/ jueves 17 de junio de 2021

El turismo no volverá a ser igual

La pandemia del Covid-19 hizo que esta industria se replantee, así como sus beneficios y costos para las ciudades que viven de ella

Cuando COVID llegó a los Países Bajos en 2020, Ámsterdam se vació de visitantes durante la noche. Los residentes a largo plazo, acostumbrados al ruido y la basura permanentes y los turistas que orinan en las calles, dieron la bienvenida a la nueva tranquilidad. La pandemia, le dijeron al Washington Post, fue "una bendición disfrazada".

COVID ha ofrecido una oportunidad rara, si no única, de abordar los problemas persistentes del turismo. Desde cómo las personas llegan a los destinos hasta cómo se gestiona el turismo dentro de las ciudades que inunda, sin mencionar la forma en que se distribuyen sus beneficios y costos a las comunidades locales, la carga del sobreturismo ha sido una preocupación durante mucho tiempo.

Los habitantes de Amsterdam no son los únicos habitantes de la ciudad que perciben la pausa actual como un alivio muy necesario. Desde Kioto hasta Venecia, los residentes ven el regreso al número de turistas prepandémicos como una amenaza, no como una promesa.

Durante años, se nos ha dicho que el turismo debe ser sostenible, sin mucho consenso sobre cómo es el turismo sostenible. Mientras tanto, COVID ha visto que el término "resiliencia" se ha convertido en un recurso para los conocedores de la industria y los formuladores de políticas. Pero, ¿qué es exactamente el turismo resiliente? ¿Y puede hacer que nuestras ciudades sean más responsables social y medioambientalmente? ¿Puede hacerlos algo mejor para vivir?

Concebida ampliamente como la capacidad de manejar la adversidad, la resiliencia se promociona como una cualidad esencial para enfrentar la incertidumbre y el cambio, el estrés y la conmoción. A medida que avanzan las tendencias, la resiliencia no es nueva. Fue la palabra de moda ambiental del año de la revista Time en 2013. Desde entonces se ha convertido en uno de los tropos dominantes en el debate contemporáneo sobre todo, desde estudios insulares y psicología infantil hasta la reducción del riesgo de desastres urbanos.

Por supuesto, la pandemia ha paralizado prácticamente el turismo mundial. En 2020, se realizaron mil millones de viajes internacionales a destinos turísticos menos que en 2019. Se amenazaron hasta 120 millones de puestos de trabajo. Entonces, pensar en cómo esta industria, que anteriormente respaldaba uno de cada diez empleos en todo el mundo, podría hacer frente al estrés y el impacto de COVID no es algo malo.

Sin embargo, tanto los geógrafos críticos como los sociólogos políticos han advertido que el concepto de resiliencia corre el peligro de convertirse en una noción tan vacía como la de sostenibilidad. Tiene sus raíces en el pensamiento ecológico y de ingeniería, en el que se refiere a la capacidad de volver a la normalidad, a un estado de equilibrio, después de un período de adversidad. Sin embargo, los críticos argumentan que, en el mundo social, no nos ocupamos de estructuras de equilibrio, sino de un flujo constante.

En una ciudad, no existe un estado normal al que regresar. Y los afectados por los peligros naturales, una megaciudad costera propensa a las inundaciones, por ejemplo, eran vulnerables para empezar. Por tanto, volver a un estado original es tan indeseable como imposible. En cambio, las ciudades se adaptan.

En términos más generales, el pensamiento de resiliencia se considera intrínsecamente conservador. Con el énfasis que pone en recuperarse, subraya las soluciones reactivas y de corto plazo. Estos distraen de la necesidad de abordar las causas fundamentales de los principales desafíos, como el cambio climático.

Tampoco es una teoría tan inofensiva como parece. Cuando los políticos insisten en que invertir en una ciudad más resiliente es de sentido común, a menudo minimizan los problemas de poder y desigualdad. Nueva Orleans es un buen ejemplo. La reconstrucción después del huracán Katrina en 2005 tuvo un costo social enorme, cuando la ciudad privilegió la ganancia económica sobre las necesidades de las comunidades marginadas.

No obstante, la resiliencia es un concepto elástico y se asocia cada vez más no solo con la capacidad de recuperarse después de un revés, sino también de rebotar hacia adelante, hacia un estado nuevo y mejor. El eslogan del gobierno del Reino Unido "Reconstruir mejor" se ha convertido en el mantra de una miríada de ambiciones posteriores a COVID, en particular con respecto al turismo.

Dicho esto, a medida que se eliminan las restricciones de viaje y los cruceros regresan a la Plaza de San Marcos de Venecia, pocas semanas después de que el gobierno italiano prometiera que no lo harían, parece que esta oportunidad de oro para repensar el turismo se ha perdido.

En general, los gobiernos parecen más interesados en volver a la normalidad que en pensar en cuánto turismo podemos permitirnos realmente. Los llamamientos para proponer un modelo más justo y menos explotador han tenido, en el mejor de los casos, una respuesta política silenciosa. Los gobiernos parecen reacios a desalentar los viajes de negocios, a pesar de que los científicos del clima abogan por menos viajes en avión, porque generan dinero.

