/ miércoles 27 de abril de 2022

Beber café, un placer cada vez más caro

La pandemia, el clima y hasta la guerra en Ucrania han ocasionado alzas importantes en la producción del grano en todo Latinoamérica

Los bebedores de café en Latinoamérica seguirán pagando caro cada taza por cuenta de una tormenta perfecta: la elevada inflación que trajo consigo la reactivación económica tras la pandemia, un clima extremo, los desafíos logísticos que supuso el Covid-19 y la crisis del suministro de fertilizantes a causa de la invasión de Rusia a Ucrania.

Estos factores no sólo han puesto en riesgo el suministro del café para millones de consumidores, sino que vienen disparando las alarmas en los mercados financieros desde 2021 cuando el precio del grano alcanzó cifras no vistas en una década, con cerca de un aumento del 80 por ciento.

Uno de los capítulos más fuertes de esta crisis se escribe en Brasil desde 2021, cuando los cultivos fueron golpeados por la furia del clima: primero con una sequía prolongada y, meses más tarde, con la peor helada que vivió el país desde 1994.

En ese contexto, el precio medio del saco de café aumentó un 74.5 por ciento en el último año, tras pasar de los 131 dólares en el primer trimestre de 2021 a los 228 dólares entre enero y marzo de 2022, según el Consejo de los Exportadores de Café (Cecafé).

Y estamos hablando de un país con un peso decisivo en los precios internacionales del café por su condición de mayor productor y exportador mundial: en la última década, cerca del 70 por ciento de la producción brasileña tuvo como destino el resto del mundo.

Los colombianos también han sentido en sus bolsillos el peso de la inflación del café de los últimos meses. El precio de este producto indispensable en la canasta familiar ha subido en un año casi un 30 por ciento.

Además, la inflación del grano y sus productos derivados fue del 29.36 por ciento, entre abril de 2021 y marzo de 2022, según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística.

Es, por lo tanto, uno de los alimentos que más han disparado su valor, junto con la papa, el plátano, la yuca, los aceites comestibles y la carne.

México es el duodécimo exportador de café a nivel mundial / Foto: EFE

Las "persistentes condiciones climáticas poco favorables" han afectado la producción del grano, que cayó un 16 % en febrero pasado, explica la Federación Nacional de Cafeteros.

Destaca que Colombia es el mayor productor mundial de café arábigo suave lavado, y que esta actividad es el sustento de unas 540 mil familias campesinas. Los caficultores del país andino, sin embargo, no se han visto afectados por la subida de precios, más allá de las quejas permanentes por los elevados costos de los fertilizantes.

Y reconocen que, al fin de cuentas, están obteniendo mayores ganancias por su producto, con lo que les permite paliar las dificultades que suponen los elevados costos del resto de productos de la cadena de producción.

En Perú, el décimo productor mundial de café, el proceso inflacionario aún no se siente en el negocio. Se espera que al menos hasta mediados del año se mantengan los precios de 2021, que oscilan entre los 10.8 dólares y 21.6 dólares por kilo, según el producto.

Esto se debe a que hasta junio de este año los productores seguirán vendiendo el café de la cosecha pasada, cuando los precios de los fertilizantes no estaban tan altos ni la disponibilidad era tan escasa, explica a la agencia EFE el gerente de la Junta Nacional del Café (JNC), Lorenzo Castillo.

“Hoy ni pagando el precio del mercado internacional hay disponibilidad de fertilizantes, y ojalá que comience a mejorar este escenario a partir de junio, porque si no, va a haber escasez de producción e incremento de costos”, advierte.

México y Honduras

En México, los precios de café tostado crecieron 15.94 por ciento interanual en marzo pasado, según el índice subyacente de mercancías del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), que registra actualmente una inflación general superior al 7 %, los niveles más altos en dos décadas.

Pese al aumento de precios, la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural calcula un incremento del 5 por ciento anual para 2022 en el cultivo de café cereza, hasta las 994 mil 400 toneladas, y un crecimiento de 1.4 por ciento o 5 mil 209 millones de pesos en su valor.

México es el duodécimo exportador de café a nivel mundial, según la Organización Internacional de Café (ICO, en inglés), con más de la mitad de la producción concentrada en los estados de Chiapas, Veracruz y Puebla, en el centro y sur del país.

Mientras tanto, Honduras vendió entre octubre de 2021 y el 22 de abril de 2022 unos 3.61 millones de quintales de café (sacos de 46 kilos), un 3.8 por ciento menos que en el ciclo 2020-2021 (3.75 millones de quintales), según el Instituto Hondureño del Café (Ihcafe).

Los ingresos por las exportaciones hondureñas de café suman 847.9 millones de dólares en lo que va de la cosecha actual, un 55.5 por ciento más que los 545.2 millones registrados en el mismo periodo del ciclo anterior, agregó.

El precio del quintal de café en la cosecha actual alcanzó un promedio de 234 mil 65 dólares, mientras que en el mismo lapso de la cosecha 2020-2021 se cotizó a 145.11 dólares, lo que supone un alza del 61.7 por ciento, de acuerdo con el Ihcafe.



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Los bebedores de café en Latinoamérica seguirán pagando caro cada taza por cuenta de una tormenta perfecta: la elevada inflación que trajo consigo la reactivación económica tras la pandemia, un clima extremo, los desafíos logísticos que supuso el Covid-19 y la crisis del suministro de fertilizantes a causa de la invasión de Rusia a Ucrania.

Estos factores no sólo han puesto en riesgo el suministro del café para millones de consumidores, sino que vienen disparando las alarmas en los mercados financieros desde 2021 cuando el precio del grano alcanzó cifras no vistas en una década, con cerca de un aumento del 80 por ciento.

