Recuerdan las canciones de José Alfredo Jiménez

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

José Alfredo Jiménez revivió la noche del jueves en el Lunario del Auditorio Nacional, gracias al recuerdo de amigos, colegas y familia, que compartieron sus historias junto al cantante y compositor mexicano, en un show multimedia titulado: “Así fue mi padre”.
El escenario del lugar tenía un sillón en el que uno de sus hijos, José Alfredo, invitó (a través de videos) a los amigos de su padre, quienes contaron anécdotas vividas a su lado. Junto a él se encontraba Mirna Lozano, quién después de escuchar historias y platicar, cantaba junto al Mariachi Continental, todo para contarle al público cómo era su padre.
Una pregunta se tocó en la noche, “¿cómo le hacía José Alfredo para componer si no sabía tocar instrumentos?”. La respuesta la tenía Rubén Fuentes, personaje clave por sus aportaciones al mariachi y por la complicidad que hizo con José Alfredo, al hacer los arreglos de sus temas.
El compositor de 91 años, líder del Mariachi Vargas, cuyos temas fueron interpretados por artistas como Jorge Negrete y Lola Beltrán, dijo en un audio: “Yo nunca le arreglé ninguna canción a tu papá, yo sólo le arreglé un poquito las entradas y las salidas”.
Para sorpresa de todos, Rubén estaba ahí esa noche y José Alfredo pidió un aplauso para él, asegurando que la música de su padre tiene mucho de este compositor.
“Gracias, porque sin tu talento y tu cariño las letras de mi padre no habrían sonado así”, dijo y señaló que el sonido actual del mariachi se le debe a él.
Armando Manzanero también apareció en un video hablando de cuando trabajó con el cantante en la canción “Dame un poco de ti”.
También César Costa recordó cuando hacían las caravanas con una cervecera y que, como producto de horas viajando en carretera, provocaba que nacieran canciones como “El perro negro”.
Costa rememoró que, al principio, cuando José Alfredo le enseñó la versión de esta canción, el perro no moría, así que le pidió que imprimiera más dramatismo al tema matándolo. Jiménez respondió “Déjame lo mato esta noche y mañana te la canto”.
La velada también estuvo amenizada con la música de Luis Alfredo Jiménez, sobrino del cantante, y por los coros de un público curioso que recordó y revivió esa noche a José Alfredo.