/ miércoles 7 de octubre de 2020

Crisis climática, la epidemia sin vacuna

La ONU hace llamados para estimular la protección del ambiente, mientras los líderes mundiales dicen que sí, pero no dicen cuándo ni qué harán

"Más del 60 por ciento de los arrecifes de coral del mundo están en peligro por la sobrepesca, prácticas destructivas y el cambio climático. Las poblaciones de fauna están cayendo por el sobre consumo, el crecimiento de población y la agricultura intensiva. Y el ritmo de extinción de especies se está acelerando, con cerca de un millón actualmente amenazadas o en peligro”.

Este fue el mensaje inaugural de Antonio Guterres, secretario general de la ONU en la cumbre sobre biodiversidad en la Asamblea General.

La respuesta de los líderes mundiales que asistieron fue que todos estaban de acuerdo en que era necesario tomar acciones para disminuir el impacto del humano en la vida sobre el planeta, pero hasta el momento, nadie ha hecho un compromiso en firme ante la comunidad internacional.

En un intento por alentar esas discusiones, Naciones Unidas acogió su primera Cumbre de la Biodiversidad, en la que uno tras otro, jefes de Estado y de Gobierno, ministros y otros responsables políticos hicieron balance de la complicada situación y dieron su punto de vista sobre lo que hay que hacer para evitar un colapso total de la naturaleza.

Nuestra existencia en este planeta depende totalmente de nuestra capacidad de proteger el mundo naturalVolkan Bozkir / Presidente de la Asamblea General de la ONU

António Guterres añadió que lo que la humanidad necesita es poner fin a la “guerra” que ahora mismo tiene abierta contra el medioambiente y “reconstruir” su relación con él.

“Nuestra existencia en este planeta depende totalmente de nuestra capacidad de proteger el mundo natural a nuestro alrededor”, destacó el presidente de la Asamblea General, Volkan Bozkir.

Según Guterres, una de las consecuencias del actual “desequilibrio” con la naturaleza es la aparición de enfermedades mortíferas. Esta lista incluye al Covid.

“El 60 por ciento de todas las enfermedades conocidas y 75 por ciento de las nuevas enfermedades infecciosas son zoonóticas, pasando de animales a humanos y demostrando la íntima interconexión entre la salud de nuestro planeta y la nuestra”, subrayó el diplomático.

Activistas de Greenpeace se manifestaron junto a dos esculturas de hielo derriténdose / Foto: Reuters

GRANDES ACTORES

Las principales economías del mundo son las mayores fuentes de contaminación, a causa del tamaño de su industria, que muchas veces va de la mano con las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera.

Por ello, el papel de naciones como China y Estados Unidos está bajo la lupa del mundo. Aunque ninguno de los dos ha dado el primer paso para cuidar al planeta.

En Estados Unidos, la muestra más reciente del desinterés por el medio ambiente fue el primer debate entre el presidente de ese país, Donald Trump y el candidato Demócrata, Joe Biden.

En el primero de tres encuentros, los candidatos abordaron temas como el Covid, la economía y los recientes disturbios y protestas contra la violencia policial.

La crisis climática, sin embargo, no formó parte del temario y hay dudas si lo será en los dos restantes, dados los antecedentes: en gran medida ha sido largamente ignorado en los debates de los últimos 20 años, y en los de las elecciones de 2016 “no hubo una sola pregunta” al respecto, como recuerda Climate Power 2020.

Esta organización está entre la casi veintena, incluidas Sierra Club, MoveOn.org. y 350.org., que han reunido hasta 161 mil 429 firmas para pedir que el cambio climático “sea una pieza central” en los debates y de esta forma promover una “acción inmediata” para mitigar sus devastadores impactos, según un comunicado difundido este martes.

Los grupos recordaron que una encuesta de la Universidad de Yale de este mes reflejó que 74 por ciento de los estadounidenses considera importante que el cambio climático sea abordado en los debates presidenciales (43% lo calificó de “muy importante”).

Asimismo, una investigación de la Universidad de Stanford de agosto descubrió que 68 por ciento de los votantes quiere que el Gobierno de EU “haga más sobre el calentamiento global”, mientras que 82 por ciento aceptó que el Gobierno “debería al menos hacer una cantidad moderada para abordar la crisis climática”, en lo que es visto como un hito sobre la posición de la opinión pública ante este problema.

“Los votantes merecen saber cómo cada candidato abordaría posiblemente la mayor crisis de nuestra generación: lo que suceda en los próximos cuatro años definirá el futuro de nuestro país”, dijo a Efe el senador de Florida José Javier Rodríguez, un reconocido combatiente contra el cambio climático.

