/ lunes 23 de marzo de 2020

Automedicarse sin control no anula Covid-19, alerta UNAM

Ante la posibilidad de una sintomatología es mejor resguardarse en casa y considerar que este virus no es el único que causa este tipo de problemática

Debido a que algunos infectados pueden no presentar síntomas, pero sí contagiar a otras personas, quien haya tenido “contacto con una persona con COVID-19 o viajado a un país de alta transmisión será mejor que se quedes en casa”, ya que según el tiempo de incubación pueden pasar entre dos y 14 días antes de que aparezcan las señales del padecimiento.

Por ello, los doctores Frida Rivera Buendía y Jorge Castañeda Sánchez, investigadores de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), coincidieron que para combatir el coronavirus COVID-19 no es conveniente automedicarse ni tomar antibióticos, ya que no son efectivos para anularlo, por lo que en caso de sospecha de haber contraído la enfermedad debe consultarse a especialistas.

Ante la posibilidad de una sintomatología es mejor resguardarse en casa y considerar que este virus no es el único que causa este tipo de problemática, por lo que ante los primeros síntomas es mejor no acudir al hospital para evitar una saturación innecesaria que podría colapsar el sistema hospitalario. De ahí la importancia de estar informados adecuadamente para evitar el pánico social.

En el panel realidad, mito y cómo reaccionar ante COVID-19, transmitido a través de las páginas de esa sede universitaria en Facebook y YouTube, Rivera Buendía, profesora del Departamento de Atención a la Salud de la Unidad Xochimilco explicó que los antibióticos u otros remedios que circulan en redes no combaten el virus, que por el momento no tiene un tratamiento y la vacuna tardará algún tiempo en concretarse.

Los pacientes con cáncer, problemas autoinmunes, que reciben tratamientos por quimioterapia o aquellos cuyo sistema inmune no es potente para hacer frente al virus conforman el sector de la población con mayor riesgo de contagio.

Castañeda Sánchez explicó que la pandemia mundial surgió con brotes epidemiológicos locales en Wuhan, China, entre los meses de noviembre y diciembre de 2019, que se distribuyeron en otras regiones y continentes.

El investigador del Departamento de Sistemas Biológicos de la misma sede universitaria coincidió en que los antibióticos no son efectivos para combatir este virus, toda vez que los tratamientos para bacterias y virus son diferentes, y “hasta la fecha no tenemos un sistema farmacológico, aunque existen dos intentos de vacuna en fase experimental en China y Estados Unidos”.

Como medida de prevención recomendó no frecuentar lugares donde hay aglomeraciones: celebraciones religiosas, conciertos, cines, teatros o centros comerciales, así como guardar una sana distancia de aproximadamente un metro y medio entre las personas.

Las fases epidemiológicas en la etapa Uno comprenden infectados por casos importados y el número de pacientes se contabiliza por decenas, pero en la fase Dos se presentan contagios comunitarios y los afectados aumentan a cientos.

Si bien los modelos matemáticos pueden predecir cierto proceder la actitud de la gente al seguir las medidas indicadas será la que defina el comportamiento de la pandemia en el país.

Rivera Buendía explicó que los síntomas del coronavirus y la influenza no son iguales. El COVID-19 genera fiebre y tos seca, seguido de malestar general con dolor del cuerpo, articulaciones y sensación de falta de aire, aunque puede haber otras señales como diarrea o dolor de cabeza, ocasionados por enfermedades preexistentes.

El virus vive entre 48 y 72 horas dependiendo del tipo de superficie, por lo que es recomendable sanitizar con cloro en su debida proporción, usar gel y sobre todo lavarse las manos con agua y jabón por un minuto.

“El desenvolvimiento de la pandemia en nuestro país tiene que ver con la forma en que asumamos las recomendaciones, no hay que olvidar que estos fenómenos son dinámicos y nuestro reto es suavizar la curva de casos de infectados”.

Debido a que algunos infectados pueden no presentar síntomas, pero sí contagiar a otras personas, quien haya tenido “contacto con una persona con COVID-19 o viajado a un país de alta transmisión será mejor que se quedes en casa”, ya que según el tiempo de incubación pueden pasar entre dos y 14 días antes de que aparezcan las señales del padecimiento.

Por ello, los doctores Frida Rivera Buendía y Jorge Castañeda Sánchez, investigadores de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), coincidieron que para combatir el coronavirus COVID-19 no es conveniente automedicarse ni tomar antibióticos, ya que no son efectivos para anularlo, por lo que en caso de sospecha de haber contraído la enfermedad debe consultarse a especialistas.

Ante la posibilidad de una sintomatología es mejor resguardarse en casa y considerar que este virus no es el único que causa este tipo de problemática, por lo que ante los primeros síntomas es mejor no acudir al hospital para evitar una saturación innecesaria que podría colapsar el sistema hospitalario. De ahí la importancia de estar informados adecuadamente para evitar el pánico social.

En el panel realidad, mito y cómo reaccionar ante COVID-19, transmitido a través de las páginas de esa sede universitaria en Facebook y YouTube, Rivera Buendía, profesora del Departamento de Atención a la Salud de la Unidad Xochimilco explicó que los antibióticos u otros remedios que circulan en redes no combaten el virus, que por el momento no tiene un tratamiento y la vacuna tardará algún tiempo en concretarse.

Los pacientes con cáncer, problemas autoinmunes, que reciben tratamientos por quimioterapia o aquellos cuyo sistema inmune no es potente para hacer frente al virus conforman el sector de la población con mayor riesgo de contagio.

Castañeda Sánchez explicó que la pandemia mundial surgió con brotes epidemiológicos locales en Wuhan, China, entre los meses de noviembre y diciembre de 2019, que se distribuyeron en otras regiones y continentes.

El investigador del Departamento de Sistemas Biológicos de la misma sede universitaria coincidió en que los antibióticos no son efectivos para combatir este virus, toda vez que los tratamientos para bacterias y virus son diferentes, y “hasta la fecha no tenemos un sistema farmacológico, aunque existen dos intentos de vacuna en fase experimental en China y Estados Unidos”.

Como medida de prevención recomendó no frecuentar lugares donde hay aglomeraciones: celebraciones religiosas, conciertos, cines, teatros o centros comerciales, así como guardar una sana distancia de aproximadamente un metro y medio entre las personas.

Las fases epidemiológicas en la etapa Uno comprenden infectados por casos importados y el número de pacientes se contabiliza por decenas, pero en la fase Dos se presentan contagios comunitarios y los afectados aumentan a cientos.

Si bien los modelos matemáticos pueden predecir cierto proceder la actitud de la gente al seguir las medidas indicadas será la que defina el comportamiento de la pandemia en el país.

Rivera Buendía explicó que los síntomas del coronavirus y la influenza no son iguales. El COVID-19 genera fiebre y tos seca, seguido de malestar general con dolor del cuerpo, articulaciones y sensación de falta de aire, aunque puede haber otras señales como diarrea o dolor de cabeza, ocasionados por enfermedades preexistentes.

El virus vive entre 48 y 72 horas dependiendo del tipo de superficie, por lo que es recomendable sanitizar con cloro en su debida proporción, usar gel y sobre todo lavarse las manos con agua y jabón por un minuto.

“El desenvolvimiento de la pandemia en nuestro país tiene que ver con la forma en que asumamos las recomendaciones, no hay que olvidar que estos fenómenos son dinámicos y nuestro reto es suavizar la curva de casos de infectados”.

México

Llaman al consumo local para apoyar restaurantes

La Industria lanzó la iniciativa “Tu Cocina Local” para impulsar el consumo en negocios y capacitar a miles de trabajadores