Grandes hitos del deporte en MARCAdor

Deporte marca

Grandes hitos del deporte en MARCAdor

La Prensa en Línea

ELÍAS MORENO

 

Nuestras páginas han sido testigos de los grandes hitos deportivos nacionales y mundiales. Litros de tinta han servido para plasmar esos momentos de éxitos, alegrías y tristezas.

Son 90 años y vamos por muchos más. Desde los muy recordados Juegos Olímpicos México 68 o los Mundiales México 70 y México 86, nuestras páginas han plasmados los grandes momentos para informar o resaltarlos a nivel nacional e internacional.

La sección deportiva de LA PRENSA se ha caracterizado por una función periodística fundamental, mediante la pluralidad, divulgación de disciplinas profesionales y amateur, pero, sobre todo, con veracidad.

Hemos sido testigo de los éxitos en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1932, Berlín 1936 y sin lugar a duda, los de Londres 1948, donde nació la figura de Joaquín Capilla máximo ganador de medallas en la justa veraniega.

RATÓN MACÍAS Y JOAQUÍN CAPILLA

Capilla se convirtió en uno de los ídolos del deporte mexicano, luego de tener otras presentaciones exitosas como en Helsinki 1952 y Melbourne 1956, donde en total se colgó cuatro medallas de oro, plata y bronce.

Pero si hablamos de ídolos en los años 50, las páginas de LA PRENSA fueron testigo del nacimiento de uno de ellos, Raúl “Ratón” Macías. El boxeador originario del Barrio Bravo de Tepito, quien desde su debut fue arropado por el pueblo.

A pesar de que nombres como Rodolfo “Chango” Casanova, “Kid Azteca” y José “Toluco” López eran idolatrados, Macías era único; como sucedió el 26 de septiembre de 1954 ante 55 mil personas en su pleito en la Plaza México con el estadounidense Nate Brooks, ganando así, el título gallo de Norteamérica.

Las frases “todo se lo debo a mi Virgencita de Guadalupe y a mi mánager” quedaron inmortalizadas. En nuestros archivos se muestra que el 10 de marzo de 1955, más de 5 mil fanáticos acudieron al aeropuerto Benito Juárez para encumbrar a Raúl “Ratón” Macías en su pedestal y acompañarlo hasta su casa en el Barrio de Tepito, donde lograr reunir a una cantidad similar.

En ese mismo 1955 en México, el deporte de nueva cuenta nos hermanaba. Pero si hablamos de los encordados en los años 50 en nuestro país, un personaje que vino a romper todos los paradigmas al convertirse en un héroe popular y un símbolo de la justicia para las personas, ya que su figura trascendió el ámbito de la lucha libre y se transformó en una leyenda.

marca-dor

Arte: La Prensa

SANTO, EL ENMASCARADO DE PLATA

Todos queríamos ser como El Santo, el Enmascarado de Plata. Pero los ídolos del deporte en México seguían brotando y aparecían otros como Blue Demon, Tarzán López, Black Shadow, entre otros.

Es difícil enumerar los mejores deportistas de esa época, pero cada uno de ellos tenía su espacio en nuestro periódico.

Desde su debut en los Guantes de Oro en la Arena Coliseo, fue visto otro de los ídolos del deporte de las orejas de coliflor. De nueva cuenta, nuestros reporteros fueron testigos de ese nacimiento que fue plasmado en nuestras páginas. Rubén “El Púas” Olivares pronto se echó a nuestros lectores y afición a la bolsa, tras levantarse de la lona con la mandíbula fracturada para ser el campeón.

“El Púas” Olivares, un joven introvertido se dejaba apapachar y querer. Fueron más de 50 victorias en fila hasta que se encontró a Jesús Chucho Castillo.

MÉXICO ANTE EL MUNDO

 

Los Juegos Olímpicos de 68 en México hacían su presentación ante el mundo. Era una época para hacer historia y se logró, como consta en las páginas de El Periódico que Dice lo que Otros Callan.

La historia la empezó a escribir Enriqueta Basilio, quien encendió el pebetero olímpico y se convertía en la primera mujer en hacerlo. México vivía su fiesta deportiva, la cual fue impresa por aquellos reporteros en esas pesadas máquinas de escribir, que nos inspiraba con el “tac tac”.

El Mundo tenía sus ojos en nuestra patria el “vuelo” de 8.90 metros que inmortalizó al estadounidense Bob Beamon en el salto de longitud, en la pista olímpica de Ciudad Universitaria se ganó planas y planas.

Fueron unos Juegos Olímpicos históricos que aún quedan en la memoria de muchos, pero que LA PRENSA ha sido testigo de esas hazañas.

Los hitos deportivos se siguen redactando con esas crónicas del “Rey de los Deportes”, del basquetbol, los toros, el automovilismo, ciclismo, atletismo y tenis. En nuestras planas quedó registrado para la historia, el tamaulipeco Manuel Raga Navarro, quien se convirtiera en el primer extranjero y mexicano en ser elegido en el draft de la NBA.

Desde los Juegos Olímpicos de México, Raga Navarro se ganó el derecho de ser invitados por varios equipos en el mundo, pero lo más significativo fue en 1970, cuando los Halcones de Atlanta lo escogieron en la décima ronda, pero nunca llegó a jugar oficialmente en la NBA por dinero.

México 70 Y 86

 

La Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA) fue otro de los organismos que le daba confianza a nuestro país. La Copa del Mundo por vez primera llegaba a México.

En el Estadio Azteca se escuchaban ya las porras de “¡México, México!”, y la gente dejaba escapar su alegría mediante globos, palomas y flores.

