/ jueves 18 de febrero de 2021

Disruptores | Apoyan a las emprendedoras por media de catálogos digitalizados

Vendora, es la primera plataforma que digitaliza la venta por catálogo



Escucha el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer

Amazon Music



A veces se pasa por alto el gran impacto que pueden tener las ventas por catálogo para las mujeres y sus familias, explica el emprendedor Felipe Servin.

Cuando niño, el dinero que su madre obtenía por la venta de zapatos por catálogo en su oriundo Guanajuato era la diferencia –dice– entre irse a la escuela con comida en el estómago o con penas.

"Esos dos mil pesos que mi mamá generaba enseñando sus catálogos a sus conocidos terminaron por tener un gran impacto. Pude estudiar en el extranjero e ir a Silicon Valley para levantar capital, de primera mano conozco cómo con estas iniciativas podemos cambiar la vida de miles de familias", platica el egresado de Stanford.

Hoy mediante su empresa, Vendora, Felipe busca modernizar esta industria que le dio a su madre independencia económica y él la oportunidad de convertirse en uno de los empresarios de medios digitales más grandes de Latinoamérica.

Vendora es la primera plataforma que digitaliza la venta por catálogo, mejor conocida como social commerce, y busca facilitarla mediante el uso de teléfonos celulares y redes sociales, así como potenciar su alcance de venta.

El proceso funciona de la siguiente manera. Las vendedoras se registran en la plataforma de Vendora y tienen acceso a los catálogos digitalizados de importantes marcas de venta directa como Andrea, Impuls, Stop e Incógnita.

Luego de ello estas vendedoras pueden compartir los catálogos vía redes sociales, como Whatsapp, Instagram o Facebook entre sus contactos y comenzar la asesoría de venta directa.

Una vez que el cliente selecciona uno de los 5 mil productos a los que Vendora tiene acceso, las partes acuerdan la forma de pago –que puede ser directamente a la vendedora, en plazos, o a la cuenta de Vendora– y finalmente es enviado a una dirección establecida.

La plataforma y los catálogos no establecen precios, aportan sólo una referencia base de los productos para que cada vendedora establezca cuánto margen de ganancia quiere tener y la capacidad de negociación con los clientes.

Enfocada en la mujer emprendedora, explica Felipe, la plataforma quiere proveerles de independencia económica de una manera rápida y flexible al no cobrarles una membresía o exigirles la compra de kits iniciales o ventas mínimas, prácticas usuales de la venta por catálogo.

Foto especial

"Un perfil común en Vendora es una ama de casa o una estudiante que está buscando una entrada de dinero extra para su familia.

"El acceso a capital es uno de los de los principales obstáculos que tienen las mujeres emprendedoras, por eso les ayudamos a lanzar este tipo de iniciativas desde el celular sin inversión inicial".

Según explica Felipe, la venta por catálogo aún se mantiene vigente ante el ascenso del e-comerce sin intermediaros, especialmente en regiones de rápido desarrollo tecnológico como India o China.

De acuerdo con Felipe, el factor que impulsa la popularidad de este método de ventas es la asesoría personalizada de las microemprendedoras.

"El comprador final no está buscando solo un producto sino una recomendación confiable, servicio personalizado y un trato humano en su proceso de compra. Las microemprendedoras no son intermediarios sino puntos de contacto que generan valor de gran significado para el cliente final".

En su experiencia, el 80% de los emprendedores de venta directa son mujeres. Así –comenta–, la venta por catálogo cierra la brecha en la participación económica entre sexos, pues apenas el 42% de las mujeres en edad para trabajar lo están haciendo en México contra el 74% de los hombres.

Asimismo, el social commerce resulta una válvula de escape para el desempleo femenino originado por la pandemia, la cual se estima que ha empujado a 118 millones mujeres y niñas a la pobreza de acuerdo con la ONU.

"Estamos hablando de millones de mujeres afectadas y que hoy están buscando cómo traer dinero a sus hogares. Esto es algo que pueden hacer desde su casa y va a seguir pasando, aunque ya existan los Mercado Libre o los Amazon.

"Uno de los colaterales de todo esto es que el emprendimiento femenino termina siendo un estandarte del empoderamiento económico".

EL ZAPATERO Y SILICON VALLEY

Felipe Servin es un programador de formación que comenzó su carrera profesional en el desarrollo de distintos proyectos tecnológicos para oficinas gubernamentales en Guanajuato.

