Caitlyn Jenner está con Trump

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

La afamada Caitlyn Jenner se ha convertido en los últimos meses en una de las figuras más representativas -al menos en lo que a presencia mediática se refiere- del colectivo transexual en Estados Unidos, pero eso no significa que la transición que ha venido experimentando a todos los niveles desde que tomara la decisión de dejar de ser Bruce Jenner haya afectado a sus convicciones políticas de corte conservador.
De hecho, aunque sabe que la comunidad LGTBQ probablemente votará en masa a Hillary Clinton en las elecciones presidenciales del próximo mes de noviembre, ante la idea generalizada de que “los demócratas son más sensibles en estos temas”, la estrella de la televisión está convencida que el candidato republicano Donald Trump también puede ser muy beneficioso para los intereses de un sector de la población que, especialmente tras la masacre de Orlando, se encuentra muy amenazado.
“Donald Trump es un buen candidato para las mujeres, pero también para la comunidad LGTBQ. Recuerden lo que dijo sobre la polémica de los cuartos de baño en Carolina del Norte (el millonario defendió el derecho de los transexuales a utilizar el que consideraran más apropiado), ahí demostró que nos apoya a todos. Pero es cierto que en este sentido Trump suele generar más dudas y con Hillary el colectivo LGTBQ ya sabe lo que puede esperar de ella”, reflexionó en una entrevista al portal The Stat.
La que fuera medallista olímpica en la década de los 70 prefiere no pronunciarse directamente sobre el partido al que finalmente dirigirá su voto -pese a que no oculta su simpatía por Donald Trump-, una actitud de cautela que también se manifiesta en su equilibrado análisis de los ocho años de presidencia de Barack Obama.
“Nunca me ha gustado demasiado Obama, por lo que ha hecho a nuestra economía, los cambios que ha querido introducir en nuestra constitución y esas cosas. Pero en lo que respecta al colectivo transgénero, hay que decir que su administración ha sido muy positiva. Hay que reconocer que los demócratas suelen ser vistos como más sensibles en estos temas”, aseveró.
Poco después que su candidato favorito, el senador republicano Ted Cruz, anunciara su retirada de la carrera presidencial y dejara el camino libre a Donald Trump para hacerse con la nominación del partido, el malestar que tal decisión generó en Caitlyn la llevó a afirmar rotundamente que jamás votaría a Hillary Clinton.
“Se acabó. Si gana Hillary el país está perdido. Jamás la votaré, eso lo tengo muy claro”, fue la reacción que captaron las cámaras de su programa de televisión después que Caitlyn conociera la noticia en marzo, aunque algo más tarde no dudaba en elogiar a la exprimera dama tras conocerla personalmente.
El sentido de su voto sigue siendo, pues, todo un misterio.