El 31 de mayo de 1970 con la mascota Juanito, se dio la bienvenida a los países participantes. Pronto. Y es así como la historia del mejor campeonato del mundo estaba por escribirse: Pelé se consolidaría como el “Rey del Futbol” en lo que sería su última participación en este rubro y Brasil se coronaría tricampeón con un marcador 4-1 frente a Italia. México 70 también fue escenario del llamado “partido del siglo” entre Alemania e Italia, quienes durante 90 minutos mantuvieron a los aficionados en el filo de la butaca hasta los segundos finales, cuando Schnellinger empató el partido a uno.

Es así, como enumerar a cada uno de nuestros hitos deportivos ha sido fascinante. Volver a leer esas crónicas llenas de pasión y sabiduría.

De nueva cuenta nuestro país volvió a ser sede de la Copa del Mundo de 1986. “El equipo mexicano tiene mucha pasión y en la cancha lo demostrará”, fue la canción de moda de esa época.

Los tricolores fracasaban una vez más al perder contra Alemania, pero presumimos el gol más bello, anotado por Manuel Negrete, quien con una media tijera ante Bulgaria, en el Estadio Azteca enloquecía una vez más y el “tac, tac” de esas poderosas máquinas de escribir, que no dejaban de escuchar de nuestros redactores con la intención de informar.

México 86 fue el Mundial del argentino Diego Maradona, quien metió dos goles históricos, ambos frente a los ingleses, uno desde media cancha quitándose a cuanto jugador se encontraba y otro con la llamada “mano de dios”.

Hugo Sánchez 

 

Hablar de futbol es hablar de Hugo Sánchez. Aquel jovencito melenudo, quien cada vez que metía gol, hacia algunas marometas enseñadas por su hermana gimnasta.

Hugo se destacó rápidamente y LA PRENSA fue testigo de ello. Su paso por los Pumas de la UNAM fue exitoso, pero donde la rompió, fue en España.

“Hugol” era un ídolo con el Atlético de Madrid donde logró un pentapichichi como máximo goleador de la liga. Real Madrid le abrió las puertas en 1985, ahí fue donde jugó siete temporadas, disputando 240 partidos de liga en los que marcó 164 goles. Con el equipo merengue ganó cinco Ligas consecutivas, una Copa del Rey, tres Supercopas de España y una Copa de la UEFA.

Fernando Valenzuela Y Héctor Espino 

 

Nació en Etchohuaquila, Municipio de Navojoa, Sonora, México. debutó en las Grandes Ligas con Los Dodgers de Los Ángeles en la temporada de 1981. Valenzuela rompió paradigmas en 1990, lanzó un juego sin hit ni carrera contra los Cardenales de San Luis.

Otro de los beisbolistas que han sido reflejados en nuestra historia es Héctor Espino, quien jugó en su carrera 3 mil 879 juegos.

MICHAEL JORDAN

 

Seis anillos de la NBA, seis MVP’s en las Finales, cinco MVP’s de la NBA, dos oros olímpicos, 14 veces All Star, 3 veces MVP del All Star, Defensor del Año, éstos sólo son algunos de los títulos que logró el mejor basquetbolista del mundo y que reseñamos en las páginas de LA PRENSA.

CAMPEONES DEL MUNDO

 

Fuimos parte de esas historias: la de dos selecciones mexicanas que mostraron al mundo lo que podemos hacer en equipo.

México levantó en dos ocasiones la Copa del Mundo en la categoría Sub-17. La primera en el 2005, en Perú, donde un 2 de octubre no se olvida, cuando se derrotó a Brasil en la final. Fue un contundente 3-0 que llenó de gloria al futbol mexicano. Un 10 de julio de 2011 en el Estadio Azteca, de nueva cuenta un equipo mexicano daba muestra de qué estaban hechos al conseguir un nuevo campeonato.

La escuadra tricolor derrotó a Uruguay por un contundente 2-0.

LONDRES 2012

 

Para cerrar con broche de oro las actuaciones de los equipos mexicanos, un nuevo hito de historia se había consumado. La selección de México en los Juegos Olímpicos se alzaba con la medalla de oro, luego de vencer a Brasil.

El mítico e histórico Estadio de Wembley fue el escenario perfecto para la hazaña, donde 23 guerreros mexicanos se llenaron de gloria y eso, quedó plasmado en nuestros ejemplares.

El futbol mexicano ha sido importante en nuestras páginas desde aquel equipo llamado Campeonísimo, en referencia a las Chivas del Guadalajara, Los millonetas, ahora las Águilas del América, El nacimiento de La Máquina celeste de la Cruz Azul, y también, los Pumas de la UNAM.

Por lo que toca al futbol americano también ha ilustrado nuestras planas con nombres de Reggie White, Don Huston, Johnny Unitas, Walter Payton, Lawrence Taylor, Joe Montana, Jim Brown, Jerry Rice y Tom Brady.

Pero nos quedaremos cortos para seguir mencionando los nombres de aquellos deportistas mexicanos y extranjeros que han brillado en nuestros espacios como Rafael Márquez, Lorena Ochoa, Saúl Mendoza, Ana Gabriela Guevara, Raúl Ramírez, Soraya Jiménez, María del Rosario Espinoza, Vinicio Castilla, Eduardo Nájera, Beto Ávila, Paola Espinosa, Iván Contreras, los hermanos Pedro y Ricardo Rodríguez, Gustavo Ayón y muchos más, que le han dado gloria a México.

Hay que resaltar los nombres en tenis de Rafael Osuna, Raúl Ramírez.