/ lunes 25 de abril de 2022

¿Qué es el síndrome de la cara vacía? Se experimenta al dejar de usar cubrebocas

Los psicólogos recomiendan quitarse el cubrebocas de manera progresiva

Desde la aparición de la pandemia por la Covid-19 uno de los objetos que se volvió de uso diario es el cubrebocas, nombrado por muchos como la primera barrera de protección ante la enfermedad.

A pesar de que el número de contagios ha disminuido y que la vacunación muestra mayores avances, son pocas las regiones en México las que han dejado de usar el cubrebocas.

Te puede interesar: Todo lo que sabemos de la misteriosa Hepatitis que está afectando a menores

Sin embargo, en algunas partes del mundo ya comenzó a darse el regreso a las actividades diarias sin mascarillas de protección después de dos años de usarla, algo que a traído consigo un curioso fenómeno que los expertos han denominado “síndrome de la cara vacía”.

En algunos estados el uso de cubreboca ya no es obligatorio en espacio abiertos. Foto: Cuartoscuro

Síndrome de la cara vacía

Aunque muchos muestran un gran alivio al despojarse de la mascarilla otro gran sector de la población ven en esto un gran problema. No solo por estar desprotegido y correr mayor riesgo de contagio, también por la ansiedad social y la timidez de volver a mostrar el rostro a los demás.

Te puede interesar: ¿Por qué en México no se puede dejar totalmente el cubrebocas? Especialista de la UNAM responde

Son estos dos grandes grupos los que suelen verse afectados por el síndrome de la cara de vacía. El primero al sentir pánico desde el momento que se retiran la mascarilla y se encuentran en un espacio público con el riesgo de infectarse.

De acuerdo con expertos señalan que esto puede verse reflejado también en aquellas personas que tuvieron una experiencia traumática con el virus, es decir, que sufrieron de un contagio que los llevó a estar hospitalizados o que sufrieron la muerte de un familiar muy cercano a causa de la enfermedad.

Respecto al segundo grupo son las personas que muestran ansiedad por volver a enseñar el rostro a los demás. Esto afecta principalmente a los jóvenes y a aquellas personas con problemas de autoestima que vieron en el uso de la mascarilla una forma de cubrir los posibles cambios físicos que sufren, o algunas imperfecciones en la piel que los hacían sentir inseguros.

“La mascarilla nos ha protegido no sólo del virus, sino también de las miradas ajenas del escrutinio del otro y ha sido, en este punto, de gran ayuda para algunas personas”, explicó la psicóloga Pilar Conde consultada por la agencia EFE. “La ansiedad social puede afectar a quienes sienten más temor del habitual a ser evaluados, se sienten inseguros ante la opinión que los demás puedan tener de ellos”.

El uso de objetos como el cubrebocas en algunas personas tienen el efecto de hacerse sentir más cómodos consigo mismos, de forma que al quitárselo pueden experimentar un mayor temor al rechazo como a llegar a ser aceptados por otros.

Te recomendamos: Uso de cubrebocas en CDMX será voluntario en espacios abiertos

¿Cómo combatir el síndrome de la cara vacía?

Con la posibilidad de que una mayor cantidad de ciudades comiencen a quitar el cubrebocas como un elemento indispensable para estar en espacios abiertos o cerrados, los expertos tienen algunas recomendaciones para aquellas personas que tienen alguna fobia por quitársela.

De igual forma, los expertos señalan que, así como la sociedad normalizó el uso de la mascarilla para el día a día, cuando llegue el momento de que no sea necesario su uso serán capaces de normalizar el no utilizarla como no sentir incomodidad por ver que otros no lo portan.

Dentro de las recomendaciones, una de ellas es quitarse el cubrebocas de manera progresiva, es decir, acudir a lugares donde se sientan más seguros y retirarse la mascarilla una pequeña cantidad de tiempo y volvérselo a colocar después.

