/ martes 22 de junio de 2021

Bruno Santamaría muestra el reto del cambio de indentidad

A través del documental Cosas que no hacemos, el director muestra los retos que enfrentan las personas que aceptan su identidad sexual en una sociedad homofóbica

Arturo tiene 17 años. Se encuentra solo en la orilla del río. De su bolsa saca un lápiz y unas sombras para pintar y delinear sus ojos. De la mochila que carga saca un vestido que sustituirá la playera y el short que viste. Su rostro nervioso se transforma con una sonrisa que contrasta con el cabello largo que cae a sus lados.

Es la primera vez que Arturo se muestra frente a alguien más como Dayanara, la mujer que es. Esa mujer que por temor al rechazo de su familia y de la sociedad homofóbica que vive en México ha tenido que esconderse tras la imagen de un chico homosexual.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

“Esa fue la primera vez que Dayanara se puso un vestido frente a alguien. Ella ya lo había hecho a solas pero nunca frente a alguien”, recuerda Bruno Santamaría, el director que a través de su documental Cosas que no hacemos registró el proceso que Arturo vivió para asumir socialmente su identidad de género.

“Cuando se pone ese vestido claramente se siente observada, se emociona y suda. Todo eso aceleró sus ganas de mostrarse como es. Se sintió protegida y seguro para pedirle a sus padres este permiso para vestirse de mujer”.

Dayanara vive en el Ejido El Roblito, en el estado de Nayarit, donde apenas viven unas 300 personas; la mayoría niños que se encuentran lejos de sus padres que trabajan a kilómetros trabajando en la pesca.

Ella juega con los niños y niñas de la localidad. Pero su secreto de mostrarse como es le agobia. Le preocupa en particular la reacción de sus padres, que aunque lo aceptan como homosexual no conocen su verdadera identidad.

“Ese momento en la cocina donde está esperando la respuesta de la madre o del padre, de la autoridad que representan, es creo lo que esperamos todas y todos cuando queremos algo que no va en el camino de las normas, de lo que ‘debe de ser’. Y nos da pánico y no nos atrevemos a realizarlo. Y de pronto cuando lo hacemos genera consecuencias como en la película”, explica el director.

Bruno Santamaría encontró esta historia cuando hablando con la mamá de Dayanara aceptó ser homosexual y no haber compartido su identidad con sus padres.

“Arturo escuchó esa plática y me dijo: Yo no soy gay, yo soy mujer. Y quiero pedirles permiso a mis papás para vestirme de mujer pero no lo he hecho”, recuerda el realizador.

“A partir de ahí el encuentro se hizo hondo, todo cobro sentido, por qué empezamos a compartir sueños, secretos, anhelos. Y comenzamos a filmar situaciones de ensueño cuando se pone el vestido. Estábamos solos, nadie lo vio en ese momento”, afirma el director.

Los retos que Dayanara vive en la localidad que radica para aceptar su identidad no se equiparan en lo mínimo a lo que enfrentará cuando salga a la ciudad, frente a una sociedad que se ríe y murmulla a sus espaldas cuando pasa.

Cosas que no hacemos es un documental sobre los retos que enfrentan las personas que aceptan vivir su identidad de género, la violencia y los riesgos de salir a la calle mostrándose cual son. La cinta se exhibió en festivales internacionales y nacionales como el de Los Cabos, Guanajuato y Guadalajara. Y el 25 de junio estrenará en las salas del circuito cultural.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Acast

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Deezer

Amazon Music

Arturo tiene 17 años. Se encuentra solo en la orilla del río. De su bolsa saca un lápiz y unas sombras para pintar y delinear sus ojos. De la mochila que carga saca un vestido que sustituirá la playera y el short que viste. Su rostro nervioso se transforma con una sonrisa que contrasta con el cabello largo que cae a sus lados.

Es la primera vez que Arturo se muestra frente a alguien más como Dayanara, la mujer que es. Esa mujer que por temor al rechazo de su familia y de la sociedad homofóbica que vive en México ha tenido que esconderse tras la imagen de un chico homosexual.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

“Esa fue la primera vez que Dayanara se puso un vestido frente a alguien. Ella ya lo había hecho a solas pero nunca frente a alguien”, recuerda Bruno Santamaría, el director que a través de su documental Cosas que no hacemos registró el proceso que Arturo vivió para asumir socialmente su identidad de género.

