/ martes 17 de marzo de 2020

Mujeres de Tula juntan y venden escamoles para sobrevivir

Durante temporada el kilogramo del “caviar mexicano” se llega a vender hasta en 750 pesos

PACHUCA, Hgo. (OEM-Informex).- Ya inició la temporada de escamoles en el estado de Hidalgo y en las calles del centro de Tula se vende el kilogramo en 750 pesos, mientras que una medida de sardina se oferta en 180 pesos.

Mujeres de diversas comunidades llegan desde temprana hora a la zona centro de la ciudad tolteca, concretamente en inmediaciones del Mercado Felipe Carbajal Arcia, para vender el llamado caviar mexicano.

Con los primeros rayos del sol salen al campo a buscar los nidos de las hormigas negras, para cavar un agujero y poder extraer los huevecillos de estos insectos.

Foto: César Martínez

A decir de las llamadas marchantas, es riesgoso recolectar los escamoles ya que el piquete de las hormigas provoca temperatura y dolor de cabeza, por ello se tienen que recolectar con mucha precaución.

Este huevecillo de hormiga es un alimento prehispánico que en pocos estados de la República se puede encontrar y actualmente se cocina de diferentes formas, que va a la mantequilla, en chile verde con nopales o en empandas.

“A mí me gusta más a la mantequilla, pero depende de cómo persona le guste prepararlo a cada persona”, señaló María de Jesús Guerrero Hernández, comerciante del centro de Tula.

La mujer detalló que su esposo sale a recolectar este manjar prehispánico al amanecer.

Finalizó diciendo que la temporada de escamoles dura escasamente ocho semanas y es un producto de temporada que se escasea rápidamente y por lo difícil de la recolección su precio es elevado.

JLP

PACHUCA, Hgo. (OEM-Informex).- Ya inició la temporada de escamoles en el estado de Hidalgo y en las calles del centro de Tula se vende el kilogramo en 750 pesos, mientras que una medida de sardina se oferta en 180 pesos.

Mujeres de diversas comunidades llegan desde temprana hora a la zona centro de la ciudad tolteca, concretamente en inmediaciones del Mercado Felipe Carbajal Arcia, para vender el llamado caviar mexicano.

Con los primeros rayos del sol salen al campo a buscar los nidos de las hormigas negras, para cavar un agujero y poder extraer los huevecillos de estos insectos.

Foto: César Martínez

A decir de las llamadas marchantas, es riesgoso recolectar los escamoles ya que el piquete de las hormigas provoca temperatura y dolor de cabeza, por ello se tienen que recolectar con mucha precaución.

Este huevecillo de hormiga es un alimento prehispánico que en pocos estados de la República se puede encontrar y actualmente se cocina de diferentes formas, que va a la mantequilla, en chile verde con nopales o en empandas.

“A mí me gusta más a la mantequilla, pero depende de cómo persona le guste prepararlo a cada persona”, señaló María de Jesús Guerrero Hernández, comerciante del centro de Tula.

La mujer detalló que su esposo sale a recolectar este manjar prehispánico al amanecer.

Finalizó diciendo que la temporada de escamoles dura escasamente ocho semanas y es un producto de temporada que se escasea rápidamente y por lo difícil de la recolección su precio es elevado.

JLP