Si uno de los problemas es la ansiedad de estar en lugares con muchas personas, la recomendación es acudir primero a lugares pequeños o donde solo esté un pequeño grupo de personas, también visitar a amigos o gente de confianza en donde se pueda sentir comodidad al retirarse la mascarilla.

También, se debe de dar el tiempo para enfrentar el cambio, debido a que la pandemia fue un momento repentino y que obligo a restricciones inmediatas no se contó con la posibilidad de hacer los cambios de manera progresiva lo que pudo afectar la salud mental de muchos. Por ello, en esta ocasión se pueden hacer las cosas con comodidad y dar paso a paso hasta sentirse mejor.

En caso de detectar algún problema con niños pequeños o que ellos también muestren algún tipo de ansiedad lo que se debe realizar es que tanto los padres como pedir a los maestros en las escuelas que expliquen el nuevo contexto que los rodea y las razones de porqué ya no es obligatorio utilizarlo.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

El cubrebocas pasó de ser un dispositivo de protección de uso esporádico a ser un producto básico para el día a día ante la Covid-19, por lo que si crees sentir el síndrome de la cara vacía u otro tipo de ansiedad no dudes en acudir a un especialista para que te acompañe en el proceso.

Publicado originalmente en El Sol de Puebla



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

Desde la aparición de la pandemia por la Covid-19 uno de los objetos que se volvió de uso diario es el cubrebocas, nombrado por muchos como la primera barrera de protección ante la enfermedad.

A pesar de que el número de contagios ha disminuido y que la vacunación muestra mayores avances, son pocas las regiones en México las que han dejado de usar el cubrebocas.

Te puede interesar: Todo lo que sabemos de la misteriosa Hepatitis que está afectando a menores

Sin embargo, en algunas partes del mundo ya comenzó a darse el regreso a las actividades diarias sin mascarillas de protección después de dos años de usarla, algo que a traído consigo un curioso fenómeno que los expertos han denominado “síndrome de la cara vacía”.

En algunos estados el uso de cubreboca ya no es obligatorio en espacio abiertos. Foto: Cuartoscuro

Síndrome de la cara vacía

Aunque muchos muestran un gran alivio al despojarse de la mascarilla otro gran sector de la población ven en esto un gran problema. No solo por estar desprotegido y correr mayor riesgo de contagio, también por la ansiedad social y la timidez de volver a mostrar el rostro a los demás.

Te puede interesar: ¿Por qué en México no se puede dejar totalmente el cubrebocas? Especialista de la UNAM responde

Son estos dos grandes grupos los que suelen verse afectados por el síndrome de la cara de vacía. El primero al sentir pánico desde el momento que se retiran la mascarilla y se encuentran en un espacio público con el riesgo de infectarse.

De acuerdo con expertos señalan que esto puede verse reflejado también en aquellas personas que tuvieron una experiencia traumática con el virus, es decir, que sufrieron de un contagio que los llevó a estar hospitalizados o que sufrieron la muerte de un familiar muy cercano a causa de la enfermedad.

Respecto al segundo grupo son las personas que muestran ansiedad por volver a enseñar el rostro a los demás. Esto afecta principalmente a los jóvenes y a aquellas personas con problemas de autoestima que vieron en el uso de la mascarilla una forma de cubrir los posibles cambios físicos que sufren, o algunas imperfecciones en la piel que los hacían sentir inseguros.

“La mascarilla nos ha protegido no sólo del virus, sino también de las miradas ajenas del escrutinio del otro y ha sido, en este punto, de gran ayuda para algunas personas”, explicó la psicóloga Pilar Conde consultada por la agencia EFE. “La ansiedad social puede afectar a quienes sienten más temor del habitual a ser evaluados, se sienten inseguros ante la opinión que los demás puedan tener de ellos”.

El uso de objetos como el cubrebocas en algunas personas tienen el efecto de hacerse sentir más cómodos consigo mismos, de forma que al quitárselo pueden experimentar un mayor temor al rechazo como a llegar a ser aceptados por otros.

