/ martes 9 de junio de 2020

El 11 ideal histórico del América

Siempre será polémico armar un equipo de jugadores que marcaron una época en sus respectivos equipos con más afición

Polémico y difícil siempre será armar una alineación ideal o un 11 histórico de un equipo, y más si se trata de las Águilas del América, uno de los llamados cuatro grandes del futbol mexicano.

“Lo odias o lo quieres”, así de simple. Hoy por hoy, América es el equipo más ganador, con 13 campeonatos en su haber.

El equipo de Coapa pelea la popularidad con las Chivas del Guadalajara, pero parece que le ha ganado terreno al equipo tapatío, que no pasa de fracaso en fracaso.

¡Vaya que equipo ha tenido maravillosos jugadores a lo largo de su historia!


HÉCTOR MIGUEL ZELADA

Héctor Miguel Zelada Bertoqui, que nació el 30 de abril de 1958 en Maciel, Santa Fe, Argentina, llegó al América en la temporada 78-79, procedente del club Rosario Central.

Fue en 1979 cuando debutó con las Águilas del América en un clásico de clásicos ante las Chivas de Guadalajara, en el Estadio Jalisco.

Portero espectacular, de grandes lances, con el tiempo fue ganando el cariño de los aficionados.

Con las Águilas, Miguel Zelada logró el tricampeonato, al ganar la temporada 83-84, 84-85 y el torneo Prode 85.

Sin duda alguna, una de las atajadas que marcó la carrera futbolística de Zelada fue como americanista, misma por la cual es recordado por todo aficionado a nuestro equipo. Fue en la llamada “final del siglo” cuando Zelada dejó su nombre grabado con letras de oro en los libros de historia del futbol mexicano, al detener en la vuelta de las semifinales de la 83-84 ante Chivas, un penal, acción con la que ayudó a que las Águilas se quedaran con la victoria en la gran final ante el máximo rival deportivo de la institución.

ALFREDO TENA

Complicado fue la elección de Alfredo Tena, donde también se encuentran nombres de grandes jugadores.

Tena compitió con Alfonso Portugal, Óscar Ruggeri, Juan M. Bosco, Javier Sánchez Galindo, Armando Manzo, Guillermo Huerta, Raúl “Potro” Gutiérrez, Gilberto Vega, Gabriel Núñez, Antonio Zamora, Aquivaldo Mosquera, José Luis Salgado, Lino Espín, Manuel “Bruja” Gutiérrez, son algunos.

“El Capitán” Furia en su brillante etapa emplumada logó conquistar cinco títulos del club en la época dorada del americanismo.


DUILIO DAVINO

Dulio Favino fue una pieza fundamental de la defensa. Capitán y líder ayudó al americanismo a ganar dos títulos de liga, en 2002 y 2005. Con su fortaleza e inteligencia y su buen remate de cabeza pudo llevar al América a varios triunfos.


CECILIO DE LOS SANTOS

De origen urguayo, Cecilio de los Santos llegó a México con un cartel poco atractivo.

La tarea era difícil al tener que cubrir un hueco dejado por otro grande, Efraín “Cuchillo” Herrera.

Su buena técnica, solvencia, liderazgo y claridad lo hicieron brillar y así la afición siempre lo pedía como titular indiscutible y además ayudó a ganar campeonatos.

En segundo puesto salieron opciones como Miguel Ángel Cornero o Raúl Gutiérrez, pero los títulos conseguidos de la temporada 88-89, Campeón de Campeones, Copa Interamericana y Champions League lo hace brillar en el 11 histórico.


JUAN HERNÁNDEZ

Uno de los jugadores que siempre fue un ejemplo es sin lugar a dudas Juan Hernández, mejor conocido como el “Cheché”. Hernández era un avión por las bandas y con su inteligencia aunada a su calidad técnica llegaba sin problemas al área rival como ningún otro hombre en su posición.

“Cheche” Hernández tuvo logros como dos Copa Campeones Concacaf en 1990 y 1992, además de la Copa Interamericana de 1991, viviendo dos etapas diferentes con la casaca capitalina.


CRISTOBAL ORTEGA

Indiscutiblemente Cristóbal Ortega fue parte importante de la década dorada del América en los 80 y su aporte al medio campo fue fundamental en los éxitos de Coapa.

Sólo una playera tuvo Ortega y esta fue con las Águilas de 1974 a 1992, conquistó 14 títulos que lo tienen como el máximo ganador en la historia americanista.


