Llegó el invierno…

“Juego de tronos” regresa el próximo domingo 16 de julio con su penúltima temporada, presagiando el final de una saga de sexo, violencia e intriga política, que se ha convertido en la serie más popular del mundo en la televisión.
En el cierre de la sexta entrega, Cersei Lannister se hizo del Trono de Hierro, mientras Jon Snown fue declarado rey en el Norte, después de resucitar; y, Daenerys Targaryen, la madre de los dragones, ha zarpado hacia Westeros. En los próximos capítulos veremos las consecuencias de la llegada del invierno.
Para los fieles seguidores en México de esta historia medieval, aún faltan 13 capítulos para que se termine y serán divididos en dos temporadas más cortas: la séptima, con los primeros seis, arranca el próximo domingo, y sus creadores prometen que verán escenas más sangrientas y llenas de batallas, por lo que será muy intensa y para nada se extrañará que no sean diez episodios.
La serie es la más oscura y polémica jamás antes hecha en el horario de “prime-time”, lo que le ha ganado críticas por el uso excesivo de violencia y de la violación como un instrumento dramático.
Los guionistas han brutalizado mujeres, asesinado niños y decapitado, con escenas de sexo muy gráficas. Apuñalaron a sus personajes, los envenenaron, los quemaron vivos, les sacaron los ojos y las vísceras… Todo con lujo de detalles y tomas en primer plano.
Pero su audiencia no ha disminuido, por el contrario, sólo en Estados Unidos creció a más de 23 millones por episodio.
“Game of Thrones” tiene más premios Emmy que cualquier otro show en la historia; se transmite en 170 países, con ratings récords en todos el mundo y México no es la excepción.
Para los que han leído a R.R. Martin, se esperaba que la sexta temporada fuese el cierre de la historia, si se hubiese seguido fielmente al libro, pero superó a sus escrituras, “Canción de hielo y fuego”, y que siguió su propio camino.
La crítica ha dicho que esa temporada marcó un regreso a la forma, con una narrativa que permitió demostrar la complejidad de los personajes femeninos y les dio un poder moral del que carecían en las temporadas anteriores.
La reina Cersei (Lena Headey) se apoderó del Trono de Hierro cuando su hijo menor -el rey Tommen- se suicidó tras ver que la iglesia (en la que estaba su esposa y buena parte de la corte) estallaba en pedazos.
El atentado lo planificó Cersei para deshacerse de sus enemigos, incluido el Gorrión Supremo.
Por su parte, Sansa Stark (Sophie Turner), víctima de una polémica violación que no estaba en los libros, terminó viendo a su agresor, Ramsay Bolton (Iwan Rheon), como era devorado por perros.
¿Daenerys villana?
Los creadores de la serie, David Benioff y D.B. Weiss, anunciaron el año pasado que las dos últimas temporadas serían más cortas, y que la séptima comenzaría en el verano y no en abril, como las anteriores.
La serie ha venido anunciando la llegada del invierno y por fin llegó, obligando a la producción a esperar a que las temperaturas bajaran para comenzar a filmar.
Pocos detalles se han revelado sobre lo que viene, más allá de que el ganador del Oscar, Jim Broadbent se une al elenco y que el cantante pop, Ed Sheeran hará una breve aparición.
Una teoría que manejan los fanáticos es que Daenerys Targaryen (Emilia Clarke), que zarpa hacia la conquista de Westeros, se volverá una villana.
Se basan en que su padre, el rey loco, Aerys Targaryen, era un asesino brutal y que la Madre de Dragones se ha vuelto más fría con el paso de cada temporada.
“Es muy poco probable”, dijo al “Huffington Post”, Iain Glen, que interpreta al exiliado Jorah Mormont. “Hablo por Iain y Jorah -compartimos la misma voz-, creo tanto en ella que puedo imaginarlo”.
En los episodios finales, Snow (Kit Harington) y otros personajes principales deberán tener más tiempo en pantalla, sobre todo porque hay actores de la serie que siguen muriendo.
“Es un buen cambio para mí esta temporada, (Snow) habla más, está más seguro de sí mismo”, dijo Harington a Entertainment Weekly (EW). “No sólo sabe lo que tiene que hacer, sino que está más seguro de lo que está diciendo, mientras que antes había siempre algo de miedo y duda”.
El episodio 61, titulado “Dragonstone”, se estrena a las 21:00 de la costa este de Estados Unidos (01:00 GMT) del lunes.
“Sansa debe regir el Trono de Hierro. Arya debe regir Inverlandia”, consideró Harington, que cree que Snow debería volver al Muro, que controló hasta que lo asesinaron a puñaladas sus “hermanos” y fue resucitado por la bruja Melisandre.
Lo que único seguro es que el invierno ha llegado.