Lorenzo da Firenze a diez años de crear el Círculo Masculino

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

A 10 años de la exitosa “Segunda Marcha Masculina” por el día y el año del hombre, Lorenzo da Firenze, un arquetipo de líder social por los derechos igualitarios entre hombres y mujeres, encabeza “El Círculo Masculino” por hacer un cambio ante las diatribas de la mujer actual. Se cumplen diez años del ascenso del Lorenzo a la cumbre del Aconcagua, la montaña más alta de América a 6,962 metros sobre el nivel del mar. Lorenzo convocó a la segunda marcha masculina a mujeres, para que hicieran realidad lo que tanto vociferan “ser iguales a los hombres”; ninguna aceptó el reto.
Lorenzo da Firenze ascendió a la cumbre del Aconcagua para recordar a la sociedad y medios de comunicación que también los hombres sufren injusticias e inequidad por motivos de género. Nevadas, neblina, fríos, ventiscas, días de jadeo y noches de pesadillas y delirios fueron avasallantes, y predominaron sin distar, pero Lorenzo alcanzó la cumbre de la montaña más alta del mundo fuera de los Himalayas, logrando su meta el 8 de diciembre de 2006, día de la Virgen de la Inmaculada Concepción, junto con su compañero de ascenso.
Lorenzo ondeó la bandera de “El Círculo Masculino”, reafirmando sus ideales por “El día y el año mundial del Hombre”.
Lorenzo da Firenze lo hizo con el firme propósito de crear una nueva conciencia masculina y finalizar con las vejaciones en contra del hombre. “Hombres del mundo uníos” por todos esos hombres que han sido degradados, sometidos, desacreditados, apocados, ultrajados, abochornados, injuriados, pisoteados, disminuidos, oprimidos, desdeñados, heridos, sojuzgados, insultados y corrompidos, por quienes no tienen oportunidad de objetar a la mujer tirana.
“La Conspiración Feminista”, la obra del escritor Lorenzo da Firenze más abominada por los círculos feministas, denuncia la otra mitad de esa verdad que han callado: el hecho de que también los hombres sufren de violencia a manos de mujeres y son acosados sexualmente, no para disfrutar su atractivo sexual, sino para drenar su patrimonio económico y acabar con su moral y su legado familiar. Este libro dio pauta en 2005 a la “Primera Marcha Masculina”, del Ángel de la independencia al Zócalo capitalino, controversial desde su comienzo, ataques de todo tipo con cobertura de todos los medios de comunicación de todo el mundo como testigos.
Lorenzo, más allá de una leyenda, ya es parte de la extensa historia de México, y manifiesta con hechos su compromiso de su misión social, fiel a sus ideales con la fe y fortaleza de seguir adelante, a 10 años del relevante acto por la “dignidad masculina” sigue su reyerta: “por los derechos igualitarios y por una verdadera equidad de género”. www.lamarchamasculina.com, face: la marcha masculina.