Archivo: OEM

CARLOS REINOSO

El americanista número 1 es sin lugar a dudas Carlos Reinoso. El chileno se convirtió en el mejor mediocampista de los años 70 no sólo del América sino del futbol mexicano.

Por si talento creativo en la media cancha fue considerado como uno de los ídolos de los emplumados gracias a sus 95 goles en 364 partidos. Conquistó los trofeos de las liga 1970-71 y 1975-76.


ANTONIO CARLOS SANTOS

Fue en el año 1983 cuando Antonio Carlos Santos se vistió de americanista. Un joven lleno de ilusiones tendría un gran reto, defender la playera del equipo más querido de México, el América.

Su pierna izquierda era una varita y con un drible excepcional el brasileño se ganó el cario y respeto. Los campeonatos que conquisto fue en la temporada 1987-88 y 1988-89, además de la Copa de Campeones de la Concacaf 1987, 1990 y 1992, y la Copa Interamericana 1991.


DANIEL BRAILOVSKY

Apodado el ruso, Daniel Brailovsky ha sido un símbolo de los emplumados.

El jugador argentino sorprendió a propios y extraños con sus dotes futbolísticos. Tenía un control de balón excelente, era habilidoso para los dribles y era un velocista, quitarle la pelota era todo un reto. A pesar de jugar en la delantera, Daniel no dudaba en echarse atrás para tener la pelota y así servir balones de gol a sus compañeros.

Fue pieza importante para que el América obtuviera el campeonato de liga en la Temporada 1983-84 y 1984-85, siendo titular indiscutible en ambas finales.


ENRIQUE BORJA

Pocos jugadores han desafiado a su afición y a sus propios directivos. Uno de ellos fue Enrique Borja.

Enrique era un ídolo en los Pumas de la UNAM, pero por no subirle el salario desafió a propios y extraños al hacerse a un lado para firmar como nuevo jugador del América en 1969.

América aprovechó la oportunidad para comprar a Enrique Boja que a la postre le resultó . Sus 103 goles y su enorme profesionalismo le permitió ganarse el cariño y respeto de la afición americanista. Es así que Borja fue amado y odiado a la vez por la afición mexicana.

Borja se adjudicó tres títulos de goleo consecutivos, de 1970 a 1973, ganó los títulos de Liga (1970- 71 y 1975-76).


CUAUHTÉMOC BLANCO

Sin lugar a duda, Cuauhtémoc Blanco Bravo ha sido el último ídolo que ha surgido de las Águilas del América.

Archivo: OEM

Pese a sólo haber conseguido el título del Clausura 2005; Blanco ha sido por mucho el jugador que más se identifica con el americanismo.

Genio y figura, el nacido en el barrio de Tepito es el segundo mejor goleador del equipo con 153, y cada uno de ellos hizo feliz a miles de aficionados con su peculiar festejo.


DIRECTOR TÉCNICO: JOSÉ ANTONIO ROCA

José Antonio Roca, con su frase “los enanos no crecen”, en referencia a la superioridad con las Chivas, se ganó el cariño y respeto de todos.

Como entrenador, dirigió al América durante dos etapas: la primera de 1970 a 1975 y la segunda, de 1979 a 1981, al Laguna (1975-1976), Tampico Madero (1978-1979), Atlas (81-82), Toluca (1982- 1984), Necaxa (1984-1985), Atlante (1985-1987) y Ángeles de Puebla (1987-1988).


NO HAY QUE OLVIDARLOS

Pero de grandes del América sobran. Como un Luis Roberto Alves Zague (Delantero).

No hay que decir mucho sobre El Hijo del Lobo Solitario, pues es el máximo anotador en la historia del cuadro capitalino, al haber convertido un total de 192 dianas.

Mario “Pichojos” Pérez conquistó dos títulos de Liga (1970-71 y 1975-76), la Copa México (1973- 74), Campeón de Campeones (1975-76), Copa de Campeones de la Concacaf (1977) y Copa Interamericana (1978).

Miguel Ángel Cornejo tuvo un palmares de dos campeonatos: la campaña 1975-76 y el Campeón de Campeones de la misma temporada.

Óscar Ruggeri, Alfonso Portugal, Juan M. Bosco, Javier Sánchez Galindo, Enrique Kise, entre otros.

