Industria de carne de EU contamina Golfo de México, advierten ecologistas

Foto: Web

Industria de carne de EU contamina Golfo de México, advierten ecologistas

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

Dallas, 2 Ago (Notimex).- La industria de la producción de carne en la parte central de Estados Unidos contamina con estiércol y fertilizantes las vías fluviales que se vierten en Golfo de México, lo que provoca proliferación de algas dañinas y genera una de las mayores “zonas muertas” de los mares.

Un nuevo reporte de la organización ecologista Mighty Earth denunció que gran parte de esa contaminación que se vierte en aguas del Golfo de México proviene de las enormes cantidades de maíz y soya usadas para engordar animales de carne.

El estiércol de esos animales y los fertilizantes usados en el cultivo del maíz y la soya están creando una de las mayores “zonas muertas”, alertó.

La zona muerta se forma entre la primavera y el verano de cada año, cuando el agua cargada de nutrientes del río Mississippi fluye hacia el Golfo de México y actúa como un potente fertilizante, provocando un importante crecimiento de alga.

Luego el alga muerta y desechos del alga viva caen al fondo del mar. El alga en descomposición extrae casi todo el oxígeno disponible en el agua, una condición llamada hipoxia.

La falta de oxígeno en el agua sofoca todo organismo viviente y provoca una zona muerta. Los peses y camarones son lo suficientemente móviles como para nadar y escapar de la zona.

Sin embargo, animales que viven en el fondo como los cangrejos, las estrellas de mar y otros no pueden escapar y mueren.

Se espera que esta semana la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) de Estados Unidos anuncie la mayor zona muerta jamás registrada en el Golfo de México.

Estimaciones de expertos advierten que este año el área abarque una extensión de 21 mil kilómetros, una superficie de casi la extensión del estado de Nueva Jersey.

La organización Mighty Earth analizó en su reporte las cadenas de suministro de la agroindustria y la contaminación, y encontró que un “sistema de granjas industriales altamente industrializadas y centralizadas” resulta en vastas extensiones de pastizales nativos en el medio oeste, que producen soya y maíz para alimentar el ganado.

Al término de las cosechas, los suelos pueden lavarse bajo la lluvia, trayendo fertilizantes en los cursos de agua.

La organización ecologista identificó a la compañía Tyson Foods de Arkansas como una influencia “dominante” en la contaminación, debido a su fuerza del mercado en pollo, carne de vaca y carne de cerdo.