/ jueves 29 de octubre de 2020

González y Urías, dos historias que inspiran

El séptimo título de los Dodgers; su mejor momento para víctor que nunca soltó la foto de su señor padre muerto trágicamente y julio con la bandera de México

Casi niños se fueron de México a Los Ángeles. Uno tenia 14 años (Víctor Aaron González ) y otro 16 (Julio Urías), pero eso no fue impedimento para ser unos deportistas y seres humanos triunfadores.

Víctor salió de su ciudad natal Tuxpán, Nayarit lleno de tristeza rumbo al Estado de Oaxaca a la Academia de Beisbol Alfredo Harp Helú.

González tuvo la oportunidad de probarse con los pingos después de la muerte de su seño padre que fue apuñalado en su natal Tuxpan.

Víctor hizo historia el pasado martes en el séptimo título de los Dodgers de Los Ángeles al convertirse en el pitcher ganador del sexto juego de la Serie Mundial tras vencer a los Rays de Tampa Bay 3-1 (4-2 serie)

El derecho de Tuxpan, Nayarit, lanzó una entrada y un tercio y pasó a ser el cuarto serpentinero mexicano en ganar un partido de Serie Mundial, todo esto apenas unas horas después de haber reconocido que en 2018 había planeado retirarse.

Fue el coach Luis Fernando Méndez, quien ayudó a perfeccionar los lanzamientos de González. El nayarita bajo el recuerdo de su señor padre y el entusiasmo de su abuelo empezó a sobrar a los propios Diablos Rojos.

Los lanzamientos de 81 millas y la buena rotación que tenía en sus tiros lo convertían en algo diferente.

Después de hacer una búsqueda de talento con un incansable Mike Brito, Los Diablos Rojos se desprendieron de Víctor.

Tras no recibir la oportunidad y una lesión en el tobillo derecho que tuvo que ser operado, González pensó en dejar el béisbol.

Dodgers no le da oportunidad pero el apoyo de la familia y del mismo Julio Urías lo hizo recapacitar. Tras las grandes tristezas la novena angelina se decidió por fin soltarlo al montículo de Grandes Liga.

El 30 de julio del 2020 que dará marcador para Víctor Aaron González al estrenarse ante Arizona. Lanzó en 20.1 entradas en 15 juegos, ganó tres, ponchó a 23 y solo regaló 3 pasaportes.

LA FOTO DE PAPÁ MUERTO

El 27 de octubre tampoco será una fecha que olvidará Víctor González.

El pitcher de Tuxpan, Nayarit se convirtió oficialmente en ganador del sexto juego de la Serie Mundial del 2020.

Víctor no pudo tener a sus seres queridos en el terreno de juego pero no le impido festejar a distancia a través de una celular.

La tristeza que ha invadido al lanzador de los Dodgers con el número 81 parece que fue aliviada un poco. Víctor dedicaba el triunfo a su padre Guillermo muerte trágicamente apuñalado.

La foto de su señor padre no la deja ni un momento al ver cumplir el sueño que tenía con su progenitor.

JULIO URÍAS

Desde niño presentó un problema en su ojo por lo que ha sido operado en tres ocasiones. Pero esas adversidades no han frenado a Julio Urías quién se ha convertido en el nuevo héroe deportivo de México y Los Ángeles.

"Dios me dio un ojo izquierdo malo, pero un brazo izquierdo bueno", han sido las palabras del pelotero nacido en las Higueras, Sinaloa.

Urías se volvió loco tras lograr ponchar a su rival y convertirse en campeón de la serie Mundial 2020.

“Sin duda solo los tres outs mejores de mi vida. Hemos cumplido mi sueño este triunfo va para México y que Viva México”, mencionó el pitcher.

En entrevista para @MLB_Mexico, Julio no dudo en señalar su gran amor por México y su tierra Sinaloa.

Pero el camino del zurdo sinaloense de 24 años en el beisbol ha sido complicado, ras las tres operaciones que ha tenido en su infancia, donde se le detectó un tumor benigno que no le permitía ver al cien por ciento.