Climate Power 2020 pone de relieve que aun con “la evidencia innegable de que la crisis climática está aquí”, como sus efectos en la salud, la economía y la seguridad nacional, en un año récord de incendios forestales en el oeste del país (más de 50 en estados como California, Oregon, Washington) el moderador Wallace no lo incluyó en la lista de temas del primer debate presidencial.

“Si queremos abordar los peligros cada vez mayores de la crisis climática, se debe presionar a los candidatos para que expongan sus planes”, manifestó la organización sin fines de lucro.

Esa urgencia fue compartida la semana pasada por 37 senadores federales en una carta dirigida a la Comisión de Debates Presidenciales, siguiendo los pasos de 70 congresistas que hicieron lo propio, y en la que defienden que “cada debate incluya preguntas a los candidatos sobre qué harían para abordar el cambio climático y la injusticia ambiental”.

“Esta no es una elección cualquiera. Es una que determinará cómo nuestro país responde al empeoramiento de la crisis climática que enfrentamos todos los días; no tenemos otro ciclo electoral que esperar”, señalaron, tras resaltar la importancia del clima para los jóvenes.

70 congresistas de Estados Unidos pidieron a la Comisión de Debates incluir el cambio climático en las discusiones de los candidatos a la Presidencia

TODOS LOS OJOS EN CHINA

China acogerá la Conferencia de las Partes de la Convención sobre Diversidad Biológica o COP15, que se espera sea el equivalente a la COP 21 de París, un encuentro que delineará las acciones y compromisos que de cada país para proteger la biodiversidad. Este acto está programado para 2021 y China será quien reciba a los líderes mundiales para discutir el tema.

Entre los principales objetivos de cara al próximo decenio está el de proteger 30 por ciento de la superficie terrestre y marina para 2030, una meta a la que ya se han comprometido individualmente decenas de países.

Todas las miradas están puestas en China, porque el gigante asiático tiene un papel fundamental como uno de los mayores contaminadores del mundo.

En contra de lo que esperaban algunos analistas, Xi no anunció en la cumbre de la Asamblea General ningún nuevo compromiso, aunque insistió en su voluntad de tomar medidas de manera inmediata.

El calentamiento global acelera el deshielo del Océano Ártico. La activista de 18 años Mya Rose Craig convoca a manifestarse para salvar al planeta / Foto: Reuters

BOLSONARO SE DEFIENDE

Otro de los líderes que atrae más atención en este ámbito es Jair Bolsonaro, acusado por muchos grupos ecologistas de permitir una enorme destrucción medioambiental en la Amazonía.

El presidente brasileño utilizó su discurso en la Cumbre para defenderse, asegurando que a su Administración le preocupa mucho la protección de ese ecosistema clave y cargando contra supuestas “informaciones falsas” que, dijo, buscan imponer normas “injustas” a su país.

“Rechazo firmemente la avaricia internacional hacia nuestra codiciada Amazonía. Y vamos a defenderla ante las acciones y narrativas que pueden ser perjudiciales para nuestros intereses nacionales”, señaló en un combativo discurso.

El líder ultraderechista subrayó que no se pueden aceptar las “informaciones falsas e irresponsables que sirven de pretexto para imponer injustas reglas internacionales, que no toman en consideración los importantes logros medioambientales que hemos logrado”.

Greenpeace personalizó en Bolsonaro y Trump la crisis ambiental que vive el mundo, colocando dos figuras de hielo de estos líderes que dejó que se derritiesen frente a la sede de Naciones Unidas.

50 incendios forestales se han registrado en Estados Unidos este año, un récord causado por el cambio climático

¿Y MÉXICO?

Apenas el lunes, el Gobierno de México y los principales empresarios del país presentaron un plan de infraestructura que incluye una inversión en energía de 98 mil 980 millones de pesos repartidos en cinco proyectos, pero que no proyecta gastar un solo peso en fuentes renovables, en una señal contundente de los planes del Ejecutivo para el sector.

“La señal que está mandando es que no hay un interés de promover en este punto las energías renovables ni el sector eléctrico en general”, consideró Paul Alejandro Sánchez, profesor de Planeación Estratégica y especialista en energía del Tecnológico de Monterrey.

México suscribió en la COP21 de París un acuerdo para reducir 30 por ciento sus emisiones de dióxido de carbono en 2030; sin embargo, la política energética del país se encamina al uso de combustibles convencionales, que resultan más contaminantes y caros.


Lee también otros contenidos de Normal ⬇️


"Más del 60 por ciento de los arrecifes de coral del mundo están en peligro por la sobrepesca, prácticas destructivas y el cambio climático. Las poblaciones de fauna están cayendo por el sobre consumo, el crecimiento de población y la agricultura intensiva. Y el ritmo de extinción de especies se está acelerando, con cerca de un millón actualmente amenazadas o en peligro”.

Este fue el mensaje inaugural de Antonio Guterres, secretario general de la ONU en la cumbre sobre biodiversidad en la Asamblea General.

La respuesta de los líderes mundiales que asistieron fue que todos estaban de acuerdo en que era necesario tomar acciones para disminuir el impacto del humano en la vida sobre el planeta, pero hasta el momento, nadie ha hecho un compromiso en firme ante la comunidad internacional.

En un intento por alentar esas discusiones, Naciones Unidas acogió su primera Cumbre de la Biodiversidad, en la que uno tras otro, jefes de Estado y de Gobierno, ministros y otros responsables políticos hicieron balance de la complicada situación y dieron su punto de vista sobre lo que hay que hacer para evitar un colapso total de la naturaleza.

Nuestra existencia en este planeta depende totalmente de nuestra capacidad de proteger el mundo naturalVolkan Bozkir / Presidente de la Asamblea General de la ONU

António Guterres añadió que lo que la humanidad necesita es poner fin a la “guerra” que ahora mismo tiene abierta contra el medioambiente y “reconstruir” su relación con él.

“Nuestra existencia en este planeta depende totalmente de nuestra capacidad de proteger el mundo natural a nuestro alrededor”, destacó el presidente de la Asamblea General, Volkan Bozkir.

Según Guterres, una de las consecuencias del actual “desequilibrio” con la naturaleza es la aparición de enfermedades mortíferas. Esta lista incluye al Covid.

“El 60 por ciento de todas las enfermedades conocidas y 75 por ciento de las nuevas enfermedades infecciosas son zoonóticas, pasando de animales a humanos y demostrando la íntima interconexión entre la salud de nuestro planeta y la nuestra”, subrayó el diplomático.

Activistas de Greenpeace se manifestaron junto a dos esculturas de hielo derriténdose / Foto: Reuters

GRANDES ACTORES

Las principales economías del mundo son las mayores fuentes de contaminación, a causa del tamaño de su industria, que muchas veces va de la mano con las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera.

Por ello, el papel de naciones como China y Estados Unidos está bajo la lupa del mundo. Aunque ninguno de los dos ha dado el primer paso para cuidar al planeta.

En Estados Unidos, la muestra más reciente del desinterés por el medio ambiente fue el primer debate entre el presidente de ese país, Donald Trump y el candidato Demócrata, Joe Biden.

En el primero de tres encuentros, los candidatos abordaron temas como el Covid, la economía y los recientes disturbios y protestas contra la violencia policial.

La crisis climática, sin embargo, no formó parte del temario y hay dudas si lo será en los dos restantes, dados los antecedentes: en gran medida ha sido largamente ignorado en los debates de los últimos 20 años, y en los de las elecciones de 2016 “no hubo una sola pregunta” al respecto, como recuerda Climate Power 2020.

Esta organización está entre la casi veintena, incluidas Sierra Club, MoveOn.org. y 350.org., que han reunido hasta 161 mil 429 firmas para pedir que el cambio climático “sea una pieza central” en los debates y de esta forma promover una “acción inmediata” para mitigar sus devastadores impactos, según un comunicado difundido este martes.

Los grupos recordaron que una encuesta de la Universidad de Yale de este mes reflejó que 74 por ciento de los estadounidenses considera importante que el cambio climático sea abordado en los debates presidenciales (43% lo calificó de “muy importante”).

Asimismo, una investigación de la Universidad de Stanford de agosto descubrió que 68 por ciento de los votantes quiere que el Gobierno de EU “haga más sobre el calentamiento global”, mientras que 82 por ciento aceptó que el Gobierno “debería al menos hacer una cantidad moderada para abordar la crisis climática”, en lo que es visto como un hito sobre la posición de la opinión pública ante este problema.

“Los votantes merecen saber cómo cada candidato abordaría posiblemente la mayor crisis de nuestra generación: lo que suceda en los próximos cuatro años definirá el futuro de nuestro país”, dijo a Efe el senador de Florida José Javier Rodríguez, un reconocido combatiente contra el cambio climático.

Climate Power 2020 pone de relieve que aun con “la evidencia innegable de que la crisis climática está aquí”, como sus efectos en la salud, la economía y la seguridad nacional, en un año récord de incendios forestales en el oeste del país (más de 50 en estados como California, Oregon, Washington) el moderador Wallace no lo incluyó en la lista de temas del primer debate presidencial.

“Si queremos abordar los peligros cada vez mayores de la crisis climática, se debe presionar a los candidatos para que expongan sus planes”, manifestó la organización sin fines de lucro.

Esa urgencia fue compartida la semana pasada por 37 senadores federales en una carta dirigida a la Comisión de Debates Presidenciales, siguiendo los pasos de 70 congresistas que hicieron lo propio, y en la que defienden que “cada debate incluya preguntas a los candidatos sobre qué harían para abordar el cambio climático y la injusticia ambiental”.

