Yulia fueron víctimas de un atentado con un agente nervioso el 4 de marzo.

 

Ambos pacientes “están en estado crítico”, afirmó la policía.

 

En un primer momento se creyó que habían sido víctimas de una sobredosis de heroína o ‘crack’, pero, pasados cuatro días, la policía informó de que se estaban realizando exámenes adicionales “para establecer la naturaleza de la sustancia que hizo enfermar a estos pacientes”.

 

Del mismo modo, los Skripal aparecieron inconscientes en un banco en la calle, cerca de un centro comercial, y los primeros testigos creyeron que eran drogadictos.

 

– Policía antiterrorista se une a la investigación –

Un vecino de 29 años, Sam Hobson, aseguró a la AFP que era amigo de las víctimas y los identificó como Charlie Rowley y Dawn Sturges.

 

La oficina de la primera ministra Theresa May dijo que se tomaba el incidente “con la mayor seriedad”, pero pidió que se “deje trabajar” a la policía.

 

La fuerza antiterrorista de la policía británica se unió a la investigación.

 

En Amesbury, la policía local había inicialmente emitido la hipótesis de un incidente ligado a la absorción de drogas, pero luego precisó que hubo pruebas complementarias “para establecer la naturaleza de la sustancia”. Las muestras fueron llevadas al laboratorio militar de Porton Down para ser analizadas, según los medios británicos.

 

“Mantenemos nuestro espíritu abierto en cuanto a las cincunstancia del incidente”, señaló la policía.

 

La policía acordonó varios lugares que pudieron ser visitados por los afectados. Así, se cerró al público el parque Queen Elizabeth Gardens de Salisbury, según la emisora de radio local Spire, y la policía se posicionó delante de la iglesia baptista de Amesbury, según The Guardian, porque se cree que las víctimas asistieron a un servicio antes de caer enfermas.

 

– “No se puede comparar” al despliegue por los Skripal –

La agencia de salud pública Public Health England (PHE) consideró que el acontecimiento no plantea “ningún riesgo sanitario significativo para la gente”.

 

Una constatación que será, no obstante, “continuamente reevaluada, en función de las informaciones que se obtengan”, avisó un portavoz de PHE, citado por la agencia Press Association.

 

Robert Yuill, concejal del condado de Wiltshire, dijo a la AFP que “la reacción es menos intensa” que con el atentado contra los Skripal.

 

“No se puede comparar”, añadió.

 

Natalie Smyth, de 27 años, que vive en la misma zona de Amesbury de las víctimas, explicó a la AFP que el sábado vio “camiones de bomberos, ambulancias”. Las fuerzas del orden “cerraron la calle”, indicó la testigo, que también vio a agentes con los clásicos trajes de protección ante amenazas bioquímicas.

 

“Dijeron que era un incidente químico, y luego que tenía que ver con drogas. Es muy extraño, este es un lugar muy tranquilo”, añadió.

 

El pasado 4 de marzo, Serguéi y Yulia Skripal fueron hallados inconscientes y hospitalizados en estado crítico en Salisbury tras tomar una cerveza en un pub y almorzar en un restaurante italiano. Ambos habían sido víctimas de un intento de asesinato con un agente nervioso.

 

Fueron tratados durante semanas y finalmente se recuperaron y recibieron el alta médica.

 

Londres acusó a Moscú de estar detrás del atentado contra Skripal, un antiguo coronel de los servicios secretos militares rusos condenado por traición por pasar secretos a Londres, y que acabó instalándose en Inglaterra tras un canje de espías.

 

El Kremlin negó toda implicación, pero el gobierno de Theresa May denunció que el atentado se había cometido con un agente nervioso de la variedad novichok, que se fabrica en laboratorios militares rusos, y que sólo había dos opciones: que Moscú lo hubiera usado aposta o que hubiera perdido el control de la sustancia.

 

Este acontecimiento desembocó en una crisis diplomática entre ambos países y en una oleada de expulsiones cruzadas de diplomáticos por parte de Reino Unido y sus países aliados, de un lado, y Rusia, de otro.