Deslucido triunfo de la Selección Mexicana ante Paraguay

Foto: Érik Estrella

Deslucido triunfo de la Selección Mexicana ante Paraguay

  • La Prensa
  • en Deportes

Por Javier Juárez

El barco mexicano recién zarpó, pero se ve fuerte, veloz y con tripulantes comprometidos. El tricolor, con ligeros problemas, venció a Paraguay y aumentó la esperanza, de entrada, de brillar en la Copa Oro.

Jonathan Dos Santos inició el festín, Javier Hernández lo aumentó y Luis Montes se devoró la última rebanada del pastel. Gustavo Gómez se equivocó de mesa y cooperó con la causa azteca.

México tuvo todo bajo control, pero se confío y provocó que viniera el nerviosismo. Hernán Pérez y Derlis González acercaron a la albirroja, pero no alcanzó.

La verde ganó, el “Tata”, a pesar del golpe que recibió por un balonazo, está firme y cautiva a todos, su navío avanza a paso fugaz.

 

EN 24 MINUTOS YA ESTABAN 3-0

Letal, efectivo, México aprovechó que Paraguay entró despistado al campo y rápido, Jonathan dos Santos movió la red. El volante del Galaxy aprovechó un mal despeje de Bruno Valdez.

Ni México se imaginó estar arriba en el marcador tan pronto.

Martino rotó a casi todo su elenco, sólo Edson Álvarez repitió. Las piezas fueron otras, pero no le afectó al grupo, incluso, el plantel fue más veloz y agresivo.

Sin esforzarse demasiado, el tricolor incrementó el marcador, “Piojo” Alvarado centró raso y llegó otra pifia guaraní, Gustavo Gómez se barrió y sin querer, metió el esférico en su portería.

Paraguay estuvo contra la lona muy rápido, Berizzo se notó incrédulo; todo lo planeado se vino abajo.

El cuadro azteca no se fijó en los problemas del rival y comenzó a mover el balón de un lado a otro. Diego Lainez por el lado derecho fue el jugador más insistente del equipo verde, pero, tuvo poca efectividad.

La ventaja les permitió a los nuestros estar cómodos en el terreno de juego. Érick Gutiérrez, se encargó de mover los hilos en la mitad del campo.

Atrás, Gudiño apenas tocó el balón, la zaga tampoco fue exigida, Jorge Sánchez estuvo más ocupado por atacar que defender.

México siguió como amo del juego y tras buscarlo, llegó otro histórico tanto para “Chicharito”; Javier marcó su tanto 51 con el tricolor, el primero que hace tras el Mundial. Hernández lo bailó y festejó cerca del tiro de esquina.

Ya con un tercer tanto, México bajó las revoluciones y se dedicó a adormecer el balón. La albirroja adelantó líneas, pero con poco fortuna.

Carlos González, letal como auriazul, tuvo escaso contacto con el esférico.

El juego siguió con pocos cambios, México dominó a placer el cotejo.

Antes de ir al descanso, Martino sangró de la nariz tras un accidental balonazo que le dio su amigo Berizzo. “Tata” y “Toto”, rieron.

Así, el juego tomó un respiro.

 

PARAGUAY HIZO VER MAL AL EQUIPO TRICOLOR

Al volver al campo vinieron cambios, Martino supo que el triunfo era suyo y eso le permitió ver a otros jugadores. Isaac Brizuela y “Gallito” Vázquez entraron a la batalla.

México apretó de nuevo el acelerador, “Guti” con un remate sutil en el área se quedó cerca de marcar, su tiro se estrelló en el travesaño.

Berizzo notó que el guion era el mismo y decidió modificar, Miguel Almirón y Óscar Romero fortalecieron el ataque.

Paraguay apretó y rápido movieron la red, Hernán Pérez acortó la distancia.

La albirroja pudo tener un repunte, sin embargo, Almirón, amigo y jugador clave en la era de Martino al frente del Atlanta, pisó al “Gallo” y recibió la tarjeta roja. Eso echó a perder todo. Layún se molestó y la bronca estuvo cerca de aparecer.

Gerardo pensó que el juego iba a ser más fácil de manejar e ingresó a los Montes, Luis y César. Lainez, de actuación discreta, salió.

Los roces siguieron, Araujo recibió un pisotón y abandonó el juego.

Berizzo metió a Celso Ortiz en busca de impedir un marcador más holgado.

Lo que vino después fue un desfile incontrolable de movimientos, Alexis Vega y Víctor Guzmán entraron a conocer el Levi’s.

El “Toto” no se rindió y puso pólvora antes de irse, Eduardo mandó al campo a Derlis González y a Cecilio Domínguez. Paraguay aprovechó un error de Jorge Sánchez y Derlis anotó.

La tensión se apoderó del juego, sin embargo, para fortuna del tricolor, el tiempo era poco.

Paraguay dejó espacios y Luis Montes, en la agonía del juego, calmó todo y cerró el ataúd guaraní.

México hiló un triunfo más.