Catean casa de profesora durante indagaciones sobre muerte de estudiante

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

Roma, 10 Ene (Notimex).- La oficina y la casa de una catedrática de la universidad británica de Cambridge fueron cateadas hoy en el marco de la investigación sobre el asesinato del estudiante italiano Giulio Regeni, ocurrido en 2016 en Egipto, informó la fiscalía de Roma.

En una nota explicó que los investigadores italianos que investigan sobre la muerte de Regeni confiscaron computadoras, pen drives, hard disks, documentos y teléfonos celulares de la profesora Maha Abdel Rahman, directora de la tesis de doctorado sobre los sindicatos independientes egipcios que realizaba Regeni al momento de su muerte.

 

El estudiante italiano, que tenía 28 años, fue secuestrado en El Cairo en enero de 2016 y su cadáver, con evidentes signos de tortura, apareció en una cuneta a las afueras de esa ciudad el 3 de febrero del mismo año.

 

Según los medios italianos, Regeni fue secuestrado, torturado y asesinado por los servicios de inteligencia egipcios, que lo acusaban de espionaje.

 

La víspera el fiscal italiano Sergio Colaiocco, acompañado de efectivos del Reparto Operativo Especial y del Servicio Central Operativo de los carabineros y en colaboración con las autoridades del Reino Unido, interrogó a Rahman.

 

“La docente, que es una persona informada de los hechos y no indagada (acusada), aceptó responder todas las preguntas”, dijo la nota de la fiscalía romana.

 

Sin embargo, medios italianos aseguraron que las respuestas de la profesora fueron insatisfactorias, por lo que se decidió catear esta mañana su casa y su oficina en la Universidad de Cambridge.

 

Según el comunicado, el material dentro de los objetos confiscados a la catedrática será copiado y adjuntado al expediente procesual sobre el homicidio de Regeni “a fin de aclarar, de manera unívoca y objetiva, el papel de la profesora en los hechos indagados”.

 

Medios de prensa habían manejado la hipótesis de que Rahman utilizó a Regeni, que no era consciente de ello, como espía para sus propios fines.

 

El caso causó un conflicto diplomático entre Egipto e Italia, aunque el gobierno del presidente Abd al Fatah Al Sisi negó tener responsabilidad en los hechos y acusó a la organización extremista de los Hermanos Musulmanes.