/ sábado 12 de junio de 2021

Sin goles México y Honduras en Atlanta

A México le urge un centro delantero eficaz y contundente

México no tiene gol, le urge un centro delantero eficaz y contundente. El Tata Martino tiene que apostar por algo novedoso como Rogelio Funes Mori o volver a la vieja guardia con Chicharito Hernández. Lo que es un hecho es que los actuales atacantes del Tricolor han quedado lejos de las expectativas. Ni Alan Pulido ni Henry Martín. Nadie pudo celebrar anoche en el partido amistoso ante Honduras. Los catrachos evidenciaron la realidad. Todo quedó en un insípido 0-0, con pocas emociones, sin ningún tiro a portería y que confirmó una Selección necesitada por alguien que cambie la efectividad. La Copa Oro ya está a la vuelta de la esquina y todo sigue en pausa.

La preparación se trasladó a Atlanta. Fue un partido para cumplir con el calendario y, sobre todo, de observación para el entrenador Gerardo Martino.

Los jugadores suplentes del Tricolor tuvieron una oportunidad de auténtico oro para ganarse un lugar, aprovechando que hombres como Andrés Guardado, Guillermo Ochoa, Héctor Herrera, Hirving Lozano y otros más no estuvieron. El plan era llenarle el ojo al Tata. En todas las posiciones hubo casos. En la portería apareció Rodolfo Cota, quien podría ser el titular tras darse a conocer que Memo irá a Juegos Olímpicos. Los campeones con Cruz Azul, Luis Romo y Orbelín Pineda, comenzaron como titulares, al igual que Oswaldo Rodríguez. En la delantera, Alan Pulido tomó el protagonismo e intentó levantar la mano en esa búsqueda de encontrar al delantero perfecto para la próxima justa de la zona. Tecatito Corona lo acompañó.

Honduras también tuvo ausencias importantes. Choco Lozano y Alberth Elis, sus referentes al frente, no se presentaron por lesión. Los catrachos, tercer lugar en la Nations League, fueron un buen parámetro.

México comenzó con buen ritmo, puso las primeras opciones de peligro y tuvo el control absoluto de las acciones. La H no se quiso quedar muda. Jorge Benguche sorprendió con su velocidad y estuvo cerca de herir de gravedad. Héctor Moreno, flamante refuerzo de Rayados, se vio lento, pero Cota salvó su meta con una atajada llena de valentía.

Los tricolores fueron mejores, pero no preocuparon al cancerbero rival. Orbelín Pineda fue el primero. Edson Álvarez mandó un centro preciso, pero el Maguito no se atrevió a rematar ante la corpulencia de Luis López. Así se perdió la primera chance real.

El conjunto catracho mostró oficio y un gran despliegue físico, pero su generación al ataque fue prácticamente nula.

Las ideas ofensivas las pusieron los mexicanos, con toques de lado a lado y varias alternativas. En esa intención, Carlos Rodríguez se encontró un balón a modo, se atrevió y sacó un derechazo, pero su disparo pegó en el travesaño. El festejo fue frustrado cuando ya se coreaba como gol.

En el último lapso del primer tiempo, Honduras se atrevió. El balón parado estuvo cerca de ser su llave perfecta, pero la contundencia no estuvo de su lado.

En el complemento todo bajó de revoluciones. El partido fue soso, con pocas emociones y escasas oportunidades de gol. Honduras destruyó el juego tricolor, no lo dejó hacer absolutamente nada. El espectáculo fue nulo.

Martino fue obligado e hizo cambios. Pulido salió y entró Henry Martín. El jugador de las Águilas tampoco pudo hacer algo al frente. Ni siquiera pudieron vencer a Alex Güity, portero catracho que ayer debutó tras la lesión de López.

