Francia aguarda a Griezmann y Pogba

  • La Prensa
  • en Deportes

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

Luis Miguel Pascual
Clairefontaine (Francia), 13 jun (EFE).- Antoine Griezmann y Paul Pogba iban a ser los héroes de Francia en la Eurocopa, pero, en un mundo del fútbol cambiante al minuto, se han convertido en los villanos tras el partido inaugural, en el que su rendimiento fue muy bajo.
Las dos jóvenes estrellas del fútbol galo han visto reducido su protagonismo tras ese partido. De ser los dos jugadores más populares del plantel de Didier Deschamps han pasado a convertirse en dos decepciones.
Por eso, sus compañeros se han lanzado a una campaña de apoyo a ambos y en cada comparecencia de prensa o entrevista corren a defender al jugador del Atlético de Madrid y al del Juventus.
En el caso de Griezmann, los medios franceses han comenzado a preguntarse si no ha llegado a la competición excesivamente fatigado tras una dura y competitiva temporada con el Atlético de Madrid, que acabó en la final de la Liga de Campeones de Milán que perdió contra el Real Madrid.
Pieza indiscutible del sistema del técnico argentino Diego Simeone, el atacante ha participado en 54 partidos con su club y ha permanecido 4.381 minutos en el campo, solo superado por Anthony Marthial entre los 23 internacionales de Clairefontaine.
Pero, más allá de las cifras, Griezmann juega en un sistema en el que su entrenador argentino exige un gran compromiso físico a cada jugador. Prueba de ello es que Griezmann es uno de los tres futbolistas que más kilómetros ha recorrido durante la pasada Liga de Campeones.
Junto al aspecto físico, el atacante tiene que superar también el choque psicológico que supuso dejar escapar la Liga de Campeones. Más aún, teniendo en cuenta que falló un penalti durante el partido, lo que tuvo una incidencia cierta en el resultado final.
Su compañero Blaise Matuidi negó que Griezmann atraviese un bache físico o psicológico y aseguró que si estuvo menos brillante en el partido inaugural contra Rumanía de lo que es su costumbre se debió a que todo el equipo jugó por debajo de sus posibilidades.
“Conocemos su talento y su calidad, no vamos a dudar de ello por un partido. Todos estuvimos menos eficaces de lo que podemos estar, pero en el segundo partido llega en el buen momento para mejorar. Si Antoine tiene oportunidades estoy seguro de que marcará la diferencia”, afirmó el centrocampista del París Saint-Germain, uno de los hombres más importantes del grupo.
Matuidi recordó que Griezmann gozó de dos buenas ocasiones y que si se marchó de vacío del Estadio de Francia fue por casualidad. En efecto, el jugador del equipo madrileño estrelló un balón en un poste en un remate de cabeza y solo la pierna de un defensa rumano evitó que un remate suyo a pase de Dimitri Payet subiera al marcador.
Más preocupante resulta el caso de Pogba, a quien el seleccionador, Didier Dechamps, otorgó la manija del juego y que estuvo inoperante y descolocado durante todo el encuentro. Fue Payet, inicialmente colocado en una de las bandas, quien efectuó las tareas de creación de juego destinadas al juventino.

El jugador francés no ha tenido una temporada tan intensa con su club como la de Griezmann, por lo que su bajo rendimiento se explica más por su falta de adaptación al dibujo táctico.
Pogba apareció el día del inicio del torneo en la portada del diario “L’Équipe”, lo que muestra la enorme presión que pesa sobre su espalda.
Por el momento, el juventino de 23 años ha estado menos expuesto que Griezmann, por lo que inquieta saber cómo se enfrenta a situaciones de elevada expectativa.
“No tengo dudas de que hará cosas increíbles en los próximos días”, aseguró Matuidi. Francia entera le espera. EFE