Ataques en Afganistán producen decenas de muertos y heridos

Foto: AFP

Ataques en Afganistán producen decenas de muertos y heridos

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

Kabul, 2 Ago (Notimex).- Decenas de personas murieron o resultaron heridas en las últimas horas en Afganistán por una ola de ataques explosivos, cuya autoría se atribuyeron el grupo Estado Islámico (EI) y la insurgencia Talibán.

En el más reciente atentado, un coche bomba detonó este miércoles al paso de un convoy de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en la sureña ciudad afgana de Kandahar, provocando la muerte y lesiones a varios militares extranjeros.

En una declaración del gobierno provincial informó que el convoy llevaba soldados extranjeros de la OTAN al aeropuerto de Kandahar cuando registró la detonación del coche bomba, provocada por un atacante suicida, según reporte de la agencia informativa TOLO News.

Testigos y residentes de la zona indicaron que la poderosa explosión mató e hirió a varias personas, entre uniformados y civiles, aunque por el momento, no se ha dada un número exacto de víctimas.

El portavoz del gobierno provincial, Samim Khaplawak, informó que el atentado se registró poco después del mediodía de este miércoles en el distrito policial número 5 de Kandahar, capital de la provincia homónima.

La Alianza Atlántica, que cuenta con unos 13 mil efectivos que dan asesoramiento y capacitación a las tropas afganas en su lucha contra el terrorismo, confirmó el ataque contra el convoy, integrado por tres vehículos, aunque no dio detalles sobre el incidente y el número de víctimas

En un comunicado, la OTAN destacó una investigación está ya en marcha para determinar lo sucedido, “Estamos trabajando para reunir información adicional y tan pronto como sea posible divulgaremos más detalles , indicó.

El portavoz del movimiento fundamentalista del Talibán, Qari Yusuf Ahmadi, se atribuyó a través de su cuenta en Twitter la autoría del atentado contra la OTAN en Kandahar, lugar de surgimiento del grupo insurgente.

El Movimiento Talibán, que proclama el extremismo religioso islámico, llegó al poder en Afganistán en 1996, bajo la imposición de una de las más estrictas interpretaciones de la Sharia (Ley Islámica), que se hizo famosa internacionalmente por el maltrato a las mujeres.

El régimen fue derrocado tras la invasión de Estados Unidos a fines de 2001, luego de los atentados del 11 de septiembre contra las Torres Gemelas, orquestado por el líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden, quien en ese entonces se refugiaba en Afganistán, protegido por el Talibán.

El ataque contra la Alianza Atlántica se registró horas después del atentado suicida contra a la mezquita chiíta más grande de la occidental provincia de Herat, donde al menos 29 personas perecieron y 64 más resultaron heridas, 10 ellos de gravedad.

El atentado fue perpetrado por dos de atacantes suicidas, quienes irrumpieron en la mezquita disparando contra decenas de fieles presentes y los guardias privados ubicado fuera del templo, antes de detonar los explosivos que llevaban unidos al cuerpo.

Jilani Farhad, portavoz del gobierno de Herat, dijo este lunes por la mañana que teme que la cifra de muertos aumente de manera considerable, dada la gravedad de algunas de las heridas que sufrieron muchos de los heridos.

El grupo extremista Estado Islámico (EI) se atribuyó el ataque contra la mezquita de Herat, en una breve declaración difundida a través de su agencia de noticias Amaq, según un reporte de la televisión árabe Al Yazira.

“Alrededor de 50 chiítas murieron y unos 80 más fueron heridos en un ataque de combatientes del Estado Islámico de ayer en una mezquita en Herat, en el oeste de Afganistán”, indicó la declaración del grupo extremista.

Militantes del grupo extremista Estado Islámico atacaron el lunes pasado la embajada de Irák en esta capital, provocando un duro enfrentamiento con las fuerzas de seguridad afganas, que concluyó con la muerte de dos uniformados y cuatro asaltantes.

Afganistán ha visto un aumento en los ataques contra las fuerzas de seguridad y civiles perpetrados por militantes talibanes locales, así como los terroristas del EI, que han ido ganando fuerza en el oriente del país desgarrado por la guerra.

El Estado Islámico surgió en 2003 como una rama de la red Al Qaeda, aunque después se separó y tomó el control de amplias zonas de Siria e Irak, en donde en junio de 2014 estableció un califato que encabeza su líder al Abu Bakr al Baghdadi, quien se cree está muerto.

El grupo yihadista es reconocido por los crímenes atroces que comete en nombre del Islam, como decapitaciones, lapidaciones, o lanzándolas desde azoteas de edificios, aunque también ha perpetrado innumerables atentados suicidas.