Uno de los capítulos más fuertes de esta crisis se escribe en Brasil desde 2021, cuando los cultivos fueron golpeados por la furia del clima: primero con una sequía prolongada y, meses más tarde, con la peor helada que vivió el país desde 1994.

En ese contexto, el precio medio del saco de café aumentó un 74.5 por ciento en el último año, tras pasar de los 131 dólares en el primer trimestre de 2021 a los 228 dólares entre enero y marzo de 2022, según el Consejo de los Exportadores de Café (Cecafé).

Y estamos hablando de un país con un peso decisivo en los precios internacionales del café por su condición de mayor productor y exportador mundial: en la última década, cerca del 70 por ciento de la producción brasileña tuvo como destino el resto del mundo.

Los colombianos también han sentido en sus bolsillos el peso de la inflación del café de los últimos meses. El precio de este producto indispensable en la canasta familiar ha subido en un año casi un 30 por ciento.

Además, la inflación del grano y sus productos derivados fue del 29.36 por ciento, entre abril de 2021 y marzo de 2022, según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística.

Es, por lo tanto, uno de los alimentos que más han disparado su valor, junto con la papa, el plátano, la yuca, los aceites comestibles y la carne.

México es el duodécimo exportador de café a nivel mundial / Foto: EFE

Las "persistentes condiciones climáticas poco favorables" han afectado la producción del grano, que cayó un 16 % en febrero pasado, explica la Federación Nacional de Cafeteros.

Destaca que Colombia es el mayor productor mundial de café arábigo suave lavado, y que esta actividad es el sustento de unas 540 mil familias campesinas. Los caficultores del país andino, sin embargo, no se han visto afectados por la subida de precios, más allá de las quejas permanentes por los elevados costos de los fertilizantes.

Y reconocen que, al fin de cuentas, están obteniendo mayores ganancias por su producto, con lo que les permite paliar las dificultades que suponen los elevados costos del resto de productos de la cadena de producción.

En Perú, el décimo productor mundial de café, el proceso inflacionario aún no se siente en el negocio. Se espera que al menos hasta mediados del año se mantengan los precios de 2021, que oscilan entre los 10.8 dólares y 21.6 dólares por kilo, según el producto.

Esto se debe a que hasta junio de este año los productores seguirán vendiendo el café de la cosecha pasada, cuando los precios de los fertilizantes no estaban tan altos ni la disponibilidad era tan escasa, explica a la agencia EFE el gerente de la Junta Nacional del Café (JNC), Lorenzo Castillo.

“Hoy ni pagando el precio del mercado internacional hay disponibilidad de fertilizantes, y ojalá que comience a mejorar este escenario a partir de junio, porque si no, va a haber escasez de producción e incremento de costos”, advierte.

México y Honduras

En México, los precios de café tostado crecieron 15.94 por ciento interanual en marzo pasado, según el índice subyacente de mercancías del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), que registra actualmente una inflación general superior al 7 %, los niveles más altos en dos décadas.

Pese al aumento de precios, la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural calcula un incremento del 5 por ciento anual para 2022 en el cultivo de café cereza, hasta las 994 mil 400 toneladas, y un crecimiento de 1.4 por ciento o 5 mil 209 millones de pesos en su valor.

México es el duodécimo exportador de café a nivel mundial, según la Organización Internacional de Café (ICO, en inglés), con más de la mitad de la producción concentrada en los estados de Chiapas, Veracruz y Puebla, en el centro y sur del país.

Mientras tanto, Honduras vendió entre octubre de 2021 y el 22 de abril de 2022 unos 3.61 millones de quintales de café (sacos de 46 kilos), un 3.8 por ciento menos que en el ciclo 2020-2021 (3.75 millones de quintales), según el Instituto Hondureño del Café (Ihcafe).

Los ingresos por las exportaciones hondureñas de café suman 847.9 millones de dólares en lo que va de la cosecha actual, un 55.5 por ciento más que los 545.2 millones registrados en el mismo periodo del ciclo anterior, agregó.

El precio del quintal de café en la cosecha actual alcanzó un promedio de 234 mil 65 dólares, mientras que en el mismo lapso de la cosecha 2020-2021 se cotizó a 145.11 dólares, lo que supone un alza del 61.7 por ciento, de acuerdo con el Ihcafe.



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Policiaca

Asaltantes irrumpen domicilio en Almoloya y matan de un infarto al dueño

El adulto mayor sorprendió al grupo de ladrones al interior de su vivienda, de la impresión le vino un infarto que le arrebató la vida

Policiaca

Montadeudas, dinero exprés a cambio de desgaste emocional, moral y psicológico

Al menos seis call centers en la CDMX fueron desmantelados por la SSC; hay alerta sobre aplicaciones aun activas que ofrecen prestamos, podrían ser coordinadas desde China

Cultura

Cuestionario Proust: Nataly Michel

Se especializa en esgrima, dominando el arma conocida como florete. Ha obtenido tres medallas de oro, cuatro de plata y cinco de bronce en campeonatos internacionales

Tecnología

El reconocimiento facial también discrimina

Con frecuencia los dispositivos de reconocimiento facial se utilizan para vigilar a las personas de color, más que a las blancas. Irónicamente, esta tecnología es más precisa con los tonos de piel claros que con los oscuros

Cultura

Antibalas: “Medicina musical para estos tiempos”

A propósito del regreso de esta orquesta a nuestro país, platicamos con dos miembros del grupo, quienes adelantan que ya tienen preparados dos discos nuevos, además de muchos conciertos por Norteamérica

Moda

Los looks de verano con los que la realeza rompe el protocolo

La reina Letizia se deja llevar por su espíritu veraniego y muestra sus trabajadas piernas con un short de rayas