Luego de obtener la oportunidad de estudiar un máster en desarrollo de negocios digitales en la Universidad de Warwick en Inglaterra, Felipe acudió en 2012 a San Francisco en busca de capital para fundar la plataforma omnicanal de contenidos enfocados al estilo de vida y la mujer Yo Amo Media.

Según explica, Yo Amo Media nació luego de identificar un vacío dentro del ecosistema de medios en Estados Unidos en donde no se estaba atacando el mercado latino para la mujer.

"Mi idea era cómo hacemos para identificar personas con grandes pasiones en línea (...) y en el camino nos dimos cuenta de que todas estas mujeres podían ser el enfoque.

"Todo mundo nos comentaba en aquel entonces que las latinas de nueva generación consumían sólo contenidos en inglés, lo cual nos dimos cuenta poco a poco que era una gran mentira de la mercadotecnia".

De ese primer viaje a Silicon Valley Felipe logró recabar medio millón de dólares que le sirvió para lanzar Yo Amo Media, el cual hoy llega a los 50 millones de fans en todo el mundo gracias a sus contenidos multiplataforma como Yo Amo Los Zapatos o Yo Amo El Maquillaje en sus páginas web y de Facebook.

Según explica Felipe, durante el desarrollo de Yo Amo Media y previo a la creación de Vendora, fueron conociendo de primera mano los problemas a los que se está enfrentando la industria de venta por catálogo, especialmente el reclutamiento de generaciones más jóvenes para hacer el trabajo de venta, lo que se suma a los retos durante la pandemia con contacto limitado entre las personas.

"Teníamos muchos clientes del lado de catálogos y venta directa. Muchos de ellos sufrían del problema que era encontrar a vendedoras de generaciones millenial y generación Z y conectar con ellas a través de soluciones digitales.

"Poco a poco nos dimos cuenta de que era un gran problema de la industria, todos los procesos estaban basados en papel con algunos mecanismos ya de vieja escuela y que estaban listos para poder ser transformadas digitalmente", recuerda.

Con apenas tres meses de haber sido lanzada, Vendora ya contabiliza 10 mil microempresarias en su red y ha sido seleccionada por el programa de aceleración de Facebook para posiblemente recibir inversión en los próximos meses.

Foto especial

Vendora cuenta con una larga lista de espera para habilitar a más microempresarias y se encuentra en proceso de selección con base en sus perfiles; sin embargo de acuerdo con Felipe esperan llegar a una red de 100 mil vendedoras este año.

Asimismo, en una etapa inicial han buscado las alianzas con marcas reconocidas de la venta por catálogo pero el objetivo es comenzar a incluir entre sus catálogos a marcas emergentes y productores nacionales para así ampliar la cartera de productos hasta los 50 mil antes de terminado el 2021.

Y aunque actualmente Vendora sólo opera en suelo mexicano en su hoja de ruta para alcanzar estos objetivos en el mediano plazo está el iniciar operaciones en Colombia, Estados Unidos y Brasil.

"Estamos creciendo a mucha velocidad y este gran tiro a la luna que queremos alcanzar es llegar a 1 millón de vendedoras en los próximos cuatro años y con ello impactar a 1 millón de familias.

"Estamos emocionados de que haya la oportunidad no sólo de impactar a emprendedoras mexicanas, sino de irnos a soñar más alto con poder impactar a toda Latinoamérica".

Para Felipe, la creación de Yo Amo Media y Vendora son parte de un proyecto más grande para la generación de un ecosistema de emprendimiento femenino.

Por una parte –dice– Yo Amo Media busca innovar en la parte de medios para conectar con las mujeres, en tanto que Vendora busca identificar a emprendedoras y hacerles más sencilla su labor.

Y aunque Felipe no es mujer, refiere que se necesita de todas las voces posibles sin distingo de sexos para desarrollar más espacios de empoderamiento para ellas.

"Definitivamente creo que en el futuro hay sinergias que se pueden aprovechar una de la otra (empresa) donde quizás esa persona que está consumiendo contenido sobre zapatos también tenga la oportunidad de comprar el producto directamente. Aquí ya estoy haciendo un poquito de spoiler a los planes de los próximos meses.

"La pregunta que siempre nos hacemos es cómo le hacemos para ayudarlas a emprender. Diez años después de haber creado Yo Amo creo que como emprendedor puedo generar más impacto y este es el nuevo reto con Vendora, (...) esperamos que podamos influenciar a más emprendedoras a cambiar lo que hoy es nuestro México".

Foto especial

No olvides seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado



Escucha el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer

Amazon Music



A veces se pasa por alto el gran impacto que pueden tener las ventas por catálogo para las mujeres y sus familias, explica el emprendedor Felipe Servin.

