/ miércoles 25 de noviembre de 2020

Así fue el día que Pelé le cantó a Maradona cuando se conocieron

Uno de los sueños que tenía el joven Maradona era conocer a Edson Arantes do Nascimiento

El mundo del deporte casi siempre tiene a una figura emblemática, tenis, basquetbol, voleibol, natación… pero pocos en como en el futbol, donde claramente hay (o hubo) una disputa por el título de “El mejor de todos los tiempos”.

Desde los medios de comunicación de la época, la interminable comparación de los astros, el brasileño Edson Arantes do Nascimento “Pelé” con el argentino Diego Armando Maradona, desembocó incluso en que ciudadanos de estas nacionalidades trasladaran a la violencia estas comparativas.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Pero algo que pocos saben y recuerdan, es que ambos llevaban una relación respetuosa, salvo por alguna declaración hecha al vapor por alguno de los dos, siempre hubo aires de respeto y admiración mutua por los logros de cada uno.

La relación entre los dos jugadores era tal, que en 1979, cuando Maradona tenía apenas 19 años cuando conoció al máximo astro del futbol mundial.

Pelé, conociendo las hazañas de Diego en Argentina, lo recibió en su casa de Río de Janeiro… uno ya retirado y otro en la antesala de una carrera deportiva llena de éxito.

La reunión organizada por el periodista Guille Blanco fue porque escuchó que uno de los sueños que tenía Maradona, era precisamente conocer a Pelé.

Los pocos testigos de aquel momento histórico relatan que ambos convivieron de manera normal: el joven obnubilado por la enorme carrera de Pelé, mientras que este último se mostraba muy amable y atento con el argentino, quizás sabiondo del enorme futuro que le deparaba.

Durante el encuentro, Pelé le tocó la guitarra, le firmó un balón de futbol, le regaló una camiseta de Brasil y la medalla que le habían dado en su partido de despedida con el Cosmos.

Y así fue la tarde en la que los dos genios históricos se reunieron por primera vez en la historia y le dio un consejo que el diario El Gráfico rescata:

“El físico es tu herramienta de trabajo. Por lo que puedo ver, tienes muy buen físico. Cuídalo. En la vida hay tiempo para todo, incluso siendo jugador. Hay tiempo para salir, para tomar una copa (..) Pero todo hazlo con equilibrio.”

Ese año Maradona terminaría siendo campeón del mundial juvenil de Japón, en el 81 lo sería con Boca Juniors y así despegó hacia una carrera plagada de gloria.

Durante las emisiones del programa “La noche del 10” donde Maradona era el conductor y creador, 26 años después los astros se reunieron nuevamente tras una larga relación con altibajos por distintas declaraciones.

Así fue el momento en ese entonces, donde Pelé volvió a tocarle la guitarra:



Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Deezer

El mundo del deporte casi siempre tiene a una figura emblemática, tenis, basquetbol, voleibol, natación… pero pocos en como en el futbol, donde claramente hay (o hubo) una disputa por el título de “El mejor de todos los tiempos”.

Desde los medios de comunicación de la época, la interminable comparación de los astros, el brasileño Edson Arantes do Nascimento “Pelé” con el argentino Diego Armando Maradona, desembocó incluso en que ciudadanos de estas nacionalidades trasladaran a la violencia estas comparativas.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Pero algo que pocos saben y recuerdan, es que ambos llevaban una relación respetuosa, salvo por alguna declaración hecha al vapor por alguno de los dos, siempre hubo aires de respeto y admiración mutua por los logros de cada uno.

La relación entre los dos jugadores era tal, que en 1979, cuando Maradona tenía apenas 19 años cuando conoció al máximo astro del futbol mundial.

Pelé, conociendo las hazañas de Diego en Argentina, lo recibió en su casa de Río de Janeiro… uno ya retirado y otro en la antesala de una carrera deportiva llena de éxito.

La reunión organizada por el periodista Guille Blanco fue porque escuchó que uno de los sueños que tenía Maradona, era precisamente conocer a Pelé.

Los pocos testigos de aquel momento histórico relatan que ambos convivieron de manera normal: el joven obnubilado por la enorme carrera de Pelé, mientras que este último se mostraba muy amable y atento con el argentino, quizás sabiondo del enorme futuro que le deparaba.

Durante el encuentro, Pelé le tocó la guitarra, le firmó un balón de futbol, le regaló una camiseta de Brasil y la medalla que le habían dado en su partido de despedida con el Cosmos.

Y así fue la tarde en la que los dos genios históricos se reunieron por primera vez en la historia y le dio un consejo que el diario El Gráfico rescata:

“El físico es tu herramienta de trabajo. Por lo que puedo ver, tienes muy buen físico. Cuídalo. En la vida hay tiempo para todo, incluso siendo jugador. Hay tiempo para salir, para tomar una copa (..) Pero todo hazlo con equilibrio.”

Ese año Maradona terminaría siendo campeón del mundial juvenil de Japón, en el 81 lo sería con Boca Juniors y así despegó hacia una carrera plagada de gloria.

Durante las emisiones del programa “La noche del 10” donde Maradona era el conductor y creador, 26 años después los astros se reunieron nuevamente tras una larga relación con altibajos por distintas declaraciones.

Así fue el momento en ese entonces, donde Pelé volvió a tocarle la guitarra:



Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Deezer

Policiaca

Incendio dejó tres víctimas mortales y 4 lesionados en Chalco

Las 4 lesionadas personas tuvieron quemaduras de segundo grado

Política

En debate | Biométricos para telefonía móvil

El registro del número de una línea telefónica móvil en el Padrón Nacional de Usuarios será obligatorio para el usuario con sus datos personales y biométricos

Aderezo

A cocinar canciones

Gabriela Ruiz lanzó Siempre Carmela, un proyecto que lleva la comida de sus restaurantes a domicilio y luego apostó por los lives en redes sociales.

Mundo

CIA planeó asesinar a Fidel y Raúl Castro en dos ocasiones, revelan documentos

Se trataba de un complot para fingir un accidente en un vuelo entre Praga y La Habana y otro vinculado a la invasión de Bahía de Cochinos, de 1961