/ sábado 18 de julio de 2020

Normal People, un amor moderno

La serie Normal people, narra la relación de una pareja de adolescentes que explora los impulsos del

Sally Rooney se le atribuye ser la escritora que con sus historias hizo que su generación (la millennial) se acercará más a la lectura. Ella creó Normal people, una historia de amor contemporánea entre dos jóvenes que están a punto de ingresar a la universidad. Su versión televisiva se convirtió en un éxito en Estados Unidos y Europa durante la pandemia y este fin de semana se estrena en México.

Ronney de tan sólo 29 años, cautivó con esta narración de la vida adolescente, mezclada con las vivencias que ocurren cuando se comienza a explorar la sexualidad. Daisy Edgar-Jones y Paul Mescal dan vida a los personajes principales Marianne Sheridan y Connell Waldron, compañeros del colegio.

La serie de 12 episodios, que se puede ver a través de por Starzplay, está ubicada en Irlanda, después de la complicación económica de 2008, que llevó a la caída del gobierno de Brian Cowen.

Uno de los conflictos que se desarrollan en Normal People nace del amor entre personas de diferentes posiciones económicas, una anécdota muy abordada, pero que logra atrapar al espectador por la forma en que se desarrollan los personajes.

Marianne vive en el núcleo de una familia que pertenece a la burguesía irlandesa en declive, mientras que Connell es el hijo de la empleada doméstica de la familia de Marianne. Las situaciones se balancean cuando se muestran las dinámicas escolares de ambos, ella aparece como una chica solitaria, pero de carácter fuerte, mientras que él es un popular deportista.

“Los personajes se sienten muy reales, cuando lees el libro, te puedes dar cuenta que es un mundo que puede ser el tuyo.

Luego cuando los vimos a través de la visión de Lenny Abrahamson, nuestro director, les tuvimos que dar una nueva perspectiva y tratar de darle vida a esta manera tan especial en la que él ve a los personajes cuando están en sus manos”, dijo Daisy Edgar-Jones en un encuentro virtual con medios.

“Cuando estábamos trabajando en la serie tuvimos que regresar muchas veces al libro como material de base, eso nos hizo darnos cuenta de lo grandioso que es actuar en la adaptación de una novela. Por supuesto siempre estás comparando todo mientras estás filmando y obviamente el trabajo con Lenny durante los ensayos y el proceso de audición, nos dejó una idea clara de cómo había que trabajar en el set y qué era lo que teníamos que sacar o reservar de nuestros personajes”, comentó Paul Mescal.

Parte de las escenas clave que exploran el universo de Marianne y Conell son aquellas en las que la intimidad ayuda a entender de mejor manera el arco dramático de los personajes. El director de la serie, Lenny Abrahamson, contó con el apoyo de Ita O’Brien en un puesto que nombró coordinadora de Intimidad, cuya responsabilidad consiste en indicar a los actores cómo tocarse, besarse y simular las escenas sexuales, para este caso también se buscó hacer de estos encuentros algo trascendental para la trama.

“Ella realmente se comprometió a mostrar los sentimientos de los personajes, y nos ayudó a centrarnos más en eso, más que en mostrar los cuerpos y la cercanía, que es lo que se resalta comúnmente en las escenas de sexo. Pensamos en los intérpretes más que en la desnudez, era muy importante no dejar que los cuerpos opacaran a los personajes y nos mantuvimos firmes en eso”, aseguró Abrahamson.

Normal people, creada originalmente para la cadena británica BBC Three, la plataforma digital de esta empresa, registró en mayo pasado 23 millones de vistas, convirtiéndola en un fenómeno que ya está disponible en México.

Sally Rooney se le atribuye ser la escritora que con sus historias hizo que su generación (la millennial) se acercará más a la lectura. Ella creó Normal people, una historia de amor contemporánea entre dos jóvenes que están a punto de ingresar a la universidad. Su versión televisiva se convirtió en un éxito en Estados Unidos y Europa durante la pandemia y este fin de semana se estrena en México.

