Gobierno de Merkel pasa por su crisis política más grave

Foto. AFP

Gobierno de Merkel pasa por su crisis política más grave

Berlín, 14 Jun (Notimex).- El gobierno demócrata cristiano-socialdemócrata de la canciller federal de Alemania, Angela Merkel, pasa por su más grave crisis política desde que hace 12 años está al frente del poder, debido al tema de puertas abiertas a la inmigración.

La crisis fue provocada por el presidente del partido Unión Social Cristiana de Baviera (CSU), quien además está al frente del Ministerio del Interior, Patria e Integración, Horst Seehofer.

El político emitió este jueves un últimatum a la canciller federal para que acepte su propuesta de que los refugiados que lleguen a la frontera alemana sean inmediatamente rechazados si ya solicitaron asilo en otro país de la Unión Europea (UE).

Si Merkel rechaza la propuesta de Seehofer, el estado de Baviera empezará a poner en vigor esa medida a partir del próximo lunes en forma unilateral.

La jefa del gobierno alemán manifestó que necesita tiempo para acordar una decisión con los países de la UE, para lograr una posición unánime de los 28 países.

El partido CSU está en una posición de máxima confrontación y va a actuar en solitario a partir del lunes para imponer sus propias políticas, aunque eso causaría la reuptura de la actual Gran Coalición que gobierna Alemania.

La coalición de gobierno está integrada por la Unión Demócrata Cristiana (CDU), partido del que Angela Merkel es presidenta, por el Partido Socialdemócrata (SPD), cuya líder es Andrea Nahles, y por la CSU, de Horst Seehofer.

CSU es el partido más pequeño de la Gran Coalición. Se presentó en mancuerna con la CDU de Angela Merkel. La CDU/CSU obtuvo en total el 32.9 por ciento de los votos, el SPD 20.5 por ciento. Solo en conjunto los tres partidos cuentan en el Parlamento con mayoría de legisladores.

El político resumió la situación con la voluntad de la CSU de ganar los votos y las simpatías electorales que le ha quitado en Bavaria el partido alemán populista de extrema derecha, AfD (Alternativa por Alemania). Esa lectura es compartida por gran parte de los observadores políticos.

El AfD se convirtió de golpe en la tercera fuerza política de Alemania en las elecciones de septiembre de 2017 con el 12.6 por ciento de los votos.

La CSU tendrá elecciones estatales en octubre y está llevando a cabo esta maniobra electoral para atraer al electorado bávaro a su favor con posiciones de extrema derecha porque ese estado es sumamente tradicionalista y conservador.

El Partido de Los Verdes comparte esa interpretación y calificó a Seehofer de comportarse como el ministro electoral.

El partido AfD, por su parte, lo puso en claro en las declaraciones que este día hicieron en el Bundestag sus dos líderes principales, Alice Weidel y Alexander Gauland.

De acuerdo con las declaraciones de ambos a la prensa, la CSU de Seehofer está tratando de captar votos “robándole” esa propuesta migratoria, que el AfD presentó desde hace dos años y que sigue impulsando en el Parlamento en contra de política de asilo de Angela Merkel.

Seehofer ha puesto bajo fuerte presión a Angela Merkel desde que ésta decidió abrir las fronteras del país con objetivos humanitarios a cientos de miles de refugiados que nadie quiso aceptar en Europa.

El punto culminante, además de lo de este día, tuvo lugar en 2015 cuando la canciller federal acudió por invitación de Seehofer a la Asamblea anual de la CSU en Munich. La paró junto a él en el estrado. Seehofer estaba en el podio y Merkel un escalón abajo de él.

Criticó en público a Merkel por su política de fronteras abiertas teniéndola junto a él y sin micrófono. Fue una humillación pública durante 15 a 20 minutos que Merkel aguantó sin responder de forma precipitada o emocional.