JLP

Polémico y difícil siempre será armar una alineación ideal o un 11 histórico de un equipo, y más si se trata de las Águilas del América, uno de los llamados cuatro grandes del futbol mexicano.

“Lo odias o lo quieres”, así de simple. Hoy por hoy, América es el equipo más ganador, con 13 campeonatos en su haber.

El equipo de Coapa pelea la popularidad con las Chivas del Guadalajara, pero parece que le ha ganado terreno al equipo tapatío, que no pasa de fracaso en fracaso.

¡Vaya que equipo ha tenido maravillosos jugadores a lo largo de su historia!


HÉCTOR MIGUEL ZELADA

Héctor Miguel Zelada Bertoqui, que nació el 30 de abril de 1958 en Maciel, Santa Fe, Argentina, llegó al América en la temporada 78-79, procedente del club Rosario Central.

Fue en 1979 cuando debutó con las Águilas del América en un clásico de clásicos ante las Chivas de Guadalajara, en el Estadio Jalisco.

Portero espectacular, de grandes lances, con el tiempo fue ganando el cariño de los aficionados.

Con las Águilas, Miguel Zelada logró el tricampeonato, al ganar la temporada 83-84, 84-85 y el torneo Prode 85.

Sin duda alguna, una de las atajadas que marcó la carrera futbolística de Zelada fue como americanista, misma por la cual es recordado por todo aficionado a nuestro equipo. Fue en la llamada “final del siglo” cuando Zelada dejó su nombre grabado con letras de oro en los libros de historia del futbol mexicano, al detener en la vuelta de las semifinales de la 83-84 ante Chivas, un penal, acción con la que ayudó a que las Águilas se quedaran con la victoria en la gran final ante el máximo rival deportivo de la institución.

ALFREDO TENA

Complicado fue la elección de Alfredo Tena, donde también se encuentran nombres de grandes jugadores.

Tena compitió con Alfonso Portugal, Óscar Ruggeri, Juan M. Bosco, Javier Sánchez Galindo, Armando Manzo, Guillermo Huerta, Raúl “Potro” Gutiérrez, Gilberto Vega, Gabriel Núñez, Antonio Zamora, Aquivaldo Mosquera, José Luis Salgado, Lino Espín, Manuel “Bruja” Gutiérrez, son algunos.

“El Capitán” Furia en su brillante etapa emplumada logó conquistar cinco títulos del club en la época dorada del americanismo.


DUILIO DAVINO

Dulio Favino fue una pieza fundamental de la defensa. Capitán y líder ayudó al americanismo a ganar dos títulos de liga, en 2002 y 2005. Con su fortaleza e inteligencia y su buen remate de cabeza pudo llevar al América a varios triunfos.


CECILIO DE LOS SANTOS

De origen urguayo, Cecilio de los Santos llegó a México con un cartel poco atractivo.

La tarea era difícil al tener que cubrir un hueco dejado por otro grande, Efraín “Cuchillo” Herrera.

Su buena técnica, solvencia, liderazgo y claridad lo hicieron brillar y así la afición siempre lo pedía como titular indiscutible y además ayudó a ganar campeonatos.

En segundo puesto salieron opciones como Miguel Ángel Cornero o Raúl Gutiérrez, pero los títulos conseguidos de la temporada 88-89, Campeón de Campeones, Copa Interamericana y Champions League lo hace brillar en el 11 histórico.


JUAN HERNÁNDEZ

Uno de los jugadores que siempre fue un ejemplo es sin lugar a dudas Juan Hernández, mejor conocido como el “Cheché”. Hernández era un avión por las bandas y con su inteligencia aunada a su calidad técnica llegaba sin problemas al área rival como ningún otro hombre en su posición.

“Cheche” Hernández tuvo logros como dos Copa Campeones Concacaf en 1990 y 1992, además de la Copa Interamericana de 1991, viviendo dos etapas diferentes con la casaca capitalina.


CRISTOBAL ORTEGA

Indiscutiblemente Cristóbal Ortega fue parte importante de la década dorada del América en los 80 y su aporte al medio campo fue fundamental en los éxitos de Coapa.

Sólo una playera tuvo Ortega y esta fue con las Águilas de 1974 a 1992, conquistó 14 títulos que lo tienen como el máximo ganador en la historia americanista.


