/ miércoles 11 de agosto de 2021

Así sería el "abogado del futuro", según la inteligencia articial

Por medio de una base de datos con un software ya es posible automatizar parte del trabajo de los litigantes, aunque esto no necesariamente debe preocuparles

Imagina todo lo que hace un abogado en un solo día: Investigar casos, redactar informes, asesorar a los clientes.

Si bien la tecnología ha estado mordisqueando los límites de la profesión legal durante algún tiempo, es difícil imaginar esas complejas tareas realizadas por un robot.

Y son esas tareas complicadas y personalizadas las que han llevado a los tecnólogos a incluir abogados en una categoría más amplia de trabajos que se consideran bastante seguros de un futuro de robótica avanzada e inteligencia artificial (IA).

Pero, como descubrieron los investigadores en un trabajo reciente para analizar informes legales utilizando una rama de la IA conocida como aprendizaje automático, los trabajos de los abogados son mucho menos seguros de lo que pensábamos.

Resulta que no es necesario automatizar completamente un trabajo para cambiarlo fundamentalmente. Todo lo que necesita hacer es automatizar una parte.

El proyecto de investigación, en el que colaboraron investigadores, informáticos y lingüistas, no pretendía tratar la automatización. Como profesores de derecho, intentaban identificar las características del texto de los escritos legales exitosos y no exitosos.

Recopilaron un montón de escritos legales y opiniones de jueces y procesaron el texto para su análisis. Una de las primeras cosas que vieron es que puede ser difícil predecir qué tareas se automatizan fácilmente.

Una vez que descubrieron cómo identificar las citas, utilizaron una metodología llamada "análisis de gráficos" para crear redes visuales de citas legales. Esto les permitió predecir si un resumen "ganaría" en función del rendimiento de otros informes cuando incluían una cita en particular.

Entonces, su investigación sugirió que podrían construir una base de datos con un software que le diera a los abogados los mejores casos para citar. Todo lo que necesitarían sería introducir el escrito del otro lado en la máquina.

Automatizar las partes difíciles de un trabajo puede marcar una gran diferencia tanto para quienes realizan el trabajo como para los consumidores del otro lado de la transacción.

No olvides seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

Asimismo, la automatización podría ayudar a reducir el costo de los servicios legales, haciéndolos más accesibles para las muchas personas que no pueden pagar un abogado.

De hecho, en otros sectores de la economía, los avances tecnológicos de las últimas décadas han permitido a las empresas cambiar el trabajo de los trabajadores asalariados a los clientes.

En el contexto de los servicios legales, los consumidores que no pueden pagar un abogado ya están renunciando por completo a su día en la corte o manejando reclamos legales por su cuenta, a menudo con malos resultados. Si la automatización parcial significa que un abogado de asistencia legal abrumado ahora tiene tiempo para tomar más casos de clientes o los clientes ahora pueden permitirse contratar a un abogado, todos estarán mejor.

Además, los servicios legales habilitados por la tecnología pueden ayudar a los consumidores a representarse mejor a sí mismos. Por ejemplo, el tribunal de distrito federal de Missouri ahora ofrece una plataforma para ayudar a las personas que se declaran en quiebra a preparar sus formularios, ya sea por su cuenta o con una reunión gratuita de 30 minutos con un abogado. Dado que la plataforma ofrece una ventaja inicial, tanto el abogado como el consumidor pueden aprovechar mejor el intervalo de tiempo de 30 minutos.

Es posible que haya más ayuda para los consumidores en camino: hay una gran cosecha de nuevas empresas tecnológicas que se esfuerzan por automatizar varios tipos de trabajo legal. Por lo tanto, aunque la máquina de métodos abreviados de investigación no se ha construido, es posible que herramientas tan poderosas como esta no estén muy lejos.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem


Imagina todo lo que hace un abogado en un solo día: Investigar casos, redactar informes, asesorar a los clientes.

Si bien la tecnología ha estado mordisqueando los límites de la profesión legal durante algún tiempo, es difícil imaginar esas complejas tareas realizadas por un robot.

Y son esas tareas complicadas y personalizadas las que han llevado a los tecnólogos a incluir abogados en una categoría más amplia de trabajos que se consideran bastante seguros de un futuro de robótica avanzada e inteligencia artificial (IA).

Pero, como descubrieron los investigadores en un trabajo reciente para analizar informes legales utilizando una rama de la IA conocida como aprendizaje automático, los trabajos de los abogados son mucho menos seguros de lo que pensábamos.

Resulta que no es necesario automatizar completamente un trabajo para cambiarlo fundamentalmente. Todo lo que necesita hacer es automatizar una parte.

El proyecto de investigación, en el que colaboraron investigadores, informáticos y lingüistas, no pretendía tratar la automatización. Como profesores de derecho, intentaban identificar las características del texto de los escritos legales exitosos y no exitosos.

Recopilaron un montón de escritos legales y opiniones de jueces y procesaron el texto para su análisis. Una de las primeras cosas que vieron es que puede ser difícil predecir qué tareas se automatizan fácilmente.

Una vez que descubrieron cómo identificar las citas, utilizaron una metodología llamada "análisis de gráficos" para crear redes visuales de citas legales. Esto les permitió predecir si un resumen "ganaría" en función del rendimiento de otros informes cuando incluían una cita en particular.

Entonces, su investigación sugirió que podrían construir una base de datos con un software que le diera a los abogados los mejores casos para citar. Todo lo que necesitarían sería introducir el escrito del otro lado en la máquina.

Automatizar las partes difíciles de un trabajo puede marcar una gran diferencia tanto para quienes realizan el trabajo como para los consumidores del otro lado de la transacción.

No olvides seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

Asimismo, la automatización podría ayudar a reducir el costo de los servicios legales, haciéndolos más accesibles para las muchas personas que no pueden pagar un abogado.

De hecho, en otros sectores de la economía, los avances tecnológicos de las últimas décadas han permitido a las empresas cambiar el trabajo de los trabajadores asalariados a los clientes.

En el contexto de los servicios legales, los consumidores que no pueden pagar un abogado ya están renunciando por completo a su día en la corte o manejando reclamos legales por su cuenta, a menudo con malos resultados. Si la automatización parcial significa que un abogado de asistencia legal abrumado ahora tiene tiempo para tomar más casos de clientes o los clientes ahora pueden permitirse contratar a un abogado, todos estarán mejor.

Además, los servicios legales habilitados por la tecnología pueden ayudar a los consumidores a representarse mejor a sí mismos. Por ejemplo, el tribunal de distrito federal de Missouri ahora ofrece una plataforma para ayudar a las personas que se declaran en quiebra a preparar sus formularios, ya sea por su cuenta o con una reunión gratuita de 30 minutos con un abogado. Dado que la plataforma ofrece una ventaja inicial, tanto el abogado como el consumidor pueden aprovechar mejor el intervalo de tiempo de 30 minutos.

Es posible que haya más ayuda para los consumidores en camino: hay una gran cosecha de nuevas empresas tecnológicas que se esfuerzan por automatizar varios tipos de trabajo legal. Por lo tanto, aunque la máquina de métodos abreviados de investigación no se ha construido, es posible que herramientas tan poderosas como esta no estén muy lejos.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem


Policiaca

Fallece hombre en situación vulnerable en parque de la colonia Roma

Fueron paseantes y vecinos de la Plaza Río de Jaenero quienes alertaron a uniformados de la SSC, sobre la presencia de un hombre inmóvil