/ domingo 31 de mayo de 2020

Clint Eastwood, 90 años de un icono 100% Made in USA

El actor y director estadounidense Clint Eastwood celebra hoy su cumpleaños

LOS ÁNGELES. Llegó a Hollywood como el "Hombre sin nombre" pero marcó huella: Clint Eastwood cumple 90 años como un icono del cine en activo que acaba de dirigir su última película mientras se mantiene fiel a su eterno discurso contra la corrección política.

Con su mirada impenetrable y actitud de tipo duro, Eastwood inmortalizó al antihéroe más popular del spaguetti-western y pasó a la historia gracias a El bueno, el malo y el feo (1966), hazaña que volvería a repetir al encarnar al implacable inspector de policía Harry Callahan que le establecería como nuevo mito del cine.

Con cinco premios Oscar, otros cinco Globos de Oro, más la Palma de Oro de Cannes y el León de Oro de Venecia, el cineasta podría retirarse tras haber alcanzado todos los honores posibles como actor, director y productor.

Pero Eastwood (31 de mayo, 1930) continúa dirigiendo películas, la última, Richard Jewell, estrenada este mismo año y dando declaraciones a contracorriente de la corrección política que impera en la industria cinematográfica.

Cuando Eastwood experimentó su primer éxito de masas con Por un puñado de dólares corría el año 1964 y la máquina de generar estrellas del celuloide estaba bien engrasada.

Su carrera despegaría como el "hombre sin nombre" de la llamada "Trilogía del Dolar", pero a cambio se construyó un mito en torno su figura que encajaba a la perfección con los ideales del sueño americano.

El relato arrancaría desde el principio: Un bebé que pesó más de seis kilos al nacer en San Francisco, hijo de obreros, que encadenó trabajos para salir adelante y se libró de ir a la guerra de Corea como instructor de natación, después de sobrevivir a un accidente.

Con esos antecedentes y su incursión en algo tan estadounidense como el wéstern, aunque fuera en su versión spaguetti europea, la leyenda de Eastwood como prototipo de masculinidad ruda marcharía sobre ruedas.

Lo cierto es que con el tiempo la épica se ha ido matizando: Eastwood creció en Piedmont, una de las zonas más ricas de San Francisco; fue un estudiante rebelde que evitó con astucia que le llamasen a listas en el ejército y que formaba parte de un cuartel de California que tenía conexiones con Hollywood.

Era la época en la que aún los estudios pulían a sus propias estrellas.

Con un físico de 1.92 y un rostro fotogénico, el joven consiguió un contrato con Universal y a partir de ahí jugó magistralmente sus cartas. Tras conocer el éxito, Eastwood entendió mejor que nadie la dinámica de industria cultural y se anticipó al futuro creando su propia productora The Malpaso Company, con la que daría rienda suelta a su interés por la dirección, con la que ha filmado títulos como Hang 'em high, Play misty for me, Gran Torino, Invictus y Sully.

Las opiniones de Eastwood y sus intervenciones en mitines del Partido Republicano le han otorgado su fama como el conservador por excelencia de Hollywood. Es el hombre que apoyó a Nixon, a Reagan, a los Bush (padre e hijo), a Ross Perot, a John McCain y a Mitt Romney, aunque su aval más polémico fue el que dio Donald Trump en 2016, del que se ha ido alejando al criticar sus maneras hasta el punto de apoyar recientemente al demócrata Mike Bloomberg.

Cuando ha tenido oportunidad, Eastwood siempre se ha definido como moderado: Liberal en algunos asuntos (derechos civiles, matrimonio homosexual y movimiento #MeToo) y conservador en lo referido a la gestión y el gasto.

Un verso libre con su propio relato, en política y en la gran pantalla.

LOS ÁNGELES. Llegó a Hollywood como el "Hombre sin nombre" pero marcó huella: Clint Eastwood cumple 90 años como un icono del cine en activo que acaba de dirigir su última película mientras se mantiene fiel a su eterno discurso contra la corrección política.

Con su mirada impenetrable y actitud de tipo duro, Eastwood inmortalizó al antihéroe más popular del spaguetti-western y pasó a la historia gracias a El bueno, el malo y el feo (1966), hazaña que volvería a repetir al encarnar al implacable inspector de policía Harry Callahan que le establecería como nuevo mito del cine.

Con cinco premios Oscar, otros cinco Globos de Oro, más la Palma de Oro de Cannes y el León de Oro de Venecia, el cineasta podría retirarse tras haber alcanzado todos los honores posibles como actor, director y productor.

Pero Eastwood (31 de mayo, 1930) continúa dirigiendo películas, la última, Richard Jewell, estrenada este mismo año y dando declaraciones a contracorriente de la corrección política que impera en la industria cinematográfica.

Cuando Eastwood experimentó su primer éxito de masas con Por un puñado de dólares corría el año 1964 y la máquina de generar estrellas del celuloide estaba bien engrasada.

Su carrera despegaría como el "hombre sin nombre" de la llamada "Trilogía del Dolar", pero a cambio se construyó un mito en torno su figura que encajaba a la perfección con los ideales del sueño americano.

El relato arrancaría desde el principio: Un bebé que pesó más de seis kilos al nacer en San Francisco, hijo de obreros, que encadenó trabajos para salir adelante y se libró de ir a la guerra de Corea como instructor de natación, después de sobrevivir a un accidente.

Con esos antecedentes y su incursión en algo tan estadounidense como el wéstern, aunque fuera en su versión spaguetti europea, la leyenda de Eastwood como prototipo de masculinidad ruda marcharía sobre ruedas.

Lo cierto es que con el tiempo la épica se ha ido matizando: Eastwood creció en Piedmont, una de las zonas más ricas de San Francisco; fue un estudiante rebelde que evitó con astucia que le llamasen a listas en el ejército y que formaba parte de un cuartel de California que tenía conexiones con Hollywood.

Era la época en la que aún los estudios pulían a sus propias estrellas.

Con un físico de 1.92 y un rostro fotogénico, el joven consiguió un contrato con Universal y a partir de ahí jugó magistralmente sus cartas. Tras conocer el éxito, Eastwood entendió mejor que nadie la dinámica de industria cultural y se anticipó al futuro creando su propia productora The Malpaso Company, con la que daría rienda suelta a su interés por la dirección, con la que ha filmado títulos como Hang 'em high, Play misty for me, Gran Torino, Invictus y Sully.

Las opiniones de Eastwood y sus intervenciones en mitines del Partido Republicano le han otorgado su fama como el conservador por excelencia de Hollywood. Es el hombre que apoyó a Nixon, a Reagan, a los Bush (padre e hijo), a Ross Perot, a John McCain y a Mitt Romney, aunque su aval más polémico fue el que dio Donald Trump en 2016, del que se ha ido alejando al criticar sus maneras hasta el punto de apoyar recientemente al demócrata Mike Bloomberg.

Cuando ha tenido oportunidad, Eastwood siempre se ha definido como moderado: Liberal en algunos asuntos (derechos civiles, matrimonio homosexual y movimiento #MeToo) y conservador en lo referido a la gestión y el gasto.

Un verso libre con su propio relato, en política y en la gran pantalla.

República policiaca

Niña de 14 años asesinó con un cuchillo a su padrastro tras querer violarla

La víctima declaró que este individuo aprovechaba cuando su mamá se iba a trabajar para acosarla sexualmente

Policiaca

Diablero amanece ahorcado en un pasillo de la Central de Abasto

Hasta el momento se desconoce si el occiso se quitó la vida o lo asesinaron