Te recomendamos: Uso de cubrebocas en CDMX será voluntario en espacios abiertos

¿Cómo combatir el síndrome de la cara vacía?

Con la posibilidad de que una mayor cantidad de ciudades comiencen a quitar el cubrebocas como un elemento indispensable para estar en espacios abiertos o cerrados, los expertos tienen algunas recomendaciones para aquellas personas que tienen alguna fobia por quitársela.

De igual forma, los expertos señalan que, así como la sociedad normalizó el uso de la mascarilla para el día a día, cuando llegue el momento de que no sea necesario su uso serán capaces de normalizar el no utilizarla como no sentir incomodidad por ver que otros no lo portan.

Dentro de las recomendaciones, una de ellas es quitarse el cubrebocas de manera progresiva, es decir, acudir a lugares donde se sientan más seguros y retirarse la mascarilla una pequeña cantidad de tiempo y volvérselo a colocar después.

Si uno de los problemas es la ansiedad de estar en lugares con muchas personas, la recomendación es acudir primero a lugares pequeños o donde solo esté un pequeño grupo de personas, también visitar a amigos o gente de confianza en donde se pueda sentir comodidad al retirarse la mascarilla.

También, se debe de dar el tiempo para enfrentar el cambio, debido a que la pandemia fue un momento repentino y que obligo a restricciones inmediatas no se contó con la posibilidad de hacer los cambios de manera progresiva lo que pudo afectar la salud mental de muchos. Por ello, en esta ocasión se pueden hacer las cosas con comodidad y dar paso a paso hasta sentirse mejor.

En caso de detectar algún problema con niños pequeños o que ellos también muestren algún tipo de ansiedad lo que se debe realizar es que tanto los padres como pedir a los maestros en las escuelas que expliquen el nuevo contexto que los rodea y las razones de porqué ya no es obligatorio utilizarlo.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

El cubrebocas pasó de ser un dispositivo de protección de uso esporádico a ser un producto básico para el día a día ante la Covid-19, por lo que si crees sentir el síndrome de la cara vacía u otro tipo de ansiedad no dudes en acudir a un especialista para que te acompañe en el proceso.

Publicado originalmente en El Sol de Puebla



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

Policiaca

Caso Yrma Lydya: buscan a tercer involucrado en el asesinato

En un video que circula en redes sociales se observa presuntamente a Omar “N” alejarse del restaurante en una camioneta de color rojo y llevando consigo al parecer el arma homicida

Policiaca

Abuelitos sufren quemaduras tras explosión de tanque de gas en la GAM

Los hechos ocurrieron alrededor de las 3 de la mañana, cuando la explosión del cilindro despertó a los vecinos

Política

Refinería de Dos Bocas garantizará suministro de gasolinas en el 2023: AMLO

El mandatario expresó que su gobierno tendrá operando completamente la refinería a finales de año y podrá lograr la autosuficiencia en 2023

Mundo

Pese a orden de cierre, web de periodista Nobel Maria Ressa sigue funcionando

Rappler ha tenido que luchar para sobrevivir a las denuncias del gobierno, pero mantendrá operaciones mientras dure la lucha legal

Metrópoli

Concluye sellado de la mega fuga de agua en Iztapalapa

Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno capitalino, informó que se comenzará a nivelar el piso para iniciar las pruebas de carga

Política

Asesinato de sacerdotes jesuitas merece una explicación a fondo: AMLO a autoridades de Chihuahua

El mandatario cuestionó las razones por las que El Chueco sigue libre si cuenta con una orden de aprehensión desde 2018

Sociedad

Chofer de tráiler con migrantes muertos intentó hacerse pasar como un sobreviviente

El titular del INM, Francisco Garduño Yáñez, dijo que incluso las placas del tráiler y la licencia fueron clonadas

Ciencia

Reptiles y anfibios no envejecen, han encontrado una manera de desafiar a la Teoría Evolutiva

Los reptiles y anfibios tienen un proceso de envejecimiento sumamente lento, por lo que podrían tener la clave para una vida más larga