/ jueves 25 de junio de 2020

El cruel adiestramiento de elefantes explotados por turismo en Tailandia

Unos tres mil elefantes son utilizados en el sector turístico de Tailandia

Estresados, encerrados y maltratados. Un video difundido por un grupo ecologista ilustra la violencia que entraña el adiestramiento de los elefantes destinados a la jugosa industria del turismo en Tailandia.

Un elefante no obedece naturalmente, se somete. Para amaestrarlo con fines turísticos, el mahout (domador) utiliza la técnica denominada del "phajaan", que consiste en "perturbarle la mente".

Separado de su madre, sometido a un fuerte estrés, es encerrado en un recinto muy estrecho, atado con cuerdas y cadenas, según estas imágenes filmadas el año pasado con una cámara oculta en Tailandia, y publicadas el miércoles por el grupo británico de defensa de los animales World Animal Protection (WAP).

El video muestra al mahout pinchando a un joven paquidermo con una varilla terminada en una punta de metal afilada para hacerle obedecer las órdenes básicas, lo que a veces provoca sangrados.

"El objetivo es obtener el dominio completo mediante recompensas y castigos. Hay que hacerle entender que desobedecer es doloroso", señala Jan Schmidt-Burbach de WAP, quien deplora los numerosos "daños físicos y psicológicos" provocados al animal.

Transportar turistas sobre el lomo, bañarse con ellos, dar vueltas como en un circo: unos tres mil elefantes son utilizados en el sector turístico de Tailandia.

Pero los paquidermos han quedado desempleados desde que el país cerrara sus fronteras a causa de la pandemia de Covid-19.

Más de un millar de éstos, amenazados por el hambre, huyeron de los campos desiertos para regresar a sus sitios natales, en una oleada migratoria a una escala sin precedentes en un periodo tan breve.

Los ecologistas esperan que esta crisis pueda ser aprovechada para realizar una amplia reflexión sobre el papel del elefante doméstico en el país.

"Es absolutamente necesario promover más un turismo centrado únicamente en la observación", destaca Jan Schmidt-Burbach.

La cantidad de elefantes en cautiverio ha aumentado en un 30% en 30 años, y al sector le falta regulación.

De acuerdo a la ley tailandesa, una vez domesticado, el animal es considerado como ganado, y deja de estar protegido, a diferencia de los elefantes salvajes.


Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Estresados, encerrados y maltratados. Un video difundido por un grupo ecologista ilustra la violencia que entraña el adiestramiento de los elefantes destinados a la jugosa industria del turismo en Tailandia.

Un elefante no obedece naturalmente, se somete. Para amaestrarlo con fines turísticos, el mahout (domador) utiliza la técnica denominada del "phajaan", que consiste en "perturbarle la mente".

Separado de su madre, sometido a un fuerte estrés, es encerrado en un recinto muy estrecho, atado con cuerdas y cadenas, según estas imágenes filmadas el año pasado con una cámara oculta en Tailandia, y publicadas el miércoles por el grupo británico de defensa de los animales World Animal Protection (WAP).

El video muestra al mahout pinchando a un joven paquidermo con una varilla terminada en una punta de metal afilada para hacerle obedecer las órdenes básicas, lo que a veces provoca sangrados.

"El objetivo es obtener el dominio completo mediante recompensas y castigos. Hay que hacerle entender que desobedecer es doloroso", señala Jan Schmidt-Burbach de WAP, quien deplora los numerosos "daños físicos y psicológicos" provocados al animal.

Transportar turistas sobre el lomo, bañarse con ellos, dar vueltas como en un circo: unos tres mil elefantes son utilizados en el sector turístico de Tailandia.

Pero los paquidermos han quedado desempleados desde que el país cerrara sus fronteras a causa de la pandemia de Covid-19.

Más de un millar de éstos, amenazados por el hambre, huyeron de los campos desiertos para regresar a sus sitios natales, en una oleada migratoria a una escala sin precedentes en un periodo tan breve.

Los ecologistas esperan que esta crisis pueda ser aprovechada para realizar una amplia reflexión sobre el papel del elefante doméstico en el país.

"Es absolutamente necesario promover más un turismo centrado únicamente en la observación", destaca Jan Schmidt-Burbach.

La cantidad de elefantes en cautiverio ha aumentado en un 30% en 30 años, y al sector le falta regulación.

De acuerdo a la ley tailandesa, una vez domesticado, el animal es considerado como ganado, y deja de estar protegido, a diferencia de los elefantes salvajes.


Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Mundo

Al menos 1 muerto dejó derrumbe de edificio de apartamentos en Miami

Servicios de rescate y bomberos buscan también posibles víctimas entre los escombros del sector del edificio que se derrumbó por causas desconocidas

Policiaca

Muere albañil intoxicado al fondo de una cisterna en construcción de la Roma

Al caer su herramienta en el fondo de la cisterna el peón intentó recuperarla, pero ya no logró salir con vida

México

SEP publica el calendario escolar 2021-2022 en el DOF

El regreso a clases tendrá un periodo de valoración diagnóstica del 30 de agosto al 10 de septiembre con 46 días posteriores

Mundo

España se despide del uso de cubrebocas obligatorio

Los españoles podrán estar al aire libre sin cubrebocas a partir del sábado, pero con restricciones

Doble Vía

Crítica política a adversarios, la más popular en redes

Los comentarios o burlas hacia quienes piensan distinto que el emisor de los mensajes, genera el doble de interacciones en internet

Mundo

¿Por qué las ciudades costeras tienen los días contados?

Dentro de 30 años, regiones como el sur de Florida deberían tener un plan para ser evacuadas por completo, alertan los expertos

Salud

¿Debo ir a terapia después de haber tenido o estar en contacto con un caso Covid-19?

Desde trastornos del sueño, hasta vivir el duelo por alguna pérdida, las secuelas que deja la pandemia nos afectan a todos, ¿pero en qué momento hay que pedir ayuda a un especialista?