/ martes 21 de septiembre de 2021

Veganismo altera su forma de relacionarse

Quienes practican este régimen alimenticio modifican sus formas de convivencia, en parte debido a cómo los percibe su entorno

A medida que el veganismo crece en popularidad, los investigadores están documentando sus impactos positivos en la salud individual, la salud pública y el bienestar animal

Pero más allá de los beneficios para la salud y el medio ambiente bien documentados, volverse vegano también puede afectar nuestras relaciones sociales.

En una investigación publicada recientemente en la Gran Bretaña, en la que se entrevistó a 16 veganos sobre cómo el veganismo cambió sus vidas, destacó que este sector descubre constantemente que sus nuevas elecciones de estilo de vida pueden chocar con su vida antes del veganismo, especialmente en las interacciones sociales.

Hace solo unos años, cuando el veganismo era en gran parte inaudito, celebridades como Gwyneth Paltrow (quien recientemente afirmó que ella "inventó" el veganismo) eran la cara pública de la alimentación basada en plantas.

Las celebridades a menudo citan la dieta vegana como la razón por la que se mantienen delgadas, hermosas y se sienten bien, aunque también se apresuran a renunciar a ella.

Pero una investigación realizada por la Organización Mundial de la Salud y la Universidad de Oxford encontró que el 85% de las personas continuan siendo veganas después de 20 años de iniciarse.

El veganismo desafía la idea común de que una dieta saludable requiere proteínas animales. Cuando las personas se vuelven veganas, sus familias y amigos a menudo se preocupan por el impacto de esta dieta "extrema". Curiosamente, ese es un tipo de vigilancia que los veganos sintieron que nunca se dirigió a la salud de sus dietas cuando comían animales.

El veganismo también puede tener impactos emocionales que consumen mucho tiempo. Muchos veganos se suelen sentir culpables por haber comido animales en el pasado, o indefensos porque no pueden ayudar a más animales en el presente.

Además, los veganos son hiper conscientes de la forma en que son percibidos por la sociedad, los medios, la familia y los amigos. Los sociólogos Kelly Markowski y Susan Roxburgh han llamado a este fenómeno “estigma vegano”. Para mantener su red social, es posible que deba tomar decisiones difíciles sobre cómo interactuar socialmente.

Una persona dijo que ya no habla de veganismo con sus amigos:

“Tengo un amigo al que le encantan los animales. ¿Pero cómo puedes amar a los animales si comes animales muertos? No puedo decir eso porque parece agresivo, así que simplemente no hablamos de eso”, dijo.

En estas situaciones, los veganos sienten que no solo se representan a sí mismos, sino también a la imagen pública del veganismo.

Los geógrafos Allison y Jessica Hayes-Conroy han escrito que comer está conectado con la formación de identidades sociales. Esto es ciertamente cierto para el veganismo, donde comer es una actuación pública de creencias cambiantes.

Una persona habló sobre la reunión espontánea en el lugar de trabajo donde no había comida vegana en el menú, por lo que tomó un jugo de naranja. Otra me dijo que su abuela se olvidó de que era vegana en Navidad y roció sus verduras en grasa de pavo.

A pesar de intentar encajar, los veganos finalmente se sintieron excluidos y desconectados de su vida anterior. Como señala la activista Kim Stallwood: "Vivo en mi mundo vegano... pero vivo en un universo carnívoro".

Lidiar con las consecuencias sociales del veganismo es parte de este compromiso de por vida con los animales. Los veganos a menudo asisten a eventos sociales en los que no se les atiende, sonríen y tratan de encajar.

Algunos intentan combinar su veganismo con un mundo carnívoro. Esto se ha facilitado por la proliferación de sustitutos de carne y lácteos fácilmente disponibles. Estos incluso están siendo producidos por empresas que también venden productos a base de carne. La hamburguesa de pollo vegana de KFC o la nueva hamburguesa "McPlant" de McDonald's me vienen a la mente como ejemplos.