Sin embargo, cualquier intento de hacer que el turismo sea verdaderamente resistente tiene que ir más allá de la recuperación económica a corto plazo. Tiene que abordar la huella de carbono del sector turístico y sus injusticias y dilemas éticos.

En este sentido, Amsterdam presenta un modelo interesante. COVID ha acelerado la implementación de varias medidas bajo consideración mucho antes de que la pandemia se afianzara. La ciudad ha adoptado ordenanzas que impiden que las tiendas de souvenirs desplacen a los negocios locales, que los desarrolladores conviertan los espacios residenciales en alquileres vacacionales y que se construyan nuevos hoteles.

En otros lugares, ha aumentado los impuestos que pagan los turistas por las pernoctaciones y ha introducido medidas para reducir las llamadas descortesías (tirar basura, orinar en público) que dejan atrás sin pensarlo.

En términos más generales, se ha convertido en la primera ciudad en adoptar el modelo de economía de rosquillas de la economista británica Kate Raworth para el desarrollo sostenible. Esta teoría se centra en el medio ambiente y las necesidades básicas de sus ciudadanos frente al crecimiento económico. El consejo se ha comprometido a utilizarlo como una guía para todas las políticas futuras que gobiernan la vida urbana, desde las regulaciones de emisiones hasta la solución de la crisis de vivienda de la ciudad.

Todavía es demasiado pronto para decir si estos esfuerzos darán frutos. Sin embargo, sin un replanteamiento igualmente audaz, es probable que más residentes se rebelen contra la turistificación de sus comunidades. Si, por otro lado, más ciudades siguen el ejemplo de la capital holandesa (como lo están haciendo Copenhague, Bruselas, Dunedin en Nueva Zelanda y Nanaimo en Canadá), la idea de un verdadero rebote hacia adelante podría aplicarse.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Acast

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Deezer

Amazon Music



Cuando COVID llegó a los Países Bajos en 2020, Ámsterdam se vació de visitantes durante la noche. Los residentes a largo plazo, acostumbrados al ruido y la basura permanentes y los turistas que orinan en las calles, dieron la bienvenida a la nueva tranquilidad. La pandemia, le dijeron al Washington Post, fue "una bendición disfrazada".

COVID ha ofrecido una oportunidad rara, si no única, de abordar los problemas persistentes del turismo. Desde cómo las personas llegan a los destinos hasta cómo se gestiona el turismo dentro de las ciudades que inunda, sin mencionar la forma en que se distribuyen sus beneficios y costos a las comunidades locales, la carga del sobreturismo ha sido una preocupación durante mucho tiempo.

Los habitantes de Amsterdam no son los únicos habitantes de la ciudad que perciben la pausa actual como un alivio muy necesario. Desde Kioto hasta Venecia, los residentes ven el regreso al número de turistas prepandémicos como una amenaza, no como una promesa.

Durante años, se nos ha dicho que el turismo debe ser sostenible, sin mucho consenso sobre cómo es el turismo sostenible. Mientras tanto, COVID ha visto que el término "resiliencia" se ha convertido en un recurso para los conocedores de la industria y los formuladores de políticas. Pero, ¿qué es exactamente el turismo resiliente? ¿Y puede hacer que nuestras ciudades sean más responsables social y medioambientalmente? ¿Puede hacerlos algo mejor para vivir?

Concebida ampliamente como la capacidad de manejar la adversidad, la resiliencia se promociona como una cualidad esencial para enfrentar la incertidumbre y el cambio, el estrés y la conmoción. A medida que avanzan las tendencias, la resiliencia no es nueva. Fue la palabra de moda ambiental del año de la revista Time en 2013. Desde entonces se ha convertido en uno de los tropos dominantes en el debate contemporáneo sobre todo, desde estudios insulares y psicología infantil hasta la reducción del riesgo de desastres urbanos.

Por supuesto, la pandemia ha paralizado prácticamente el turismo mundial. En 2020, se realizaron mil millones de viajes internacionales a destinos turísticos menos que en 2019. Se amenazaron hasta 120 millones de puestos de trabajo. Entonces, pensar en cómo esta industria, que anteriormente respaldaba uno de cada diez empleos en todo el mundo, podría hacer frente al estrés y el impacto de COVID no es algo malo.

Sin embargo, tanto los geógrafos críticos como los sociólogos políticos han advertido que el concepto de resiliencia corre el peligro de convertirse en una noción tan vacía como la de sostenibilidad. Tiene sus raíces en el pensamiento ecológico y de ingeniería, en el que se refiere a la capacidad de volver a la normalidad, a un estado de equilibrio, después de un período de adversidad. Sin embargo, los críticos argumentan que, en el mundo social, no nos ocupamos de estructuras de equilibrio, sino de un flujo constante.

En una ciudad, no existe un estado normal al que regresar. Y los afectados por los peligros naturales, una megaciudad costera propensa a las inundaciones, por ejemplo, eran vulnerables para empezar. Por tanto, volver a un estado original es tan indeseable como imposible. En cambio, las ciudades se adaptan.