“Esta no es una elección cualquiera. Es una que determinará cómo nuestro país responde al empeoramiento de la crisis climática que enfrentamos todos los días; no tenemos otro ciclo electoral que esperar”, señalaron, tras resaltar la importancia del clima para los jóvenes.

70 congresistas de Estados Unidos pidieron a la Comisión de Debates incluir el cambio climático en las discusiones de los candidatos a la Presidencia

TODOS LOS OJOS EN CHINA

China acogerá la Conferencia de las Partes de la Convención sobre Diversidad Biológica o COP15, que se espera sea el equivalente a la COP 21 de París, un encuentro que delineará las acciones y compromisos que de cada país para proteger la biodiversidad. Este acto está programado para 2021 y China será quien reciba a los líderes mundiales para discutir el tema.

Entre los principales objetivos de cara al próximo decenio está el de proteger 30 por ciento de la superficie terrestre y marina para 2030, una meta a la que ya se han comprometido individualmente decenas de países.

Todas las miradas están puestas en China, porque el gigante asiático tiene un papel fundamental como uno de los mayores contaminadores del mundo.

En contra de lo que esperaban algunos analistas, Xi no anunció en la cumbre de la Asamblea General ningún nuevo compromiso, aunque insistió en su voluntad de tomar medidas de manera inmediata.

El calentamiento global acelera el deshielo del Océano Ártico. La activista de 18 años Mya Rose Craig convoca a manifestarse para salvar al planeta / Foto: Reuters

BOLSONARO SE DEFIENDE

Otro de los líderes que atrae más atención en este ámbito es Jair Bolsonaro, acusado por muchos grupos ecologistas de permitir una enorme destrucción medioambiental en la Amazonía.

El presidente brasileño utilizó su discurso en la Cumbre para defenderse, asegurando que a su Administración le preocupa mucho la protección de ese ecosistema clave y cargando contra supuestas “informaciones falsas” que, dijo, buscan imponer normas “injustas” a su país.

“Rechazo firmemente la avaricia internacional hacia nuestra codiciada Amazonía. Y vamos a defenderla ante las acciones y narrativas que pueden ser perjudiciales para nuestros intereses nacionales”, señaló en un combativo discurso.

El líder ultraderechista subrayó que no se pueden aceptar las “informaciones falsas e irresponsables que sirven de pretexto para imponer injustas reglas internacionales, que no toman en consideración los importantes logros medioambientales que hemos logrado”.

Greenpeace personalizó en Bolsonaro y Trump la crisis ambiental que vive el mundo, colocando dos figuras de hielo de estos líderes que dejó que se derritiesen frente a la sede de Naciones Unidas.

50 incendios forestales se han registrado en Estados Unidos este año, un récord causado por el cambio climático

¿Y MÉXICO?

Apenas el lunes, el Gobierno de México y los principales empresarios del país presentaron un plan de infraestructura que incluye una inversión en energía de 98 mil 980 millones de pesos repartidos en cinco proyectos, pero que no proyecta gastar un solo peso en fuentes renovables, en una señal contundente de los planes del Ejecutivo para el sector.

“La señal que está mandando es que no hay un interés de promover en este punto las energías renovables ni el sector eléctrico en general”, consideró Paul Alejandro Sánchez, profesor de Planeación Estratégica y especialista en energía del Tecnológico de Monterrey.

México suscribió en la COP21 de París un acuerdo para reducir 30 por ciento sus emisiones de dióxido de carbono en 2030; sin embargo, la política energética del país se encamina al uso de combustibles convencionales, que resultan más contaminantes y caros.


Lee también otros contenidos de Normal ⬇️


Policiaca

Aumentó en 10.2 % la violencia familiar en la CDMX: Godoy

Godoy señaló que muchas víctimas prefieren no denunciar o no seguir con la investigación penal

Policiaca

SSC activa el operativo "Aguinaldo seguro 2020", con más de 10 mil policías

Para resguardar la integridad física y patrimonial de las y los habitantes de la Ciudad de México

Sociedad

Con recortes presupuestales, AMLO traicionó al campo: Frente de campesinos

Líderes del Frente Auténtico del Campo advirtieron que por falta de políticas públicas relacionados con recursos naturales ya se presentan “guerras por agua”

México

En dos años López Obrador, mintió y traicionó al campo mexicano al hacer recortes presupuestarios: Líderes campesinos

Lo exhortan a rectificar el rumbo de su mandato antes de que aumente la inconformidad social y se pierda el sexenio

Metrópoli

Prevén que Aztlan será de los mejores parques de diversiones del mundo

Sobre la Montaña Rusa se tiene la propuesta que sirva de escenario para otras atracciones