Es así como estos dos grandes deportistas no han dado un claro ejemplo de cómo superar las adversidades al ser unos verdaderos campeones.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem

Casi niños se fueron de México a Los Ángeles. Uno tenia 14 años (Víctor Aaron González ) y otro 16 (Julio Urías), pero eso no fue impedimento para ser unos deportistas y seres humanos triunfadores.

Víctor salió de su ciudad natal Tuxpán, Nayarit lleno de tristeza rumbo al Estado de Oaxaca a la Academia de Beisbol Alfredo Harp Helú.

González tuvo la oportunidad de probarse con los pingos después de la muerte de su seño padre que fue apuñalado en su natal Tuxpan.

Víctor hizo historia el pasado martes en el séptimo título de los Dodgers de Los Ángeles al convertirse en el pitcher ganador del sexto juego de la Serie Mundial tras vencer a los Rays de Tampa Bay 3-1 (4-2 serie)

El derecho de Tuxpan, Nayarit, lanzó una entrada y un tercio y pasó a ser el cuarto serpentinero mexicano en ganar un partido de Serie Mundial, todo esto apenas unas horas después de haber reconocido que en 2018 había planeado retirarse.

Fue el coach Luis Fernando Méndez, quien ayudó a perfeccionar los lanzamientos de González. El nayarita bajo el recuerdo de su señor padre y el entusiasmo de su abuelo empezó a sobrar a los propios Diablos Rojos.

Los lanzamientos de 81 millas y la buena rotación que tenía en sus tiros lo convertían en algo diferente.

Después de hacer una búsqueda de talento con un incansable Mike Brito, Los Diablos Rojos se desprendieron de Víctor.

Tras no recibir la oportunidad y una lesión en el tobillo derecho que tuvo que ser operado, González pensó en dejar el béisbol.

Dodgers no le da oportunidad pero el apoyo de la familia y del mismo Julio Urías lo hizo recapacitar. Tras las grandes tristezas la novena angelina se decidió por fin soltarlo al montículo de Grandes Liga.

El 30 de julio del 2020 que dará marcador para Víctor Aaron González al estrenarse ante Arizona. Lanzó en 20.1 entradas en 15 juegos, ganó tres, ponchó a 23 y solo regaló 3 pasaportes.

LA FOTO DE PAPÁ MUERTO

El 27 de octubre tampoco será una fecha que olvidará Víctor González.

El pitcher de Tuxpan, Nayarit se convirtió oficialmente en ganador del sexto juego de la Serie Mundial del 2020.

Víctor no pudo tener a sus seres queridos en el terreno de juego pero no le impido festejar a distancia a través de una celular.

La tristeza que ha invadido al lanzador de los Dodgers con el número 81 parece que fue aliviada un poco. Víctor dedicaba el triunfo a su padre Guillermo muerte trágicamente apuñalado.

La foto de su señor padre no la deja ni un momento al ver cumplir el sueño que tenía con su progenitor.

JULIO URÍAS

Desde niño presentó un problema en su ojo por lo que ha sido operado en tres ocasiones. Pero esas adversidades no han frenado a Julio Urías quién se ha convertido en el nuevo héroe deportivo de México y Los Ángeles.

"Dios me dio un ojo izquierdo malo, pero un brazo izquierdo bueno", han sido las palabras del pelotero nacido en las Higueras, Sinaloa.

Urías se volvió loco tras lograr ponchar a su rival y convertirse en campeón de la serie Mundial 2020.

“Sin duda solo los tres outs mejores de mi vida. Hemos cumplido mi sueño este triunfo va para México y que Viva México”, mencionó el pitcher.

En entrevista para @MLB_Mexico, Julio no dudo en señalar su gran amor por México y su tierra Sinaloa.

Pero el camino del zurdo sinaloense de 24 años en el beisbol ha sido complicado, ras las tres operaciones que ha tenido en su infancia, donde se le detectó un tumor benigno que no le permitía ver al cien por ciento.

Es así como estos dos grandes deportistas no han dado un claro ejemplo de cómo superar las adversidades al ser unos verdaderos campeones.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem

Policiaca

Mueren dos hombres durante balacera en cancha de futbol de Tlalnepantla

Una de las víctimas trató de impedir el ataque pero fue asesinado, ambos eran familiares y esperaban el inicio de un partido de futbol femenil