/ martes 30 de marzo de 2021

El tiempo no espera por nadie

AJO YAGUA

Hace cuatro meses comentamos el buen paso de la Selección Mexicana, con 10 partidos consecutivos sin conocer la derrota. Entonces teníamos tiempo de sobra para encontrar un estilo de juego, pero ahora, tras la derrota del sábado ante Gales, parecen más las dudas que las certezas que se tienen de cara a las eliminatorias de la Concacaf para el Mundial de Qatar 2022.


De cerrar el 2020 con cinco partidos sin conocer la derrota, a iniciar el 2021 con una que ha generado dudas que deben resolverse cuanto antes, de entrada, con el partido amistoso de hoy en contra de Costa Rica.

Entre un año y otro, marcado por el Covid-19, que obligó a suspender varios torneos y que actualmente los condiciona debido a las restricciones entre los países para evitar la propagación de la pandemia, el porvenir de la Selección Mexicana ha cambiado de manera tajante.

No dejan de ser buenos los números que se han obtenido bajo la dirección de Gerardo Martino, con 19 triunfos, dos empates y ahora dos derrotas. Sin embargo, al igual que mencioné en aquella ocasión, no podemos engañarnos, pues está claro que aún falta definir un estilo de juego, como quedó demostrado el sábado tras caer ante Gales.

Los jugadores que militan en el futbol europeo parten con cierta ventaja, pero no tienen asegurado su lugar en el cuadro titular, algo que siempre será muy positivo, ya que genera competencia interna y con ello se eleva el nivel.

Hirving Lozano y Jesús Corona no pudieron pesar en la zona de ataque, contrario a partidos anteriores, así como en lo que va de la temporada con el Napoli y el Porto, respectivamente.

Lozano, quien venía de una lesión que lo obligó a perderse siete partidos con el club italiano, terminó frustrado al no poder aprovechar ninguna de las ocasiones que tuvo, siempre en desventaja ante el marcaje de los contrarios.

Lo anterior no implica que haya perdido puntos, mucho menos que deba ser relegados para probar a otros elementos, pero sí dejó en claro que México no puede ni debe jugar con sólo un delantero.

De hecho, en la actualidad, contados son los equipos que pueden darse ese lujo, a menos que la intención sea defender la ventaja en el marcador, para lo que, obviamente, primero se deben meter los goles.

Así lo demuestra el hecho de que México sólo tiró cuatro veces al arco de Gales, que, debemos resaltar, afrontó la cita con jugadores poco habituales.

Igual de importante es que en el banco de suplentes haya jugadores con las características necesarias que ofrezcan variantes definidas en el planteamiento táctico para dar soluciones, por ejemplo, cuando el rival se encierra en su área.

Mandar un jugador a la cancha va más allá de sustituir a uno que ya esté agotado o que se haya lesionado, como sucedía al inicio de la historia del futbol.

En la actualidad, el futbol ha evolucionado tanto que se requieren jugadores que puedan desempeñarse en diferentes posiciones. Y es ahí donde aparece Jesús Corona, delantero nato, pero quien también puede cumplir con la función de volante y hasta de defensor.

Hasta ahora, tanto Lozano como Corona son los jugadores que, en mi opinión, tienen asegurado su lugar como indiscutibles; y aunque hay otros elementos que han dejado gratas sensaciones, está claro que aún queda mucho por demostrar y hasta por probar.

El tiempo que se tiene ya no está a nuestro favor, y aunque se debe mantener la paciencia, la virtud de quienes saben sobreponerse a la adversidad, también es verdad que se deben dar pasos sólidos.

Ante Gales se extrañó a Héctor Moreno en el centro de la defensiva, aunque no sabemos, a ciencia cierta, como ha sido su desenvolvimiento en el futbol de Qatar.

Quizá habría hecho más en el doble toque de Kieffer Moore, antes de sorprender a Guillermo Ochoa dentro el área.

Sería buena que Gerardo Martino lo incluya hoy en el cuadro titular y no lo deje como remplazo de Carlos Salcedo, porque traerlo desde lejos para sólo darle unos minutos no es justo ni productivo.

Finalmente, en el medio campo, hay que darle continuidad a la pareja conformada por Andrés Guardado y Héctor Herrera, pues está claro que ellos deben ser los líderes del equipo; aunque muy bien cubiertos en las bandas, pues ya no son tan jóvenes.


¡Que te lo digo yo!


LAS FRASES


México no puede ni debe jugar con sólo un delantero. De hecho, en la actualidad, contados son los equipos que pueden darse ese lujo, a menos que la intención sea defender la ventaja en el marcador. Así lo demuestra el hecho de que sólo tiró cuatro veces al arco de Gales, que jugó con muchos de sus suplentes


No dejan de ser buenos los números que se han obtenido bajo la dirección de Gerardo Martino, con 19 triunfos, dos empates y ahora dos derrotas. Sin embargo, al igual que mencioné en aquella ocasión, no podemos engañarnos, pues está claro que aún falta definir un estilo de juego


Hace cuatro meses comentamos el buen paso de la Selección Mexicana, con 10 partidos consecutivos sin conocer la derrota. Entonces teníamos tiempo de sobra para encontrar un estilo de juego, pero ahora, tras la derrota del sábado ante Gales, parecen más las dudas que las certezas que se tienen de cara a las eliminatorias de la Concacaf para el Mundial de Qatar 2022.