“Cuando se pone ese vestido claramente se siente observada, se emociona y suda. Todo eso aceleró sus ganas de mostrarse como es. Se sintió protegida y seguro para pedirle a sus padres este permiso para vestirse de mujer”.

Dayanara vive en el Ejido El Roblito, en el estado de Nayarit, donde apenas viven unas 300 personas; la mayoría niños que se encuentran lejos de sus padres que trabajan a kilómetros trabajando en la pesca.

Ella juega con los niños y niñas de la localidad. Pero su secreto de mostrarse como es le agobia. Le preocupa en particular la reacción de sus padres, que aunque lo aceptan como homosexual no conocen su verdadera identidad.

“Ese momento en la cocina donde está esperando la respuesta de la madre o del padre, de la autoridad que representan, es creo lo que esperamos todas y todos cuando queremos algo que no va en el camino de las normas, de lo que ‘debe de ser’. Y nos da pánico y no nos atrevemos a realizarlo. Y de pronto cuando lo hacemos genera consecuencias como en la película”, explica el director.

Bruno Santamaría encontró esta historia cuando hablando con la mamá de Dayanara aceptó ser homosexual y no haber compartido su identidad con sus padres.

“Arturo escuchó esa plática y me dijo: Yo no soy gay, yo soy mujer. Y quiero pedirles permiso a mis papás para vestirme de mujer pero no lo he hecho”, recuerda el realizador.

“A partir de ahí el encuentro se hizo hondo, todo cobro sentido, por qué empezamos a compartir sueños, secretos, anhelos. Y comenzamos a filmar situaciones de ensueño cuando se pone el vestido. Estábamos solos, nadie lo vio en ese momento”, afirma el director.

Los retos que Dayanara vive en la localidad que radica para aceptar su identidad no se equiparan en lo mínimo a lo que enfrentará cuando salga a la ciudad, frente a una sociedad que se ríe y murmulla a sus espaldas cuando pasa.

Cosas que no hacemos es un documental sobre los retos que enfrentan las personas que aceptan vivir su identidad de género, la violencia y los riesgos de salir a la calle mostrándose cual son. La cinta se exhibió en festivales internacionales y nacionales como el de Los Cabos, Guanajuato y Guadalajara. Y el 25 de junio estrenará en las salas del circuito cultural.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Acast

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Deezer

Amazon Music

Metrópoli

Esta semana inicia vacunación contra Covid-19 a personas de 18-29 años en cinco alcaldías

Esperan inmunizar a 293 mil personas mayores de 18 años y con las que se prevé alcanzar una cobertura del 84.6 por ciento con esquema completo

Policiaca

Cae Jonathan Alexis "N" por feminicidio en 2016

Este sujeto quedó a disposición de la Autoridad Judicial en el Centro Penitenciario y de Reinserción Social de Texcoco

Ciencia

Neri Vela: Si los empresarios no fueran tan egoístas habrían más viajes al espacio

El astronauta mexicano celebró los 36 años de la primera visita de un mexicano al espacio

México

En Hidalgo detectan en un mismo paciente las variantes Delta y Mu de Covid-19

Las cepas fueron detectadas tras diferentes análisis por parte del INDRE y un tercer laboratorio

OMG!

Más violento y vengativo: revelan tráiler de The Batman, la película

El superhéroe interpretado por Robert Pattinson se muestra más violento y con ira en el avance que se presentó dentro de la DC Fandom

Mundo

Bill Clinton presenta mejoría tras ser hospitalizado por una infección

El expresidente de Estados Unidos, hospitalizado desde el martes, se encuentra en la unidad de cuidados intensivos por motivos de "seguridad y privacidad"

México

Apoyan a pequeños productoras de café chiapanecos

Fue inaugurada la Cafetería Sierra Azul en Tuxtla Gutiérrez con la que buscan vincular al productor con el consumidor para que más marcas, familias y mujeres vinculadas con la producción de café oferten directamente al mercado