Su mejor amigo le robó a boxeador, pero ya fue detenido

  • Prensa OEM
  • en Deportes

La Prensa en línea

El primero de enero de 2018, el boxeador Juan “El Churritos” Hernández probó en carne propia que no se puede entregar toda la confianza a los amigos, pues uno de ellos planeo y llevó a cabo un robo a su casa, por lo que ahora fue detenido.

Fue el campeón mundial de boxeo el que narró a La Prensa que por mucho tiempo convivió con Leonso “N”, a quien prestaba el auto, sus objetos personales, lo llevaba a sus peleas y le compartía sus triunfos.

Luego de ganarse la confianza este sujeto sacó copias de las lleves de la casa del boxeador, con lo que pudo entrar a la vivienda.

Ese día el peleador salió a Pachuca y en el trayecto llamó a Leonso para que le regresara una pantalla que le había prestado.

Esta llamada sirvió para que el “mal amigo” le sacara información sobre el tiempo que estaría fuera de casa.

Al saber que regresaría por la noche pidió una camioneta prestada y acudió a la casa en la alcaldía de GAM, ahí se apoderó de objetos personales, aparatos y una caja fuerte donde el boxeador guardaba todo lo ganado en sus peleas.

Cuando regresó halló que había sido robado y al llamar al “traicionero amigo” este no respondió más las llamadas.

Al interponer su denuncia ante la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México iniciaron una investigación que a través de las placas de la camioneta prestaba hallaron quienes fueron los responsables, a los que hallaron detenidos en el penal de Chiconautla.

Al abandonar ese penal, el boxeador se presentó con su abogado Ezequiel Vilchis así como agentes de la PGJ de la CDMX, que pudieron detener al mal amigo.

Cabe señalar que al ser detenido pidió perdón ofreció su casa y su carro en pago por lo robado en un intento por no vivir el proceso penal que le espera, aunque el boxeador no aceptó y pidió a la procuradora Ernestina Godoy mantener su buen trabajo y no dejar salir a ese ladrón

TAMBIÉN PUEDES LEER:  Alcanzó a decir me llamo Liliana y murió por las balas recibidas