Fiscales de Brasil y Argentina dicen gobiernos interfieren en investigación sobre Odebrecht

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

BRASILIA, 1 ago (Reuters y EFE) – Los máximos fiscales de Brasil y Argentina acusan a sus gobiernos de interferir en la creación de un grupo de trabajo conjunto anticorrupción para investigar sobornos en el gigante de ingeniería Odebrecht para que los políticos, muchos de ellos bajo investigación, pueden controlar el intercambio de evidencia.
El fiscal general brasileño, Rodrigo Janot, dijo el martes que los dos países acordaron en junio establecer un grupo de trabajo para permitir la rápida y simultánea investigación de sobornos pagados por Odebrecht, pero el esfuerzo no ha despegado.
“El grupo de trabajo es una herramienta esencial sin la cual no podemos unir fuerzas a nivel regional para combatir la corrupción”, afirmó Janot a periodistas.
Janot y su contraparte argentina, Alejandra Gils Carbo, acusaron a los gobiernos de sus países de interferir en el esfuerzo para investigar de manera conjunta la red de corrupción de Odebrechten un comunicado divulgado a última hora del lunes.
“Las autoridades centrales en materia de cooperación jurídica internacional de ambos países -Ministerio de Justicia de Brasil y Ministerio de Relaciones Exteriores de Argentina-, presentan obstáculos y requerimientos que constituyen injerencias indebidas en el desarrollo de los acuerdos que en materia de investigación del caso Odebrecht realizaron los Ministerios Públicos de Brasil y Argentina”, dijo el comunicado.
“Esperamos que las autoridades centrales acompañen esos esfuerzos (de investigación) y resuelvan de manera urgente los obstáculos impuestos”, añadió.
Afirmaron que el Ministerio de Justicia de Brasil ha buscado establecer las normas del grupo conjunto para que la evidencia sea canalizada a través de los gobiernos y no directamente entre los fiscales.
En Argentina, aseguraron, el Ministerio de Relaciones Exteriores quería convertir al grupo de trabajo en un tratado firmado por el Gobierno, minando la cooperación entre los investigadores reales.
Como parte de un acuerdo por 3.500 millones de dólares con las autoridades brasileñas, estadounidenses y suizas en diciembre, Odebrecht admitió el pago de sobornos en 12 de los principales países de América Latina, incluyendo 35 millones de dólares en Argentina, para asegurarse lucrativos contratos.
Fiscales en Argentina también están investigando por corrupción cuatro proyectos que involucran a Odebrecht.

Por otra parte, la Fiscalía de Panamá anunció hoy que firmó un “acuerdo de colaboración eficaz” con Odebrecht que incluye el compromiso de la empresa de pagar una “sanción económica por el orden de 220 millones de dólares”.

El acuerdo de colaboración eficaz se firmó el pasado 26 de julio e incluye además la obligación de la constructora de suministrar al Ministerio Público (MP-Fiscalía) “toda la información relacionada con Panamá que cualquiera de sus empleados, dirigentes o terceros contratados conozcan”, dijo la fiscal general del país, Kenia Porcell.

“Panamá es hasta este momento el país que ha impuesto a la empresa Odebrecht la multa más alta, 220 millones de dólares”, dijo en una comparecencia pública Porcell, que reveló que las negociaciones con la constructora brasileña para llegar al acuerdo de colaboración se prolongaron unos 8 meses.

La fiscal general destacó que la sanción económica de 220 millones de dólares incluye “una multa de 100 millones de dólares por el uso del sistema bancario y financiero de Panamá, porque” se utilizaron “para mover dinero hacia otras jurisdicciones como fue Suiza y Estados Unidos”.

“En ese sentido es la primera vez que esto se hace, y lo ha hecho este Ministerio Público y creo que es un mensaje para todos de que no se puede utilizar el sistema bancario y financiero para ejecutar acciones de blanqueo de capitales”, afirmó Porcell.

La procuradora dijo que espera que antes de diciembre próximo haya concluido la investigación panameña por la trama de corrupción de la constructora brasileña y se pueda concretar la “validación” del acuerdo firmado con Odebrecht.