/ jueves 20 de enero de 2022

¿Cómo identificar los síntomas de la Clamidia?, la enfermedad sexual que causa infertilidad

Aunque lo ideal es prevenir, afortunadamente esta enfermedad se puede curar mediante el tratamiento adecuado, aunque no tratarse podría tener graves consecuencias

La clamidia es considerada la más común entre las enfermedades de transmisión sexual (ETS), aunque existe tratamiento para combatirlo, el no atenderse a tiempo podría causar en las mujeres infertilidad.

Esta ETS que afecta tanto a hombre como mujeres causa graves daños en el aparato reproductor, y de acuerdo a la Organización Panamericana de la Salud la prevalencia más alta de infecciones por clamidias en el sexo femenino es entre adolescentes de 15 a 19 años, seguido del grupo etario de 20 y 24 años.

La también conocida como “Clamidiasis” se trasmite por mantener relaciones sexuales sin protección vía vaginal, anal u oral, con otra persona infectada, o de madre a recién nacido durante la labor de parto.

Debido a la casi nula presencia de síntomas es difícil percatarse haber contraído la infección, por lo que especialistas exhortan al uso obligatorio de preservativo para descartar riesgos, aunque existen estudios de laboratorio que ayudan a identificarla.

SÍNTOMAS

Los síntomas más comunes que presentan mujeres con Clamidia son intenso flujo vaginal fuera del normal; ardor o molestia al momento de orinar, o al tener sexo.

En los hombres, la Clamidia se presenta acompañada de una secreción transparente que sale del pene, molestia o ardor al orinar, comezón e irritación en la punta del pene, así como dolor e inflamación en los testículos.

CÓMO DIAGNOSTICAR LA CLAMIDIA

En caso de presentar algunos de los síntomas antes mencionados lo recomendable es acudir con un especialista, que a su vez, solicitará acudir a un laboratorio para realizarse una prueba rápida para la detección de clamidia, especialmente recomendable si el sospechoso (a) mantiene una vida sexual activa.

En el caso de las mujeres, la prueba se realiza mediante una toma de muestra de células de la vagina con un hisopo, la misma puede hacerla por su propia cuenta la paciente si cuenta con el kit de pruebas. Por su parte, los hombres que quieran saber si están infectados, deberán de hacerlo de la misma forma mediante la toma de muestra de célula de uretra, aunque también puede analizarse una prueba de orina.

CÓMO SE CURA LA CLAMIDIA

Aunque lo ideal es prevenir, afortunadamente esta enfermedad se puede curar mediante el tratamiento adecuado. Aunque no hay que confiarse pues se puede contraer nuevamente la infección pese a ya haberla contraído antes.

La mayoría de los pacientes que presentan Clamidia se tratan a base de antibióticos, como la dixociclina o la azitromicina, cuyo tratamiento llega a durar poco más de una semana, cuya principal recomendación médica es abstenerse de mantener relaciones sexuales durante este tiempo.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem

CONSECUENCIAS

Entre las consecuencias más graves que pueden experimentaras las mujeres por no tratar a tiempo esta enfermedad de transmisión sexual, está el desarrollo de enfermedad pélvica inflamatoria que produce dolor pélvico crónico, también puede ocasionar la infertilidad o en su defecto, embarazos extrauterinos que son considerados sumamente peligrosos por el riesgo de producir graves hemorragias.

Por su parte, los varones que se sometan a tratamiento contra la Clamidia, podrían presentar infecciones uretrales con complicaciones, entre estas, hinchazón de la zona genital y un intenso dolor en los testículos. En el caso de los bebés, contagiados durante la gestación, puede presentar ruptura prematura de membranas, parto prematuro, infecciones conjuntivales (del ojo) y neumónicas muy peligrosas ante la vulnerabilidad de los recién nacidos.

No olvides seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado



La clamidia es considerada la más común entre las enfermedades de transmisión sexual (ETS), aunque existe tratamiento para combatirlo, el no atenderse a tiempo podría causar en las mujeres infertilidad.

Esta ETS que afecta tanto a hombre como mujeres causa graves daños en el aparato reproductor, y de acuerdo a la Organización Panamericana de la Salud la prevalencia más alta de infecciones por clamidias en el sexo femenino es entre adolescentes de 15 a 19 años, seguido del grupo etario de 20 y 24 años.

La también conocida como “Clamidiasis” se trasmite por mantener relaciones sexuales sin protección vía vaginal, anal u oral, con otra persona infectada, o de madre a recién nacido durante la labor de parto.

Debido a la casi nula presencia de síntomas es difícil percatarse haber contraído la infección, por lo que especialistas exhortan al uso obligatorio de preservativo para descartar riesgos, aunque existen estudios de laboratorio que ayudan a identificarla.

SÍNTOMAS

Los síntomas más comunes que presentan mujeres con Clamidia son intenso flujo vaginal fuera del normal; ardor o molestia al momento de orinar, o al tener sexo.

En los hombres, la Clamidia se presenta acompañada de una secreción transparente que sale del pene, molestia o ardor al orinar, comezón e irritación en la punta del pene, así como dolor e inflamación en los testículos.

CÓMO DIAGNOSTICAR LA CLAMIDIA

En caso de presentar algunos de los síntomas antes mencionados lo recomendable es acudir con un especialista, que a su vez, solicitará acudir a un laboratorio para realizarse una prueba rápida para la detección de clamidia, especialmente recomendable si el sospechoso (a) mantiene una vida sexual activa.

En el caso de las mujeres, la prueba se realiza mediante una toma de muestra de células de la vagina con un hisopo, la misma puede hacerla por su propia cuenta la paciente si cuenta con el kit de pruebas. Por su parte, los hombres que quieran saber si están infectados, deberán de hacerlo de la misma forma mediante la toma de muestra de célula de uretra, aunque también puede analizarse una prueba de orina.

CÓMO SE CURA LA CLAMIDIA

Aunque lo ideal es prevenir, afortunadamente esta enfermedad se puede curar mediante el tratamiento adecuado. Aunque no hay que confiarse pues se puede contraer nuevamente la infección pese a ya haberla contraído antes.

La mayoría de los pacientes que presentan Clamidia se tratan a base de antibióticos, como la dixociclina o la azitromicina, cuyo tratamiento llega a durar poco más de una semana, cuya principal recomendación médica es abstenerse de mantener relaciones sexuales durante este tiempo.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem

CONSECUENCIAS

Entre las consecuencias más graves que pueden experimentaras las mujeres por no tratar a tiempo esta enfermedad de transmisión sexual, está el desarrollo de enfermedad pélvica inflamatoria que produce dolor pélvico crónico, también puede ocasionar la infertilidad o en su defecto, embarazos extrauterinos que son considerados sumamente peligrosos por el riesgo de producir graves hemorragias.

Por su parte, los varones que se sometan a tratamiento contra la Clamidia, podrían presentar infecciones uretrales con complicaciones, entre estas, hinchazón de la zona genital y un intenso dolor en los testículos. En el caso de los bebés, contagiados durante la gestación, puede presentar ruptura prematura de membranas, parto prematuro, infecciones conjuntivales (del ojo) y neumónicas muy peligrosas ante la vulnerabilidad de los recién nacidos.

No olvides seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado