/ martes 29 de marzo de 2022

Einstein usó tacones, y la fotografía esconde una maravillosa historia detrás

Se trata de una anécdota graciosa, que tanto el físico Albert Einstein como los involucrados recuerdan con gracia lo que sucedió ese día

Son varias las historias y curiosidades que rodean la vida del popular físico Albert Einstein, como que tenía una afición anormal por los trajes grises o tenía un gran talento para tocar el violín, pero una que llama la atención es la anécdota sobre las sandalias femeninas que usó en una playa.

El origen de esta historia comienza en el verano de 1938, cuando el padre de la Teoría de la Relatividad buscaba disfrutar sus vacaciones en Rhode Island para alejarse del estrés, sin embargo se le olvidó empacar sus sandalias para el viaje, así que visitó la tienda de Dave Rothman.

Te recomendamos: Mileva Maric, la mujer a la que Einstein le debe su éxito y Premio Nobel

La visita al local la hizo por recomendación de su hija. Tras llegar, se dirigió al propietario y solicitó con su acento alemán unas "sundials" (relojes de sol).

Confundido, el dueño del establecimiento llevó al físico a mostrarle el único reloj de sol que tenía. Einstein se sintió muy apenado y dijo una vez más que buscaba “sandals” (sandalias).

Sin embargo, Dave le respondió que la temporada de verano había agotado todas las sandalias, solo quedaba un par femenino con tacones bajos, así que logró venderle ese par, pero la realidad es que Einstein lo hizo porque estaba muy apenado con la confusión.

“Mi abuelo era una persona muy cálida. Con el tiempo nos contó que en aquella ocasión, Albert se sintió apenado pero a la vez tan cómodo con la amabilidad de Dave, que decidió comprar el único par disponible, aunque fuese calzado para una dama”, relató Joan Rothman en el libro My Grand Father and Albert Einsten.

La historia quedó inmortalizada en un par de fotografías que se tomó Albert Einstein con su nuevo amigo Dave, como muestra de agradecimiento. El abuelo, por su parte, le dijo a Einstein que le enviaría, una vez al año, un par de sandalias que fuesen más “de su estilo”, promesa que cumplió hasta la muerte del físico en 1955.

Actualmente la familia Rothman ya no vende sandalias, ahora poseen un comercio de guitarras.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Esta anécdota, entre otras, es una de las favoritas de la familia y que fue revelad en el libro escrito por Joan Rothman Brill, nieto de Dave Rothman.

Texto publicado originalmente en El Sol de Hermosillo

Son varias las historias y curiosidades que rodean la vida del popular físico Albert Einstein, como que tenía una afición anormal por los trajes grises o tenía un gran talento para tocar el violín, pero una que llama la atención es la anécdota sobre las sandalias femeninas que usó en una playa.

El origen de esta historia comienza en el verano de 1938, cuando el padre de la Teoría de la Relatividad buscaba disfrutar sus vacaciones en Rhode Island para alejarse del estrés, sin embargo se le olvidó empacar sus sandalias para el viaje, así que visitó la tienda de Dave Rothman.

Te recomendamos: Mileva Maric, la mujer a la que Einstein le debe su éxito y Premio Nobel

La visita al local la hizo por recomendación de su hija. Tras llegar, se dirigió al propietario y solicitó con su acento alemán unas "sundials" (relojes de sol).

Confundido, el dueño del establecimiento llevó al físico a mostrarle el único reloj de sol que tenía. Einstein se sintió muy apenado y dijo una vez más que buscaba “sandals” (sandalias).

Sin embargo, Dave le respondió que la temporada de verano había agotado todas las sandalias, solo quedaba un par femenino con tacones bajos, así que logró venderle ese par, pero la realidad es que Einstein lo hizo porque estaba muy apenado con la confusión.

“Mi abuelo era una persona muy cálida. Con el tiempo nos contó que en aquella ocasión, Albert se sintió apenado pero a la vez tan cómodo con la amabilidad de Dave, que decidió comprar el único par disponible, aunque fuese calzado para una dama”, relató Joan Rothman en el libro My Grand Father and Albert Einsten.

La historia quedó inmortalizada en un par de fotografías que se tomó Albert Einstein con su nuevo amigo Dave, como muestra de agradecimiento. El abuelo, por su parte, le dijo a Einstein que le enviaría, una vez al año, un par de sandalias que fuesen más “de su estilo”, promesa que cumplió hasta la muerte del físico en 1955.

Actualmente la familia Rothman ya no vende sandalias, ahora poseen un comercio de guitarras.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Esta anécdota, entre otras, es una de las favoritas de la familia y que fue revelad en el libro escrito por Joan Rothman Brill, nieto de Dave Rothman.

Texto publicado originalmente en El Sol de Hermosillo

Archivos Secretos

Caso El Cobrador: Lo encontraron flotando en un río después de un mes de su desaparición

Era un hombre bueno, amante y esposo y tenía un cariño inmenso por el hijito de cinco años; la policía no descansaría hasta descubrir a los salvajes criminales que lo sacrificaron

República

Múltiples ataques armados convirtieron a Ciudad Juárez en un infierno [Video]

La ola de violencia secuestró a los habitantes de la capital de Chihuahua, de manera extraoficial se habla hasta de 11 víctimas.