Para algunos, esto ha aliviado las tensiones en torno al veganismo en sus relaciones. Una entrevistada dijo que anteriormente había discutido con amigos sobre sus requisitos dietéticos "difíciles", pero "con cosas como el helado vegano de Ben & Jerry, se siente como si estuvieran comiendo juntos".

Otro dijo que los reemplazos de carne han hecho que el veganismo sea más "normal":

Existe la idea errónea de que es difícil ser vegano y debes privarte. En realidad, puedes pararte junto a tu amigo que está comiendo una hamburguesa de ternera y comer algo que sepa y se vea similar sin la crueldad.

Este desarrollo también puede reducir el potencial de promoción en la mesa. A medida que la comida vegana se generaliza, algunos han expresado su preocupación de que su popularidad diluya el impacto de su argumento ético.

A pesar de estos desafíos sociales, la mayoría de los veganos están satisfechos con su decisión. Las personas están dispuestas a negociar sus relaciones como parte de su compromiso con el veganismo. A menudo, estas relaciones pueden incluso fortalecerse a medida que las conversaciones difíciles mejoran la comunicación.

Los veganos que fueron entrevistados dijeron sentirse cómodos y confiados en las decisiones que estaban tomando. Convertirse en vegano permite que las personas se sientan bien, no solo en su salud, sino en elecciones que se alinean con su ética y les hacen sentir que tienen un impacto positivo en el mundo.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

A medida que el veganismo crece en popularidad, los investigadores están documentando sus impactos positivos en la salud individual, la salud pública y el bienestar animal

Pero más allá de los beneficios para la salud y el medio ambiente bien documentados, volverse vegano también puede afectar nuestras relaciones sociales.

En una investigación publicada recientemente en la Gran Bretaña, en la que se entrevistó a 16 veganos sobre cómo el veganismo cambió sus vidas, destacó que este sector descubre constantemente que sus nuevas elecciones de estilo de vida pueden chocar con su vida antes del veganismo, especialmente en las interacciones sociales.

Hace solo unos años, cuando el veganismo era en gran parte inaudito, celebridades como Gwyneth Paltrow (quien recientemente afirmó que ella "inventó" el veganismo) eran la cara pública de la alimentación basada en plantas.

Las celebridades a menudo citan la dieta vegana como la razón por la que se mantienen delgadas, hermosas y se sienten bien, aunque también se apresuran a renunciar a ella.

Pero una investigación realizada por la Organización Mundial de la Salud y la Universidad de Oxford encontró que el 85% de las personas continuan siendo veganas después de 20 años de iniciarse.

El veganismo desafía la idea común de que una dieta saludable requiere proteínas animales. Cuando las personas se vuelven veganas, sus familias y amigos a menudo se preocupan por el impacto de esta dieta "extrema". Curiosamente, ese es un tipo de vigilancia que los veganos sintieron que nunca se dirigió a la salud de sus dietas cuando comían animales.

El veganismo también puede tener impactos emocionales que consumen mucho tiempo. Muchos veganos se suelen sentir culpables por haber comido animales en el pasado, o indefensos porque no pueden ayudar a más animales en el presente.

Además, los veganos son hiper conscientes de la forma en que son percibidos por la sociedad, los medios, la familia y los amigos. Los sociólogos Kelly Markowski y Susan Roxburgh han llamado a este fenómeno “estigma vegano”. Para mantener su red social, es posible que deba tomar decisiones difíciles sobre cómo interactuar socialmente.

Una persona dijo que ya no habla de veganismo con sus amigos:

“Tengo un amigo al que le encantan los animales. ¿Pero cómo puedes amar a los animales si comes animales muertos? No puedo decir eso porque parece agresivo, así que simplemente no hablamos de eso”, dijo.

En estas situaciones, los veganos sienten que no solo se representan a sí mismos, sino también a la imagen pública del veganismo.

Los geógrafos Allison y Jessica Hayes-Conroy han escrito que comer está conectado con la formación de identidades sociales. Esto es ciertamente cierto para el veganismo, donde comer es una actuación pública de creencias cambiantes.

