-Fotorreportaje- Bordo, el cielo roto

Foto David Deloarte

-Fotorreportaje- Bordo, el cielo roto

  • La Prensa
  • en Galeria

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

Por: David Deolaerte / Fotógrafo

Ciudad de México.- El triunfo de la felicidad sobre la tristeza, el olor y la insalubridad. En medio de lo que tira la gente hay historias de niños, que se hicieron hombres y ahora son abuelos. Una generación tras otra en el marco del Bordo de Xochiaca.

Es el aluminio, el fierro, el papel, cartón, todo lo que sea reciclable lo que les interesa. “La riqueza de la basura” en un tiradero a cielo abierto donde unos encuentran el sustento de vida, “con el Jesús en la boca de que las ratas no muerdan a los niños o que los pequeños no mueran en medio de toneladas de desperdició que son inestables”.

La “Ciudad Basura” en Nezahualcóyotl, el segundo municipio más poblado del Estado de México, alberga pepenadores y recolectores que se ganan la vida separando los desechos que se generan diariamente, con el fin de venderlos y ganar el sustento mínimo para sobrevivir.

Y es que los desperdicios de millones de personas, son una bendición para unos cuantos.

Hasta hace unos meses se tenían identificadas a seis organizaciones recolectoras, que ocupan parte del tiradero, montan refugios que les permitan pernoctar y cambiar de ropa, luego de una jornada laboral en el municipio.

Se dice que laboran en promedio 12 horas diarias para lograr ganar cerca de 200 pesos, en la separación de los desechos dentro del basurero.