El Vaticano interviene a movimiento peruano tras crisis por abusos

Foto: Internet

El Vaticano interviene a movimiento peruano tras crisis por abusos

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

Notimex.- El Vaticano ordenó hoy la intervención del movimiento católico de origen peruano, Sodalicio de Vida Cristiana, que padece la peor crisis de su historia tras denuncias de abusos sexuales contra su fundador y otros altos exponentes.

A pocos días de la llegada del Papa a Perú para un viaje apostólico, que iniciará el 18 de enero, la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica promulgó un decreto con el cual designó comisario de esa sociedad a Noel Antonio Londoño Buitrago, obispo colombiano de Jericó (Antioquía).

“El Papa se ha mostrado especialmente atento a la notable gravedad de las informaciones acerca del régimen interno, la formación y la gestión económica-financiera, motivo por el cual ha pedido con insistencia al dicasterio una particular atención”, indicó un comunicado de la sala de prensa vaticana.

“A esto se han sumado últimamente las graves medidas adoptadas por la autoridad judicial peruana con respecto al señor Luis Fernando Figari. Después de un profundo análisis de toda la documentación, el dicasterio ha promulgado el decreto de comisariamento”, agregó.

Al mismo tiempo comunicó que el cardenal estadunidense Joseph William Tobin, quien había sido designado en mayo de 2016 como “delegado papal”, seguirá cumpliendo su función “particularmente para las cuestiones de índole económica”.

Ambos clérigos mantendrán sus puestos según la fórmula “ad nutum”, es decir hasta que no se determine otra cosa. Es la primera vez que la Santa Sede emite un comunicado oficial sobre la situación de ese organismo.

La designación de un comisario representa una vuelta de tuerca querida por el Papa para afrontar la peor crisis en la historia de esa sociedad de vida apostólica, fundada en 1971 y que hoy tiene presencia de diversos países mediante escuelas, universidades y otras obras.

La designación del nuevo comisario implica un descabezamiento del Sodalicio y la pérdida práctica de poder del superior general Alessandro Moroni Llabrés. A él le tocó afrontar desde el vértice la peor crisis de este movimiento de origen peruano, fundado en que todo el escándalo había desgastado notablemente su autoridad.

Las primeras denuncia por abusos contra Figari llegaron al Vaticano en 2011, pero apenas hasta 2015 se ordenó una investigación vaticana, luego que los sucesores reconocieron la culpabilidad de su fundador.

Simultáneamente, hacia finales de 2015 una comisión independiente formada por cinco notables (también llamada “de ética para la justicia y la reconciliación”) realizó una investigación que incluyó entrevistas a 245 personas.

El informe final, difundido en abril siguiente, incluyó una descripción pormenorizada con testimonios sobre ataques sexuales, físicos y psicológicos. Entre otras cosas, describió a Figari como “narcisista, paranoico, degradante, vulgar y vengativo”.

La lista de las ofensas, cometidas por el fundador entre 1975 y 2009, incluye abusos contra menores y mayores, manipulaciones con intenciones sexuales, insultos y vejaciones. En todos los casos las víctimas fueron jóvenes en formación, menores y mayores de edad.

En diciembre de 2017, el Ministerio Público de Perú solicitó la prisión preventiva contra Figari y otros exmiembros del Sodalicio por los presuntos delitos de asociación para delinquir, secuestro y lesiones psicológicas graves.