Cuando niño, el dinero que su madre obtenía por la venta de zapatos por catálogo en su oriundo Guanajuato era la diferencia –dice– entre irse a la escuela con comida en el estómago o con penas.

"Esos dos mil pesos que mi mamá generaba enseñando sus catálogos a sus conocidos terminaron por tener un gran impacto. Pude estudiar en el extranjero e ir a Silicon Valley para levantar capital, de primera mano conozco cómo con estas iniciativas podemos cambiar la vida de miles de familias", platica el egresado de Stanford.

Hoy mediante su empresa, Vendora, Felipe busca modernizar esta industria que le dio a su madre independencia económica y él la oportunidad de convertirse en uno de los empresarios de medios digitales más grandes de Latinoamérica.

Vendora es la primera plataforma que digitaliza la venta por catálogo, mejor conocida como social commerce, y busca facilitarla mediante el uso de teléfonos celulares y redes sociales, así como potenciar su alcance de venta.

El proceso funciona de la siguiente manera. Las vendedoras se registran en la plataforma de Vendora y tienen acceso a los catálogos digitalizados de importantes marcas de venta directa como Andrea, Impuls, Stop e Incógnita.

Luego de ello estas vendedoras pueden compartir los catálogos vía redes sociales, como Whatsapp, Instagram o Facebook entre sus contactos y comenzar la asesoría de venta directa.

Una vez que el cliente selecciona uno de los 5 mil productos a los que Vendora tiene acceso, las partes acuerdan la forma de pago –que puede ser directamente a la vendedora, en plazos, o a la cuenta de Vendora– y finalmente es enviado a una dirección establecida.

La plataforma y los catálogos no establecen precios, aportan sólo una referencia base de los productos para que cada vendedora establezca cuánto margen de ganancia quiere tener y la capacidad de negociación con los clientes.

Enfocada en la mujer emprendedora, explica Felipe, la plataforma quiere proveerles de independencia económica de una manera rápida y flexible al no cobrarles una membresía o exigirles la compra de kits iniciales o ventas mínimas, prácticas usuales de la venta por catálogo.

Foto especial

"Un perfil común en Vendora es una ama de casa o una estudiante que está buscando una entrada de dinero extra para su familia.

"El acceso a capital es uno de los de los principales obstáculos que tienen las mujeres emprendedoras, por eso les ayudamos a lanzar este tipo de iniciativas desde el celular sin inversión inicial".

Según explica Felipe, la venta por catálogo aún se mantiene vigente ante el ascenso del e-comerce sin intermediaros, especialmente en regiones de rápido desarrollo tecnológico como India o China.

De acuerdo con Felipe, el factor que impulsa la popularidad de este método de ventas es la asesoría personalizada de las microemprendedoras.

"El comprador final no está buscando solo un producto sino una recomendación confiable, servicio personalizado y un trato humano en su proceso de compra. Las microemprendedoras no son intermediarios sino puntos de contacto que generan valor de gran significado para el cliente final".

En su experiencia, el 80% de los emprendedores de venta directa son mujeres. Así –comenta–, la venta por catálogo cierra la brecha en la participación económica entre sexos, pues apenas el 42% de las mujeres en edad para trabajar lo están haciendo en México contra el 74% de los hombres.

Asimismo, el social commerce resulta una válvula de escape para el desempleo femenino originado por la pandemia, la cual se estima que ha empujado a 118 millones mujeres y niñas a la pobreza de acuerdo con la ONU.

"Estamos hablando de millones de mujeres afectadas y que hoy están buscando cómo traer dinero a sus hogares. Esto es algo que pueden hacer desde su casa y va a seguir pasando, aunque ya existan los Mercado Libre o los Amazon.

"Uno de los colaterales de todo esto es que el emprendimiento femenino termina siendo un estandarte del empoderamiento económico".

EL ZAPATERO Y SILICON VALLEY

Felipe Servin es un programador de formación que comenzó su carrera profesional en el desarrollo de distintos proyectos tecnológicos para oficinas gubernamentales en Guanajuato.

Luego de obtener la oportunidad de estudiar un máster en desarrollo de negocios digitales en la Universidad de Warwick en Inglaterra, Felipe acudió en 2012 a San Francisco en busca de capital para fundar la plataforma omnicanal de contenidos enfocados al estilo de vida y la mujer Yo Amo Media.

Según explica, Yo Amo Media nació luego de identificar un vacío dentro del ecosistema de medios en Estados Unidos en donde no se estaba atacando el mercado latino para la mujer.

