Menéndez y Rubio tunden a Trump por ataques sónicos en Cuba

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

 

Washington, 9 Ene (Notimex).- Los senadores Marco Rubio y Bob Menéndez acusaron hoy a la administración del presidente Donald Trump de violar la ley y lanzar una respuesta “burocrática”, a raíz de los ataques sónicos contra diplomáticos en Cuba.

En audiencia del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, Rubio sostuvo que el secretario de Estado, Rex Tillerson, incumplió la ley al no establecer una junta de rendición de cuentas 120 días después que se confirmó el primer diplomático estadunidense herido.

 

Al menos 24 diplomáticos estadunidenses sufrieron síntomas asociados con ataques sonoros no identificados desde agosto de 2016, incluidos dolor de oído, cabeza, vertigo, enfoque visual, desorientación, nausea y fatiga extrema.

 

Menéndez señaló por su parte que la decisión de la administración Trump de retirar a su personal no prioritario de la isla, así como de expulsar a 15 diplomáticos cubanos de Washington fue “burocrática”, “risible” e “inaceptable”.

 

Ante las críticas de los senadores cubano-americanos, el subsecretario de Estado adjunto, Francisco Palmieri, reportó al Senado que Tillerson decidió finalmente instalar una junta de rendición de cuentas el 11 de diciembre, aunque aún no se notifica al Congreso.

 

Aunque Cuba ha negado toda responsabilidad en los ataques, Palmieri sostuvo que para Estados Unidos es “incomprensible” que el gobierno de Cuba no tenga conocimiento de que un incidente de este tipo ocurriera en la isla.

 

“Los cubanos negaron su involucramiento, ofrecieron su cooperación y abrieron su propia investigación. Desde entonces hemos hablado con los cubanos más de 20 ocasiones”, dijo Palmieri.

 

Pero a pesar de las discusiones con los cubanos en todos los niveles, incluido con el presidente Raúl Castro, el director adjunto de la Oficina de Seguridad Diplomática, Todd Brown, reconoció que no han podido identificar ni la causa ni al causante.

 

“Seguimos trabajando agresivamente con la embajada en La Habana para contrarrestar, mitigar y entender mejor qué está causando el daño a nuestro personal diplomático. Desafortunadamente es un caso perplejo”, reconoció.

 

Brown reiteró ante los senadores su conclusión de que los ataque fueron originados por “fuerzas hostiles” a Estados Unidos como una forma de “hostigamiento” hacia los diplomáticos en la isla.

 

A diferencia de la respuesta de Estados Unidos, Canadá no retiró a su personal de Cuba, aun cuando varios diplomáticos canadienses fueron reportados como blanco de ataques sónicos similares.

 

El director de la Oficina de Servicios Médicos de Departamento de Estado, Charles Rosenfarb, reportó al Congreso que de los 24 diplomáticos estadunidenses afectados, 10 de ellos regresaron a sus labores y otros continúan con daños considerados serios.

 

Rosenfarb reconoció sin embargo que por la naturaleza inédita de los ataques, es imposible predecir si el personal diplomático afectado tendrá consecuencias médicas de largo plazo.