Ovacionada

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

Con una lluvia de aplausos y ovaciones fue recibida Lupita D’Alessio, en el escenario del Auditorio Nacional, donde una vez más dejó huella con su voz y letras románticas.
Temas como “Para mañana”, “Aquí Estoy yo”, y “Tiempo de Rosas” fueron con los que D’Alessio, dio la bienvenida a su público, que coreó de principio a fin sus clásicos temas de amor y desamor.
“Buenas noches Auditorio Nacional ¿Están listos para cantar? Ellos y ellas porque de que les toca, les toca”, dijo la intérprete mientras de fondo se escuchaban fuertes coros con su nombre.
A pesar de sus más de cuatro décadas en el escenario, Lupita contemplaba admirada desde el escenario las muestras de cariño de su público que ya suma una nueva generación.
Acompañada por un grupo musical, la llamada “Leona Dormida”, volvió a arrancar los aplausos con sus sentidas interpretaciones que conforme pasaban los minutos calentaban los ánimos.
“Gracias, muchas gracias”, dijo la intérprete quien lució sonriente a cada momento de la velada en la que se hizo acompañar por sus hijos, quienes desde sus lugares celebraron la exitosa velada.
“Ni Guerra ni Paz”, “No Preguntes con Quién”, “Leona Dormida”, “Qué Ganas de no Verte Nunca más”, y un popurrí de sus temas icono daban rienda suelta a la euforia y el sentimiento del público, que al igual que D’Alessio actuaban con ademanes las canciones.
Sin embargo, las prolongadas ovaciones tras el popurrí dejaron a la artista muy emocionada, por lo que parecía que ante la felicidad se derrumbaría en llanto, aunque sólo tomó aire y continuó con “Inocente Pobre Amiga”.
La pieza sólo calentó aún más los ánimos, por lo que la intérprete dejó de manifiesto que su música y particular estilo de interpretar es de su público.
En la recta final interpretó “Acaríciame”, que no podía faltar, tema que sigue regalándole las ovaciones, en una velada en la que también anunció que vienen muchas sorpresas este año.
“Quiero agradecer a Dios estar una vez más, porque a pesar de los años, el tiempo, sigue viniendo y es una noche especial, porque pocas veces está la familia junta”, agregó.
Recordó que sus hijos Jorge, César y Ernesto, son su tesoro y quienes han aguantado “vara, porque lo digo abiertamente son mis amores”.
Para cerrar el emotivo momento agradeció por el amor y la fidelidad que le brinda su público, para seguir con “Mudanzas” y “Mentiras”.