"Mi idea era cómo hacemos para identificar personas con grandes pasiones en línea (...) y en el camino nos dimos cuenta de que todas estas mujeres podían ser el enfoque.

"Todo mundo nos comentaba en aquel entonces que las latinas de nueva generación consumían sólo contenidos en inglés, lo cual nos dimos cuenta poco a poco que era una gran mentira de la mercadotecnia".

De ese primer viaje a Silicon Valley Felipe logró recabar medio millón de dólares que le sirvió para lanzar Yo Amo Media, el cual hoy llega a los 50 millones de fans en todo el mundo gracias a sus contenidos multiplataforma como Yo Amo Los Zapatos o Yo Amo El Maquillaje en sus páginas web y de Facebook.

Según explica Felipe, durante el desarrollo de Yo Amo Media y previo a la creación de Vendora, fueron conociendo de primera mano los problemas a los que se está enfrentando la industria de venta por catálogo, especialmente el reclutamiento de generaciones más jóvenes para hacer el trabajo de venta, lo que se suma a los retos durante la pandemia con contacto limitado entre las personas.

"Teníamos muchos clientes del lado de catálogos y venta directa. Muchos de ellos sufrían del problema que era encontrar a vendedoras de generaciones millenial y generación Z y conectar con ellas a través de soluciones digitales.

"Poco a poco nos dimos cuenta de que era un gran problema de la industria, todos los procesos estaban basados en papel con algunos mecanismos ya de vieja escuela y que estaban listos para poder ser transformadas digitalmente", recuerda.

Con apenas tres meses de haber sido lanzada, Vendora ya contabiliza 10 mil microempresarias en su red y ha sido seleccionada por el programa de aceleración de Facebook para posiblemente recibir inversión en los próximos meses.

Foto especial

Vendora cuenta con una larga lista de espera para habilitar a más microempresarias y se encuentra en proceso de selección con base en sus perfiles; sin embargo de acuerdo con Felipe esperan llegar a una red de 100 mil vendedoras este año.

Asimismo, en una etapa inicial han buscado las alianzas con marcas reconocidas de la venta por catálogo pero el objetivo es comenzar a incluir entre sus catálogos a marcas emergentes y productores nacionales para así ampliar la cartera de productos hasta los 50 mil antes de terminado el 2021.

Y aunque actualmente Vendora sólo opera en suelo mexicano en su hoja de ruta para alcanzar estos objetivos en el mediano plazo está el iniciar operaciones en Colombia, Estados Unidos y Brasil.

"Estamos creciendo a mucha velocidad y este gran tiro a la luna que queremos alcanzar es llegar a 1 millón de vendedoras en los próximos cuatro años y con ello impactar a 1 millón de familias.

"Estamos emocionados de que haya la oportunidad no sólo de impactar a emprendedoras mexicanas, sino de irnos a soñar más alto con poder impactar a toda Latinoamérica".

Para Felipe, la creación de Yo Amo Media y Vendora son parte de un proyecto más grande para la generación de un ecosistema de emprendimiento femenino.

Por una parte –dice– Yo Amo Media busca innovar en la parte de medios para conectar con las mujeres, en tanto que Vendora busca identificar a emprendedoras y hacerles más sencilla su labor.

Y aunque Felipe no es mujer, refiere que se necesita de todas las voces posibles sin distingo de sexos para desarrollar más espacios de empoderamiento para ellas.

"Definitivamente creo que en el futuro hay sinergias que se pueden aprovechar una de la otra (empresa) donde quizás esa persona que está consumiendo contenido sobre zapatos también tenga la oportunidad de comprar el producto directamente. Aquí ya estoy haciendo un poquito de spoiler a los planes de los próximos meses.

"La pregunta que siempre nos hacemos es cómo le hacemos para ayudarlas a emprender. Diez años después de haber creado Yo Amo creo que como emprendedor puedo generar más impacto y este es el nuevo reto con Vendora, (...) esperamos que podamos influenciar a más emprendedoras a cambiar lo que hoy es nuestro México".

Foto especial

No olvides seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

Archivos Secretos

Las Poquianchis: Secuestraron, explotaron, torturaron y asesinaron a mujeres y niñas

Miguel Mota hizo saber que en los primeros días de enero de 1964 recibió la denuncia de que tres madres buscaban a sus hijas que habían sido secuestradas y llevadas a San Francisco del Rincón; lo que hallaron fue lo más parecido a las crueldades de un campo de concentración

Policiaca

Amanece colgado de los aros de ejercicio en un parque de Neza

Durante un patrullaje esta madrugada, elementos de la policía se encontraron con la macabra escena