Archivo: OEM

CARLOS REINOSO

El americanista número 1 es sin lugar a dudas Carlos Reinoso. El chileno se convirtió en el mejor mediocampista de los años 70 no sólo del América sino del futbol mexicano.

Por si talento creativo en la media cancha fue considerado como uno de los ídolos de los emplumados gracias a sus 95 goles en 364 partidos. Conquistó los trofeos de las liga 1970-71 y 1975-76.


ANTONIO CARLOS SANTOS

Fue en el año 1983 cuando Antonio Carlos Santos se vistió de americanista. Un joven lleno de ilusiones tendría un gran reto, defender la playera del equipo más querido de México, el América.

Su pierna izquierda era una varita y con un drible excepcional el brasileño se ganó el cario y respeto. Los campeonatos que conquisto fue en la temporada 1987-88 y 1988-89, además de la Copa de Campeones de la Concacaf 1987, 1990 y 1992, y la Copa Interamericana 1991.


DANIEL BRAILOVSKY

Apodado el ruso, Daniel Brailovsky ha sido un símbolo de los emplumados.

El jugador argentino sorprendió a propios y extraños con sus dotes futbolísticos. Tenía un control de balón excelente, era habilidoso para los dribles y era un velocista, quitarle la pelota era todo un reto. A pesar de jugar en la delantera, Daniel no dudaba en echarse atrás para tener la pelota y así servir balones de gol a sus compañeros.

Fue pieza importante para que el América obtuviera el campeonato de liga en la Temporada 1983-84 y 1984-85, siendo titular indiscutible en ambas finales.


ENRIQUE BORJA

Pocos jugadores han desafiado a su afición y a sus propios directivos. Uno de ellos fue Enrique Borja.

Enrique era un ídolo en los Pumas de la UNAM, pero por no subirle el salario desafió a propios y extraños al hacerse a un lado para firmar como nuevo jugador del América en 1969.

América aprovechó la oportunidad para comprar a Enrique Boja que a la postre le resultó . Sus 103 goles y su enorme profesionalismo le permitió ganarse el cariño y respeto de la afición americanista. Es así que Borja fue amado y odiado a la vez por la afición mexicana.

Borja se adjudicó tres títulos de goleo consecutivos, de 1970 a 1973, ganó los títulos de Liga (1970- 71 y 1975-76).


CUAUHTÉMOC BLANCO

Sin lugar a duda, Cuauhtémoc Blanco Bravo ha sido el último ídolo que ha surgido de las Águilas del América.

Archivo: OEM

Pese a sólo haber conseguido el título del Clausura 2005; Blanco ha sido por mucho el jugador que más se identifica con el americanismo.

Genio y figura, el nacido en el barrio de Tepito es el segundo mejor goleador del equipo con 153, y cada uno de ellos hizo feliz a miles de aficionados con su peculiar festejo.


DIRECTOR TÉCNICO: JOSÉ ANTONIO ROCA

José Antonio Roca, con su frase “los enanos no crecen”, en referencia a la superioridad con las Chivas, se ganó el cariño y respeto de todos.

Como entrenador, dirigió al América durante dos etapas: la primera de 1970 a 1975 y la segunda, de 1979 a 1981, al Laguna (1975-1976), Tampico Madero (1978-1979), Atlas (81-82), Toluca (1982- 1984), Necaxa (1984-1985), Atlante (1985-1987) y Ángeles de Puebla (1987-1988).


NO HAY QUE OLVIDARLOS

Pero de grandes del América sobran. Como un Luis Roberto Alves Zague (Delantero).

No hay que decir mucho sobre El Hijo del Lobo Solitario, pues es el máximo anotador en la historia del cuadro capitalino, al haber convertido un total de 192 dianas.

Mario “Pichojos” Pérez conquistó dos títulos de Liga (1970-71 y 1975-76), la Copa México (1973- 74), Campeón de Campeones (1975-76), Copa de Campeones de la Concacaf (1977) y Copa Interamericana (1978).

Miguel Ángel Cornejo tuvo un palmares de dos campeonatos: la campaña 1975-76 y el Campeón de Campeones de la misma temporada.

Óscar Ruggeri, Alfonso Portugal, Juan M. Bosco, Javier Sánchez Galindo, Enrique Kise, entre otros.

JLP

Policiaca

Aseguran predio en la colonia Moctezuma utilizado como deshuesadero

Al interior de un predio en la segunda sección de la Moctezuma se localizaron autos y carroecerias con reporte de robo