Ronney de tan sólo 29 años, cautivó con esta narración de la vida adolescente, mezclada con las vivencias que ocurren cuando se comienza a explorar la sexualidad. Daisy Edgar-Jones y Paul Mescal dan vida a los personajes principales Marianne Sheridan y Connell Waldron, compañeros del colegio.

La serie de 12 episodios, que se puede ver a través de por Starzplay, está ubicada en Irlanda, después de la complicación económica de 2008, que llevó a la caída del gobierno de Brian Cowen.

Uno de los conflictos que se desarrollan en Normal People nace del amor entre personas de diferentes posiciones económicas, una anécdota muy abordada, pero que logra atrapar al espectador por la forma en que se desarrollan los personajes.

Marianne vive en el núcleo de una familia que pertenece a la burguesía irlandesa en declive, mientras que Connell es el hijo de la empleada doméstica de la familia de Marianne. Las situaciones se balancean cuando se muestran las dinámicas escolares de ambos, ella aparece como una chica solitaria, pero de carácter fuerte, mientras que él es un popular deportista.

“Los personajes se sienten muy reales, cuando lees el libro, te puedes dar cuenta que es un mundo que puede ser el tuyo.

Luego cuando los vimos a través de la visión de Lenny Abrahamson, nuestro director, les tuvimos que dar una nueva perspectiva y tratar de darle vida a esta manera tan especial en la que él ve a los personajes cuando están en sus manos”, dijo Daisy Edgar-Jones en un encuentro virtual con medios.

“Cuando estábamos trabajando en la serie tuvimos que regresar muchas veces al libro como material de base, eso nos hizo darnos cuenta de lo grandioso que es actuar en la adaptación de una novela. Por supuesto siempre estás comparando todo mientras estás filmando y obviamente el trabajo con Lenny durante los ensayos y el proceso de audición, nos dejó una idea clara de cómo había que trabajar en el set y qué era lo que teníamos que sacar o reservar de nuestros personajes”, comentó Paul Mescal.

Parte de las escenas clave que exploran el universo de Marianne y Conell son aquellas en las que la intimidad ayuda a entender de mejor manera el arco dramático de los personajes. El director de la serie, Lenny Abrahamson, contó con el apoyo de Ita O’Brien en un puesto que nombró coordinadora de Intimidad, cuya responsabilidad consiste en indicar a los actores cómo tocarse, besarse y simular las escenas sexuales, para este caso también se buscó hacer de estos encuentros algo trascendental para la trama.

“Ella realmente se comprometió a mostrar los sentimientos de los personajes, y nos ayudó a centrarnos más en eso, más que en mostrar los cuerpos y la cercanía, que es lo que se resalta comúnmente en las escenas de sexo. Pensamos en los intérpretes más que en la desnudez, era muy importante no dejar que los cuerpos opacaran a los personajes y nos mantuvimos firmes en eso”, aseguró Abrahamson.

Normal people, creada originalmente para la cadena británica BBC Three, la plataforma digital de esta empresa, registró en mayo pasado 23 millones de vistas, convirtiéndola en un fenómeno que ya está disponible en México.

Política

AMLO sólo ha gastado 2 mdp en viáticos durante giras

La Oficina de Presidencia destinó 16.6 millones de pesos a personal de avanzada, resguardo y comitivas

Política

Elecciones 2022: Prometen sacar de la pobreza a Oaxaca

Los siete candidatos a gobernador buscan abatir el rezago histórico; hay desigualdad y carencias, dicen

Sociedad

Insabi niega desabasto de medicinas

El titular de la institución reconoce que la falla está en la distribución, donde no se está al 100 por ciento

Gossip

Pedro Alonso se muda a México para filmar documental

El actor y escritor español Pedro Alonso se encuentra en nuestro país filmando un documental que registra sitios que ha descubierto en sus viajes

CDMX

IECM impugnará reforma de reestructuración aprobada en Congreso

Después de casi 22 horas de sesión, el Pleno aprobó con 37 votos a favor y 19 en contra el adelgazamiento del instituto

Finanzas

Alista EU nueva queja laboral contra planta de Stellantis en Coahuila

Las fábricas que violen los derechos de los trabajadores podrían perder su condición de exportar sin aranceles