De cerrar el 2020 con cinco partidos sin conocer la derrota, a iniciar el 2021 con una que ha generado dudas que deben resolverse cuanto antes, de entrada, con el partido amistoso de hoy en contra de Costa Rica.

Entre un año y otro, marcado por el Covid-19, que obligó a suspender varios torneos y que actualmente los condiciona debido a las restricciones entre los países para evitar la propagación de la pandemia, el porvenir de la Selección Mexicana ha cambiado de manera tajante.

No dejan de ser buenos los números que se han obtenido bajo la dirección de Gerardo Martino, con 19 triunfos, dos empates y ahora dos derrotas. Sin embargo, al igual que mencioné en aquella ocasión, no podemos engañarnos, pues está claro que aún falta definir un estilo de juego, como quedó demostrado el sábado tras caer ante Gales.

Los jugadores que militan en el futbol europeo parten con cierta ventaja, pero no tienen asegurado su lugar en el cuadro titular, algo que siempre será muy positivo, ya que genera competencia interna y con ello se eleva el nivel.

Hirving Lozano y Jesús Corona no pudieron pesar en la zona de ataque, contrario a partidos anteriores, así como en lo que va de la temporada con el Napoli y el Porto, respectivamente.

Lozano, quien venía de una lesión que lo obligó a perderse siete partidos con el club italiano, terminó frustrado al no poder aprovechar ninguna de las ocasiones que tuvo, siempre en desventaja ante el marcaje de los contrarios.

Lo anterior no implica que haya perdido puntos, mucho menos que deba ser relegados para probar a otros elementos, pero sí dejó en claro que México no puede ni debe jugar con sólo un delantero.

De hecho, en la actualidad, contados son los equipos que pueden darse ese lujo, a menos que la intención sea defender la ventaja en el marcador, para lo que, obviamente, primero se deben meter los goles.

Así lo demuestra el hecho de que México sólo tiró cuatro veces al arco de Gales, que, debemos resaltar, afrontó la cita con jugadores poco habituales.

Igual de importante es que en el banco de suplentes haya jugadores con las características necesarias que ofrezcan variantes definidas en el planteamiento táctico para dar soluciones, por ejemplo, cuando el rival se encierra en su área.

Mandar un jugador a la cancha va más allá de sustituir a uno que ya esté agotado o que se haya lesionado, como sucedía al inicio de la historia del futbol.

En la actualidad, el futbol ha evolucionado tanto que se requieren jugadores que puedan desempeñarse en diferentes posiciones. Y es ahí donde aparece Jesús Corona, delantero nato, pero quien también puede cumplir con la función de volante y hasta de defensor.

Hasta ahora, tanto Lozano como Corona son los jugadores que, en mi opinión, tienen asegurado su lugar como indiscutibles; y aunque hay otros elementos que han dejado gratas sensaciones, está claro que aún queda mucho por demostrar y hasta por probar.

El tiempo que se tiene ya no está a nuestro favor, y aunque se debe mantener la paciencia, la virtud de quienes saben sobreponerse a la adversidad, también es verdad que se deben dar pasos sólidos.

Ante Gales se extrañó a Héctor Moreno en el centro de la defensiva, aunque no sabemos, a ciencia cierta, como ha sido su desenvolvimiento en el futbol de Qatar.

Quizá habría hecho más en el doble toque de Kieffer Moore, antes de sorprender a Guillermo Ochoa dentro el área.

Sería buena que Gerardo Martino lo incluya hoy en el cuadro titular y no lo deje como remplazo de Carlos Salcedo, porque traerlo desde lejos para sólo darle unos minutos no es justo ni productivo.

Finalmente, en el medio campo, hay que darle continuidad a la pareja conformada por Andrés Guardado y Héctor Herrera, pues está claro que ellos deben ser los líderes del equipo; aunque muy bien cubiertos en las bandas, pues ya no son tan jóvenes.


¡Que te lo digo yo!


LAS FRASES


México no puede ni debe jugar con sólo un delantero. De hecho, en la actualidad, contados son los equipos que pueden darse ese lujo, a menos que la intención sea defender la ventaja en el marcador. Así lo demuestra el hecho de que sólo tiró cuatro veces al arco de Gales, que jugó con muchos de sus suplentes


No dejan de ser buenos los números que se han obtenido bajo la dirección de Gerardo Martino, con 19 triunfos, dos empates y ahora dos derrotas. Sin embargo, al igual que mencioné en aquella ocasión, no podemos engañarnos, pues está claro que aún falta definir un estilo de juego