El daño no llegó. México sufre en el ataque, no hay soluciones. Ante Honduras se fueron en cero y la búsqueda de un goleador letal está más viva que nunca para el Tata.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem

México no tiene gol, le urge un centro delantero eficaz y contundente. El Tata Martino tiene que apostar por algo novedoso como Rogelio Funes Mori o volver a la vieja guardia con Chicharito Hernández. Lo que es un hecho es que los actuales atacantes del Tricolor han quedado lejos de las expectativas. Ni Alan Pulido ni Henry Martín. Nadie pudo celebrar anoche en el partido amistoso ante Honduras. Los catrachos evidenciaron la realidad. Todo quedó en un insípido 0-0, con pocas emociones, sin ningún tiro a portería y que confirmó una Selección necesitada por alguien que cambie la efectividad. La Copa Oro ya está a la vuelta de la esquina y todo sigue en pausa.

La preparación se trasladó a Atlanta. Fue un partido para cumplir con el calendario y, sobre todo, de observación para el entrenador Gerardo Martino.

Los jugadores suplentes del Tricolor tuvieron una oportunidad de auténtico oro para ganarse un lugar, aprovechando que hombres como Andrés Guardado, Guillermo Ochoa, Héctor Herrera, Hirving Lozano y otros más no estuvieron. El plan era llenarle el ojo al Tata. En todas las posiciones hubo casos. En la portería apareció Rodolfo Cota, quien podría ser el titular tras darse a conocer que Memo irá a Juegos Olímpicos. Los campeones con Cruz Azul, Luis Romo y Orbelín Pineda, comenzaron como titulares, al igual que Oswaldo Rodríguez. En la delantera, Alan Pulido tomó el protagonismo e intentó levantar la mano en esa búsqueda de encontrar al delantero perfecto para la próxima justa de la zona. Tecatito Corona lo acompañó.

Honduras también tuvo ausencias importantes. Choco Lozano y Alberth Elis, sus referentes al frente, no se presentaron por lesión. Los catrachos, tercer lugar en la Nations League, fueron un buen parámetro.

México comenzó con buen ritmo, puso las primeras opciones de peligro y tuvo el control absoluto de las acciones. La H no se quiso quedar muda. Jorge Benguche sorprendió con su velocidad y estuvo cerca de herir de gravedad. Héctor Moreno, flamante refuerzo de Rayados, se vio lento, pero Cota salvó su meta con una atajada llena de valentía.

Los tricolores fueron mejores, pero no preocuparon al cancerbero rival. Orbelín Pineda fue el primero. Edson Álvarez mandó un centro preciso, pero el Maguito no se atrevió a rematar ante la corpulencia de Luis López. Así se perdió la primera chance real.

El conjunto catracho mostró oficio y un gran despliegue físico, pero su generación al ataque fue prácticamente nula.

Las ideas ofensivas las pusieron los mexicanos, con toques de lado a lado y varias alternativas. En esa intención, Carlos Rodríguez se encontró un balón a modo, se atrevió y sacó un derechazo, pero su disparo pegó en el travesaño. El festejo fue frustrado cuando ya se coreaba como gol.

En el último lapso del primer tiempo, Honduras se atrevió. El balón parado estuvo cerca de ser su llave perfecta, pero la contundencia no estuvo de su lado.

En el complemento todo bajó de revoluciones. El partido fue soso, con pocas emociones y escasas oportunidades de gol. Honduras destruyó el juego tricolor, no lo dejó hacer absolutamente nada. El espectáculo fue nulo.

Martino fue obligado e hizo cambios. Pulido salió y entró Henry Martín. El jugador de las Águilas tampoco pudo hacer algo al frente. Ni siquiera pudieron vencer a Alex Güity, portero catracho que ayer debutó tras la lesión de López.

El daño no llegó. México sufre en el ataque, no hay soluciones. Ante Honduras se fueron en cero y la búsqueda de un goleador letal está más viva que nunca para el Tata.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem

Archivos Secretos

Septiembre de 1985: El terror se apoderó de todos en la ciudad tras el temblor

Una estela de muerte y destrucción dejó el sismo más intenso registrado en el siglo XX; cientos de edificios derrumbados, incendios por doquier, personas atrapadas... ¡Todo se vino abajo!

Metrópoli

Popocatépetl registra nueva explosión que genera una columna de vapor y gases

Protección Civil indicó que el semáforo de alerta se mantiene en amarillo fase dos y exhorta a la población no acercarse al lugar