Una persona habló sobre la reunión espontánea en el lugar de trabajo donde no había comida vegana en el menú, por lo que tomó un jugo de naranja. Otra me dijo que su abuela se olvidó de que era vegana en Navidad y roció sus verduras en grasa de pavo.

A pesar de intentar encajar, los veganos finalmente se sintieron excluidos y desconectados de su vida anterior. Como señala la activista Kim Stallwood: "Vivo en mi mundo vegano... pero vivo en un universo carnívoro".

Lidiar con las consecuencias sociales del veganismo es parte de este compromiso de por vida con los animales. Los veganos a menudo asisten a eventos sociales en los que no se les atiende, sonríen y tratan de encajar.

Algunos intentan combinar su veganismo con un mundo carnívoro. Esto se ha facilitado por la proliferación de sustitutos de carne y lácteos fácilmente disponibles. Estos incluso están siendo producidos por empresas que también venden productos a base de carne. La hamburguesa de pollo vegana de KFC o la nueva hamburguesa "McPlant" de McDonald's me vienen a la mente como ejemplos.

Para algunos, esto ha aliviado las tensiones en torno al veganismo en sus relaciones. Una entrevistada dijo que anteriormente había discutido con amigos sobre sus requisitos dietéticos "difíciles", pero "con cosas como el helado vegano de Ben & Jerry, se siente como si estuvieran comiendo juntos".

Otro dijo que los reemplazos de carne han hecho que el veganismo sea más "normal":

Existe la idea errónea de que es difícil ser vegano y debes privarte. En realidad, puedes pararte junto a tu amigo que está comiendo una hamburguesa de ternera y comer algo que sepa y se vea similar sin la crueldad.

Este desarrollo también puede reducir el potencial de promoción en la mesa. A medida que la comida vegana se generaliza, algunos han expresado su preocupación de que su popularidad diluya el impacto de su argumento ético.

A pesar de estos desafíos sociales, la mayoría de los veganos están satisfechos con su decisión. Las personas están dispuestas a negociar sus relaciones como parte de su compromiso con el veganismo. A menudo, estas relaciones pueden incluso fortalecerse a medida que las conversaciones difíciles mejoran la comunicación.

Los veganos que fueron entrevistados dijeron sentirse cómodos y confiados en las decisiones que estaban tomando. Convertirse en vegano permite que las personas se sientan bien, no solo en su salud, sino en elecciones que se alinean con su ética y les hacen sentir que tienen un impacto positivo en el mundo.

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Policiaca

Microbús impacta en edificio al perder el control sobre Misterios

Varios lesionados entre ellos el conductor de la unidad de pasajeros dejó este accidente, presuntamente relacionado al exceso de velocidad

Policiaca

Muere ciclista tras ser arrollado en calles de Iztapalapa

Gracias a una llamada al 911 se denunció el lamentable hecho que ocurrió sobre Avenida Zacatlán

Política

La autoridad no evitó el homicidio del Ray

La CDHM concluyó que en el penal de Atlacholoaya, en donde se encontraba el capo, había pocos custodios y varias armas blancas

Sociedad

Confía el Cuauh en la FGR y no en la estatal

Blanco Bravo consideró que las acusaciones en su contra obedecen a ataques de “narcopolíticos” que quieren el poder rumbo a la carrera presidencial de 2024

Mundo

Reino Unido cobrará por pruebas Covid

OMS mantendrán emergencia mundial por pandemia, aseguran que aún está lejos de terminarse

Finanzas

Ganancias de Afores bajan 5.4% en 2021

Tras dos años de datos positivos reportaron pérdidas a causa de ajustes por el tope a comisiones para 2022

Metrópoli

Farmacias reportan incremento de 30% en demanda de medicamentos para pacientes Covid

Desde el inicio del año 2022, en las farmacias se observa un comportamiento creciente en la solicitud de medicinas como Ceftriaxona, Dimegan D, Paracetamol, Celestamine y Azitromicina