En términos más generales, el pensamiento de resiliencia se considera intrínsecamente conservador. Con el énfasis que pone en recuperarse, subraya las soluciones reactivas y de corto plazo. Estos distraen de la necesidad de abordar las causas fundamentales de los principales desafíos, como el cambio climático.

Tampoco es una teoría tan inofensiva como parece. Cuando los políticos insisten en que invertir en una ciudad más resiliente es de sentido común, a menudo minimizan los problemas de poder y desigualdad. Nueva Orleans es un buen ejemplo. La reconstrucción después del huracán Katrina en 2005 tuvo un costo social enorme, cuando la ciudad privilegió la ganancia económica sobre las necesidades de las comunidades marginadas.

No obstante, la resiliencia es un concepto elástico y se asocia cada vez más no solo con la capacidad de recuperarse después de un revés, sino también de rebotar hacia adelante, hacia un estado nuevo y mejor. El eslogan del gobierno del Reino Unido "Reconstruir mejor" se ha convertido en el mantra de una miríada de ambiciones posteriores a COVID, en particular con respecto al turismo.

Dicho esto, a medida que se eliminan las restricciones de viaje y los cruceros regresan a la Plaza de San Marcos de Venecia, pocas semanas después de que el gobierno italiano prometiera que no lo harían, parece que esta oportunidad de oro para repensar el turismo se ha perdido.

En general, los gobiernos parecen más interesados en volver a la normalidad que en pensar en cuánto turismo podemos permitirnos realmente. Los llamamientos para proponer un modelo más justo y menos explotador han tenido, en el mejor de los casos, una respuesta política silenciosa. Los gobiernos parecen reacios a desalentar los viajes de negocios, a pesar de que los científicos del clima abogan por menos viajes en avión, porque generan dinero.

Sin embargo, cualquier intento de hacer que el turismo sea verdaderamente resistente tiene que ir más allá de la recuperación económica a corto plazo. Tiene que abordar la huella de carbono del sector turístico y sus injusticias y dilemas éticos.

En este sentido, Amsterdam presenta un modelo interesante. COVID ha acelerado la implementación de varias medidas bajo consideración mucho antes de que la pandemia se afianzara. La ciudad ha adoptado ordenanzas que impiden que las tiendas de souvenirs desplacen a los negocios locales, que los desarrolladores conviertan los espacios residenciales en alquileres vacacionales y que se construyan nuevos hoteles.

En otros lugares, ha aumentado los impuestos que pagan los turistas por las pernoctaciones y ha introducido medidas para reducir las llamadas descortesías (tirar basura, orinar en público) que dejan atrás sin pensarlo.

En términos más generales, se ha convertido en la primera ciudad en adoptar el modelo de economía de rosquillas de la economista británica Kate Raworth para el desarrollo sostenible. Esta teoría se centra en el medio ambiente y las necesidades básicas de sus ciudadanos frente al crecimiento económico. El consejo se ha comprometido a utilizarlo como una guía para todas las políticas futuras que gobiernan la vida urbana, desde las regulaciones de emisiones hasta la solución de la crisis de vivienda de la ciudad.

Todavía es demasiado pronto para decir si estos esfuerzos darán frutos. Sin embargo, sin un replanteamiento igualmente audaz, es probable que más residentes se rebelen contra la turistificación de sus comunidades. Si, por otro lado, más ciudades siguen el ejemplo de la capital holandesa (como lo están haciendo Copenhague, Bruselas, Dunedin en Nueva Zelanda y Nanaimo en Canadá), la idea de un verdadero rebote hacia adelante podría aplicarse.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Acast

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Deezer

Amazon Music



Policiaca

A palazos intentaron linchar a presunto ladrón en Ecatepec, Edomex

En su defensa, el presunto delincuente dijo que se metió al domicilio porque se le voló un balón, sin embrago, no le creyeron

Policiaca

Cae integrante de la Unión Tepito durante operativo contra extorsión a transportistas

Le sujeto de 22 años de edad fue sorprendido portando un arma blanca con la que habría asaltado a un transeúnte en la zona del Centro Histórico

Metrópoli

CDMX refrenda su obligación de garantizar sin criminalización el derecho al aborto: Copred

El organismo capitalino celebró el conjunto de resoluciones del Máximo Tribunal en favor de los derechos de las mujeres y personas con capacidad de gestar

Gossip

Así responde Gloria Trevi a la investigación en su contra por evasión fiscal

Con una dinámica de preguntas y respuestas, Gloria Trevi resolvió dudas sobre este delicado tema que la tiene envuelta en una nueva polémica

Metrópoli

Con mesas de diálogo, Congreso CDMX busca atender demandas de taxistas

La diputada de Morena Marcela Fuente Castillo calificó de necesario que haya el acercamiento de la autoridad con la parte afectada

Policiaca

De al menos 14 disparon fue asesinado un hombre en Álvaro Obregón

El terror se desató entre vecinos de la Cerrada de Martha y Cañada Verde, pues una serie de detonaciones se escucharon

Gossip

Vicente Fernández se encuentra despierto y ya interactúa con su familia

El Charro de Huentitán aún se encuentra en terapia intensiva "por el tipo de cuidados que se requiere"