¿Reconciliación?

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

El divorcio entre los actores Angelina Jolie y Brad Pitt, se encuentra “suspendido” porque muchas cosas “han cambiado” desde que en septiembre pasado anunciaron su separación tras una década juntos, según medios estadounidenses que citan fuentes cercanas a la expareja.
“Es cierto que el divorcio no está avanzando ahora mismo. Están tomándose un respiro y viendo lo que sucede”, aseguró una fuente cercana a los actores al medio especializado “Entertainment News”, que fue el primero en informar de la suspensión de los trámites legales porque parece ser que Angelina Jolie lo quiere de nuevo en casa.
En mayo pasado, Pitt, de 53 años, en su primera entrevista desde que se anunció el divorcio con Jolie, de 42 años de edad, aseguró que tras la separación decidió dejar de beber, un hábito que según reconoció, se había convertido en “un problema” dentro del matrimonio.
Gran parte de la culpa de la ruptura había sido atribuida a esta afición a la bebida del actor, quien llegó a admitir que había llegado a convertirse en un “profesional” del alcohol.
Por su parte, la actriz, que le diagnosticaron parálisis de Bell, se mudó con los hijos que tienen ambos a una mansión de 25 millones de dólares en Los Ángeles, una decisión que en declaraciones a la revista “Vanity Fair”, consideró que fue “un gran salto adelante”.
Estos acontecimientos son los que, según “Entertainment News”, han llevado a ambos a reconsiderar la situación, porque “no se toman el divorcio a la ligera y quieren asegurarse de que están haciendo lo correcto”.
Ahora los medios estadounidenses atribuyen a los seis meses que Pitt asegura que lleva sin beber y a sus terapias de “mejora personal”, los motivos de una mejora en la relación de la pareja. “Ambos han dado prioridad a los niños, pero nada significativo ha cambiado en su relación”, agregaron las fuentes cercanas a la pareja de actores al medio especializado.
Hay medios, como la revista “US Weekly”, que, citando fuentes conocedoras del tema, incluso han llegado a decir que Angelina sigue enamorada de Brad y que, después de que el actor admitiera sus problemas con la bebida y anunciara su regeneración, quiere que vuelvan juntos.