/ jueves 7 de noviembre de 2019

Los minutos finales, la pesadilla de Cruz Azul

Sufre y reza en este momento por alcanzar un lugar en Liguilla

Ciudad de México.- Dicen que de las equivocaciones se aprende, pero ese no es el caso de La Máquina. El mayor de sus males volvió a aparecer en el Apertura 2019 y lo tiene al borde de la eliminación. Si Cruz Azul sufre y reza en este momento por alcanzar un lugar en Liguilla no es casualidad y es por los constantes errores que cometió a lo largo de 17 jornadas.

A pesar de que frecuentaron irse al frente en el marcador en 12 partidos, en ocho de ellos no supieron controlar la ventaja y regalaron el resultado de último momento o bien, a lo largo de los minutos restantes. Actualmente cuentan con 20 unidades y podrían ser, por lo menos, 18 más, para llegar a la cuantiosa cifra de “38”, que ya los tendría clasificados, como líderes absolutos del torneo y claros favoritos al título de Liga. La realidad dicta que están muy lejos de eso. El pésimo manejo de partidos ha sido su larga penitencia.

Esta situación fue una constante y comenzó desde los albores del certamen. En la fecha dos, contra Toluca, sucedió en el Coloso de Santa Úrsula. El Cabecita marcó al minuto 47, pero ya en el tiempo agregado, los Diablos Rojos hicieron la maldad y el joven Alan Medina puso cifras definitivas de último momento. Dos puntos perdidos.

GB

Ciudad de México.- Dicen que de las equivocaciones se aprende, pero ese no es el caso de La Máquina. El mayor de sus males volvió a aparecer en el Apertura 2019 y lo tiene al borde de la eliminación. Si Cruz Azul sufre y reza en este momento por alcanzar un lugar en Liguilla no es casualidad y es por los constantes errores que cometió a lo largo de 17 jornadas.

A pesar de que frecuentaron irse al frente en el marcador en 12 partidos, en ocho de ellos no supieron controlar la ventaja y regalaron el resultado de último momento o bien, a lo largo de los minutos restantes. Actualmente cuentan con 20 unidades y podrían ser, por lo menos, 18 más, para llegar a la cuantiosa cifra de “38”, que ya los tendría clasificados, como líderes absolutos del torneo y claros favoritos al título de Liga. La realidad dicta que están muy lejos de eso. El pésimo manejo de partidos ha sido su larga penitencia.

Esta situación fue una constante y comenzó desde los albores del certamen. En la fecha dos, contra Toluca, sucedió en el Coloso de Santa Úrsula. El Cabecita marcó al minuto 47, pero ya en el tiempo agregado, los Diablos Rojos hicieron la maldad y el joven Alan Medina puso cifras definitivas de último momento. Dos puntos perdidos.

GB