/ viernes 22 de octubre de 2021

A subasta el último Golf GTI producido en México

Para los amantes del icónico hatchback, la firma alemana pondrá en subasta el último vehículo ensamblado en su planta de Puebla

El pasado febrero de este año Volkswagen finalizó la producción del Golf en nuestro país, marcando la historia de uno de los vehículos más emblemáticos y apreciados por los fanáticos desde su llegada en 1977.

La última unidad que salió de la planta de Puebla correspondió a un Golf GTI rojo, de séptima generación, mismo que estará disponible en subasta el próximo 11 de noviembre, a través de Morton.

La firma alemana decidió darle a esta pieza codiciada un final diferente, poniendo su disponibilidad en una subasta con una puja inicial de $622,000 pesos, parte de lo recaudado será destinado al proyecto “Por Amor a México” de Volkswagen, que favorece razones sociales e iniciativas en pro del medio ambiente.

Para competir por el histórico hatchback se puede hacer presencialmente en las instalaciones Morton en la Ciudad de México, por llamada telefónica o en la plataforma en línea dentro del micrositio que habilitó la casa de subastas, la única condición es apartar la entrada con una garantía de $60,000 pesos.

La unidad se entregará a su futuro propietario en un track day de la marca, junto con un certificado de autenticidad como la última unidad que salió de la línea de ensamblaje, además de darle el reconocimiento como miembro honorario del Club GTI.

El último Golf lleva bajo el cofre un motor de cuatro cilindros de 2.0 litros turbo, que genera 230 caballos de fuerza y 258 libras-pie de torque al eje delantero, acoplado a una transmisión automática de doble embrague de seis velocidades.

Actualmente, en nuestro país están disponibles algunas de las 700 unidades de la edición especial Golf GTI Oettinger con un precio de $687,990.

En nuestro país se produjeron cuatro generaciones: MK1, MK2, MK3 y MK7 / Volkswagen

Volkswagen Golf es una leyenda viva

Te recomendamos escuchar este podcast

El pasado febrero de este año Volkswagen finalizó la producción del Golf en nuestro país, marcando la historia de uno de los vehículos más emblemáticos y apreciados por los fanáticos desde su llegada en 1977.

La última unidad que salió de la planta de Puebla correspondió a un Golf GTI rojo, de séptima generación, mismo que estará disponible en subasta el próximo 11 de noviembre, a través de Morton.

La firma alemana decidió darle a esta pieza codiciada un final diferente, poniendo su disponibilidad en una subasta con una puja inicial de $622,000 pesos, parte de lo recaudado será destinado al proyecto “Por Amor a México” de Volkswagen, que favorece razones sociales e iniciativas en pro del medio ambiente.

Para competir por el histórico hatchback se puede hacer presencialmente en las instalaciones Morton en la Ciudad de México, por llamada telefónica o en la plataforma en línea dentro del micrositio que habilitó la casa de subastas, la única condición es apartar la entrada con una garantía de $60,000 pesos.

La unidad se entregará a su futuro propietario en un track day de la marca, junto con un certificado de autenticidad como la última unidad que salió de la línea de ensamblaje, además de darle el reconocimiento como miembro honorario del Club GTI.

El último Golf lleva bajo el cofre un motor de cuatro cilindros de 2.0 litros turbo, que genera 230 caballos de fuerza y 258 libras-pie de torque al eje delantero, acoplado a una transmisión automática de doble embrague de seis velocidades.

Actualmente, en nuestro país están disponibles algunas de las 700 unidades de la edición especial Golf GTI Oettinger con un precio de $687,990.

En nuestro país se produjeron cuatro generaciones: MK1, MK2, MK3 y MK7 / Volkswagen

Volkswagen Golf es una leyenda viva

Te recomendamos escuchar este podcast

Policiaca

Matan a un sujeto de diez balazos en Chimalhuacán

Autoridades policíacas informaron que hasta el momento se desconoce el móvil de este crimen

Metrópoli

Estudiantes y académicos marchan contra el director del CIDE, Romero Tellaeche

El contingente busca llegar a las oficinas centrales del Conacyt, donde pretenden entablar una conversación con su directora María Elena Álvarez-Buylla