/ martes 29 de octubre de 2019

El “Canelo” afina sus armas en Las Vegas

El “Canelo” causó alboroto a su llegada al MGM Grand de Las Vegas, Nevada

LAS VEGAS, Nevada, 29 de octubre.- Las apuestas están a su favor y Sergey Kovalev no representa peligro para el mexicano Saúl “Canelo” Álvarez, quien ya se encuentra en Las Vegas, Nevada, para su pleito de este 2 de noviembre.

Desde su llegada, el tapatío causó alboroto en el MGM Grand de Las Vegas, sede de su combate del próximo sábado, por el título mundial semipesado de la WBO, en poder del ruso.

El “Canelo” (52-1-2, 35 KOs), campeón por el Consejo Mundial de Boxeo (CMB), nunca antes había peleado en la categoría semipesado.

En tanto, Álvarez fue despojado de su cinturón de la Federación Internacional de Boxeo, el pasado mes de septiembre, después de negarse a aceptar una pelea contra el retador obligatorio, el ruso Sergey Derevyanchenko.

Radicado desde hace años en Los Ángeles, California, el apodado “Triturador” Kovalev tomó con gracia los abucheos que le prodigaron los fans a su entrada al gran lobby e incluso los arengó a hacerlo.

Sergey dijo que los gritos en contra lo motivan y que al final de sus combates terminan por pedirle autógrafos, como sucedió esta tarde tras su comparecencia en el estrado.

La entrada del “Canelo” fue envuelta por la música de mariachi, algo a lo que ya está habituado, pero que no deja de causarle satisfacción, y se manifestó listo para encarar el mayor desafío de su carrera.

LAS VEGAS, Nevada, 29 de octubre.- Las apuestas están a su favor y Sergey Kovalev no representa peligro para el mexicano Saúl “Canelo” Álvarez, quien ya se encuentra en Las Vegas, Nevada, para su pleito de este 2 de noviembre.

Desde su llegada, el tapatío causó alboroto en el MGM Grand de Las Vegas, sede de su combate del próximo sábado, por el título mundial semipesado de la WBO, en poder del ruso.

El “Canelo” (52-1-2, 35 KOs), campeón por el Consejo Mundial de Boxeo (CMB), nunca antes había peleado en la categoría semipesado.

En tanto, Álvarez fue despojado de su cinturón de la Federación Internacional de Boxeo, el pasado mes de septiembre, después de negarse a aceptar una pelea contra el retador obligatorio, el ruso Sergey Derevyanchenko.

Radicado desde hace años en Los Ángeles, California, el apodado “Triturador” Kovalev tomó con gracia los abucheos que le prodigaron los fans a su entrada al gran lobby e incluso los arengó a hacerlo.

Sergey dijo que los gritos en contra lo motivan y que al final de sus combates terminan por pedirle autógrafos, como sucedió esta tarde tras su comparecencia en el estrado.

La entrada del “Canelo” fue envuelta por la música de mariachi, algo a lo que ya está habituado, pero que no deja de causarle satisfacción, y se manifestó listo para encarar el mayor desafío de su carrera.

Policiaca

Entró a un hotel con dos mujeres y lo encontraron muerto

Trabajadores del hotel lo hallaron inconsciente y sobre las escaleras